martes, 4 de septiembre de 2012

La muerte, el duelo y seguir avanzando

La muerte es una compañera leal que permanece a la sombra, hasta que un día, decide saludarnos. No sabemos qué día será el señalado, salvo que nos marcharemos en el momento indicado, ni antes, ni después, dando igual la forma en que lo hagamos, puede ser de muerte natural, accidente, enfermedad, suicidio, homicidio....

Nadie nos marchamos antes de tiempo. Muchas veces, pensamos que la muerte es injusta ya que los que se van, son niños pequeños, jóvenes; o la manera de fallecer es accidental o fortuita. Alguna que otra vez, hemos escuchado las siguientes palabras, estaba en el sitio equivocado en el momento equivocado. No sabemos qué hacía allí. O al revés, iba a montar en el avión y llegó tarde, al perderlo se salvó. 

Hay muertes que parecen anunciadas, que permiten hacernos a la idea de su proximidad. Por una parte, podemos comenzar a prepararnos para la marcha de nuestros seres queridos y así, vivir el duelo de una manera más suave. Tenemos la oportunidad de ir asumiendo su partida, de poder hablar, de resolver aspectos o situaciones que estaban rotas, o simplemente, expresar lo mucho que les queremos. Estas muertes son más fáciles de vivir, aún siendo dolorosas.

Las muertes rápidas, inesperadas, nos dejan en shock, bloqueados, todo acaba de repente y no habido tiempo de despedirse, de decir te quiero. Normalmente, el duelo de estas muertes es más traumático. Las preguntas se agolpan en la cabeza, conllevando más angustia. Tenemos la sensación de que no se ha cerrado el círculo, todo está inconcluso. No hemos dicho te quiero, recordamos que estábamos enfadados, o que podíamos haberle sonreído y no lo hicimos. Los y si... hubiera hecho y si... hubiera dicho, nos golpean, convirtiéndose en una noria que no deja de dar vueltas.

En estos casos, es fácil caer en la depresión, la angustia, la ira, etc. Debemos perdonarnos, y recordar que nuestros seres queridos nos aman a pesar de sentirnos culpables. Nos quieren y desean que sigamos nuestra vida, que continuemos hacia adelante y que vivamos lo más felices que podamos.

Eso no significa que no nos acordemos de ellos, todo lo contrario. Ninguno de nuestros seres queridos quiere que suframos y menos por ellos, quieren que disfrutemos cada instante de nuestra vida. Al anclarnos en el recuerdo y no querer vivir, no les estamos haciendo ningún favor a ellos, todo lo contrario, hacemos que estén pendientes de nuestro sufrimiento, les atamos y ellos deben seguir su camino hacia la luz y el amor.

Al final, sin querer, podemos caer en el victimismo, en una especie de egoísmo, y hacer de él nuestra manera de vivir; pero, insisto, nuestros seres queridos no desean que lo hagamos, quieren vernos reír, disfrutar de la vida, de las alegrías, de los amigos, y familia. Sentirnos culpables por estar vivos y ellos muertos, no les ayuda, ni tampoco a nosotros. No digo que sea fácil superar una muerte, pero debemos seguir viviendo pues al hacerlo, les estamos honrando a ellos.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

26 comentarios:

ion-laos dijo...

Y tan leal, como que nos acompaña desde que estamos en el vientre.

Me parece que tenemos que desaprender lo aprendido y mirar la muerte de la misma manera que la vida. Cuando nacemos no preguntamos cómo y ni si era el momento o el sitio adecuado, nacemos desnudos y sin saber, y nos morimos sabiendo y con el vestido de los domingos y cuestionando el sitio y el momento, y siempre hay alguien que dice, que guap@ está, se ha muerto tranquilo, pero es que hay alguien que se muera nervioso? Es una cantidad de ideas erroneas las que tenemos y que cuesta quitarselas de encima.

Pero vamos, con lo que estoy aprendiendo contigo, lo tengo más que asumido.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

Nunca me había preguntado lo que comentas. Es verdad, nadie se muere nervioso, jaajajaja. Me ha gustado.

Besotes.

Amelia dijo...

Yo al igual que Ion no sabés lo eternamente agradecida que te estaré mientras viva, porque MªEugenia ya te he confesado yo alguna vez que para mí era una barrera tal que me hacía daño solo pensar en marcharse de mi lado alguién que quiero, pero es egoísmo y no asumir la realidad, la muerte es parte de la vida y entiendo perfectamente que el duelo lo tenemos que pasar porque nadie quiere perder algo que tanto se ama pero he aprendido o por lo menos espero reaccionar dentro de una normalidad y comprender que cuando nos llegue la muerte pues habrá que aceptarla y seguir viviendo.
Gracias a tí entiendo ahora muchas cosas que tienen sentido.
Un beso querida mía.Amelia.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Amelia

Aprendemos todos los días, yo incluída y menos mal.

El tema de la muerte casi siempre ha sido tabú, pero no por escondernos de ella desaparece.

Prepararnos para su llegada, es un saborear la vida, y saber que aunque la ausencia de los seres queridos deja huella, volveremos a verles un poco más adelante.

No es fácil afrontar la muerte, ni aunque sepamos cómo hacerlo. Cada muerte es distinta y creo que mientras sintamos amor por la persona, todo será más fácil.

Gracias por tus palabras.

Besotes.

A Borbotones dijo...

María Eugenia, me has hecho pensar y recordar en los duelos que he vivido. Y es verdad, no todos han sido iguales, unos han costado más que otros. Es bueno saber que nadie se va antes de hora. No quiero ofender a nadie, me recuerda a los yogures y la fecha de caducidad. Todos tenemos una fecha en la tapa pero no la vemos.

Besos, Kene.

Fiaris dijo...

Me has hecho pensar pero un ratito nomás suelo pensar en la vida y no en la muerte.
abrazos

Mercè Castro Puig dijo...

Hola María Eugenia preciosa,

Hablar de la muerte nos ayuda a ser más conscientes de la vida, a saborearla más.
Me encanta que digas que la culpa y la negación de la alegría no ayuda a nuestros seres queridos muertos, a ver si entre todos le damos la vuelta a esa costumbretan arraigada del sufrir y vamos construyendo un mundo más amoroso y divertido aquí y allá.
Y no es que no piense que la muerte no duela, no es eso.
Un abrazo grande

Gema dijo...

El 29 de junio hizo 3 años de la muerte de mi abuela materna. Recuerdo que dias antes de su muerte estuve con ella en el hospital, me llamaron para decirme que estaba ingresada y bajé para estar unos dias con ella, en principio el ingreso fué por un problema de colón, ella 10 años atrás fué operada de un cáncer y siguió su vida con sus respectivos cuidados pero bien. Pero parece ser que tuvo una recaída y estaba algo débil y por eso fuí, la última noche que pasé junto a ella fué la de San Juan, jamás se me olvidará esa noche, pudimos hablar de tantas cosas, estaba tan bien, para nada pude pensar que en cuestión de días no volvería a verla con vida. Supongo que esos dias que estuve con ellas fueron un regalo de la vida, ya que hace 10 años cambié de ciudad y nos veiamos muy poco. Cuando volví de mi viaje, a los dos dias me volvieron a llamar para decirme que habia empeorado, bajamos mi marido y yo, hicimos el viaje de noche, yo rezaba y pedia solamente el poder darle un beso y despedirme de ella, asi me pase las 7 horas de viaje con la esperanza en mis manos... desgraciadamente no fué asi, en llegar mi marido no me llevaba al hospital sino al tanatorio. Realmente el sabia que mi abuela habia fallecido pues se lo dijeron, pero no quiso preocuparme a mi y prefirió omitirmelo para que no pasara el viaje sufriendo. En Ceuta tienen costumbre de no abrir la caja, por tanto no pude verla. Pero me quedó con la noche de san juan que como dicen es mágica, y para mí desde ese día lo es aún más...

mj dijo...

Hola Eugenia. No tenemos cultura del saber morir y mucho menos de dejar partir al que lo ha hecho. Y muchísimo menos de acompañar al que muere en el tránsito.

Tendría que ser una asignatura más en nuestra educación.
Bueno, un abrazo enorme, y siempre gracias por tu dedicación.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Kene

Jjajajajaj, me ha hecho gracia lo de la fecha de caducidad de los yogures. Pues si, es parecido a eso, salvando las distancias.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Fiaris

Pensar en la muerte, significa también pensar en la vida. ;). Estamos vivos y debemos ser conscientes de ello y disfrutar la vida al máximo.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mercè

Eres una de las personas que puede hablar de ello en primera persona. En tu blog, lo haces y es un gusto, además de placer, leerte.

Si, estoy de acuerdo contigo, ya es hora de disasociar muerte igual a ser infeliz, a sufrir de por vida pensando que es lo correcto.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Gema

Qué bonito fue ese regalo, el de poder hablar y sentir que estabáis cerca una de la otra.

Seguro que se fue contenta por haberte podido ver y estar contigo esos momentos.

No me extraña que la noche de San Juan sea muy especial para ti. Son mucho recuerdos para un día.

Gracias por compartir tu vivencia.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, MJ

No estaría nada mal que nos hablaran de ello desde niños.

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Y también fue ese, uno de los motivos de abrir este blog.

Besotes.

campoazul dijo...

Yo creo que poco a poco estoy haciéndome a la idea de que un día me moriré, aunque eso de que sea mi compañera permanente no me deja muy tranquila, es como si me estuviera diciendo: “tu solo tienes que morirte que ya estoy yo aquí para llevarte” ay, me da un poco de yuyu. Yo la verdad es que asumo muy mal la muerte de los seres a los que quiero, no es que me traumatice es simplemente que para mi es como si estuvieran vivos, siempre están conmigo y de alguna manera convivimos. Repito: soy rara.

Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Campoazul

No, ¿por qué vas a ser rara? Cada uno es como es y en el fondo, como nos gusta ser.

El saber que vamos a morir algún día, no debe obsesionarnos, al revés, sino hace que disfrutemos más de la vida.

Viene a ser algo parecido a respirar, no lo piensas, está ahí y es automático. Pues la muerte parecido, no por hablar de ella, significa que estamos llamándola. Pero eso no quita para que al ser conscientes de su hecho, podamos prepararnos para ella.

Besotes.

Remei dijo...

Hay que dejar que se marchen en paz...expresar nuestro dolor pero siempre seguir avanzando, hablar con ellos, los que se van...intentar visualizar recuerdos del pasado, y contarles el presente de una manera normal...
Creo que es bueno para ellos y para nosotros, vivir entre dos planos, ellos en el nuestro, hacerles partícipes de la vida terrenal, y nosotros en el suyo, intentando entender la nueva casa que los arropa...

ES SIEMPRE GRATIFICANTE LEER TUS ENSEÑANZAS AMIGA, SIEMPRE.

UN BESO!

Ah! se me olvidaba, si me muero antes que tu, por favor intenta buscarme, yo no se si sabré encontrarte a ti, las cosas nuevas me desconciertan un poco...


Más besos!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Remei

Jajajajaja, no se quién de las dos morirá antes, pero estoy seguro que las dos encontraremos el camino que nos lleve a la luz.

Si te contara cómo me llevo con la tecnología, jaajajajajajaj. Llevo una semana con un móvil nuevo y estoy perdida, jaajajajajajaj.

Besotes.

atlantida dijo...

Mi gratitud eterna a ti mi hermosa Ma. Eugenia por esta enseñanza que al menos a mi me vas dejando en tus textos con mensajes que me dejan mucha paz y conocimiento y o entendimiento en algunas muchas cosas que me negaba a entender pero gracias a ti ahi voy paso a pasito.
un beso y un abrazasooooo

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Atlántida

Me alero mucho de que estés mejor y que poco a poco vayas a ver la vida con más color y alegría.

Besotes.

grupo barrilete dijo...

Mi tía estaba con un principio de demencia senil, preguntaba por mi mamá todos los días, y mis amigas y yo no le decíamos que había fallecido. Luego hablaba con mis otras tías ya fallecidas, con su madre, a mí ya casi no me reconocía... Las llamaba por los pasillos del hogar de ancianos donde su cuñada nos conminó a que la lleváramos... porque la muy perra no espero ni una semana desde la muerte de mi mamá para quitarse de encima a mi tía.
yo tambien tengo la culpa, yo vine a buscar mas oportunidades a España y las encontré, pero este es el precio que tenia que pagar??Ella estaba enojada conmigo y cuando la llamaba no me contestaba el teléfono, y les decia a mis vecinos que no fqueria hablar conmigo, se fue enojada y resentida conmigo, no puedo soportar este dolor, tengo roto el corazón de pena y mucha mucha culpa, sé que tengo la culpa de todo

¿Cómo puedo hacer para pedirles perdón? todos me dicen pavadas que así es la vida y que bla bla bla, la vida sigue y yo me estoy quedando atrás, no puedo seguir,
En mi último sueño, estábamos las tres sentadas, a mi derecha mi mamá y a mi izquierda mi tía, yo en el medio, mi tía apoyaba su cabeza en mi hombro, mi mamá miraba al frente como indiferente, estaba como un poco más adelante...he despertado triste con la sensación de ya no le intereso ni se va a comunicar conmigo para nada...

Al principio sí veía mariposas, un aire perfumado, una sensación de bienestar repentina sin motivo,pero no vi nunca señales claras de ellas,
creo que están muy decepcionadas de mí, yo las he defraudado y no sé cómo pedirles perdón aunque sea demasiado tarde, quiero saber si están bien, y si estas gentuzas que t
anto daño hicieron las pondrá el tiempo en su lugar....
Y otro es que en un sueño yo miraba un cuadro o mural de una mujer pelirroja, con un algo como astuto en su cara, estaba sola, pero me desperté gritando llamando mamá mamá mamá. No sé quién es esa mujer del cuadro, ni qué relación tiene con esto..

grupo barrilete dijo...

hola Eugenia, soy Alejandra, soy argentina y vivo en España hace 8 años. Gracias por este blog, nos ayuda mucho a todos a soportar la vida sin nuestros seres que se fueron. igual creo que superar no se supera, solo uno se resigna y trata de vivir con ello.Creo que leí casi todos los comentarios e historias, con las lágrimas cayéndoseme por la cara, muchas veces
Lo que veo es que más o menos todos han sido buenos en vida con sus difuntos, no tienen nada que reprocharse ni razones para tener remordimientos.
Pero yo sí, siento culpa de no haber cuidado de mi madre como ella se merecía, ella estaba en Argentina , el 26 de enero hizo 1 año que se fue,y yo aquí con mi pareja , soy hija unica, ahora estoy sola porque no somos más de familia, solo me quedaban mi mamá y mi tía, de 86 y 87 años, que vivían juntas en su casa de siempre donde yo tambien me crie..
fue completamente inesperado porque fue un accidente domestico que pasó estando sola, y lo que me han relatado es que una cicatriz de las varices se le salió la cascarita y empezo a sangrar. no puedo ayudame por favor, se que hice todo mal y solo pense en mi y he sido una mala hija y sé que todos lo piensan, y ademas ella siempre me decia que cuándo iba a ir, y yo siempre tenía cosas que hacer acá y no tenía dinero suficiente para viajar, y mi pareja no quería volver y era volver para empezar desde cero otra vez..AHORA YA ES TARDE. LA CULPA LA TENDRÉ YO SIEMPRE, Porque ella ya es mayor. pero no merecía morir asi, sola en el baño de su casa. Dios me ha castigado y tiene toda la razon, porque su imagen ya se me queda en la cabeza de esa forma. es un dolor muy grande ,
Porque aparte hace 5 años que pasaban muchas rabias porque una cuñada les había quitado su casa, la heredó por casarse con mi tío que tambien murió estando yo aquí.
les dejaba vivir ahi a ellas porque la ley no le permitía echar a la calle a dos ancianas, pero entre esta cuñada y sus hermanos e hija les hicieron la vida imposible, les pedían dinero y no se lo devolvían, les tiró cosas y muebles a la calle, montaban unas fiestas repletas de alcohol y música y amiguetes borrachos, les decia que las iba a meter en un geriátrico, les decia que se vayan ,despues de trabajar como locas toda su vida por la casa que compraron entre ellas y mi tío, pero mi mamà y mi tia no estaban en las escrituras de la casa, sólo mi tío, que se casó con este ser horrible que tanto daño les hizo... de hecho mi tío se enfermó de cáncer estando con ella, cosa que nos resultó muy extraña,

Cuando viajé por la muerte de mi mamá, me ocupé de mi tía, estuve viviendo en la dichosa casa con esta gente y mi tía, en la habitacion que ocupaban con mi mamá, porque a pesar de todo nunca quisieron abandonar su casa, y nunca las pudimos convencer de mudarse a otro lugar...Sólo querían que volviesemos y nos mudaramos los 4 a otra casa...y mi marido no queria, y yo tenia que elegir

Maria Eugenia Aurensanz - Canal, Médium dijo...

Hola Grupo Barrilete,

Cuando una persona tiene demencial senil, no atiende a una lógica. Puede que ni tan siquiera se diera cuenta de que querías hablar con ella. Se que es duro, no son situaciones fáciles de vivir y de entender que personas a las que hemos amado y hemos sido correspondidas respondan de esta manera. Es la enfermedad.

Besotes.

Maria Eugenia Aurensanz - Canal, Médium dijo...

Hola Grupo Barrilete - Alejandra,

Me alegro que el blog te esté ayudando.

Aunque hubieras estado allí, no hubieras podido evitar su muerte.

Si lo deseas, puedes ponerte en contacto conmigo, Solicitar una consulta de orientación, ayuda o canalización. Para ello tienes que entrar en www.spiralaurea.com, Spiral Aurea.

Besotes.


ALEJANDRA dijo...

gracias, muchas gracias María Eugenia por todo-
Resulta que cuando mi tía estaba en el hogar, veía y le hablaba a otra hermana suya que falleció en el 2004..sigo tu blog desde hace poco y leí que eso suele suceder, y yo pensaba en esos momentos y las enfermeras tambien, "pobre Duchi, cómo se le va la cabeza" y era que tal vez su hermana la estaba preparando para el tránsito?lo que me rompe por dentro es recordar mi mamá al teléfono diciendo que no queriá vivir m´as, que ya no soportaba esta vida de aguantar a esa tipa y cuidar a mi tía ida de la cabeza,llorando me decía que se quería morir,
y solo me consuela que cuando la encontraron estaba con todos las cosicas para curarse la pierna lastimada y el desayuno a medio hacer pobrecita mía, la extraño y nunca le demostré cuanto la quiero y cuanto me importaban sus palabras
También leí que hablaramos con gente de confianza que nos escuche..lo tengo difícil,mi marido cree que ya pasado un año ya tendría que tenerlo un poco más controlado, salir más, ver gente...la gente no me quiere escuchar, entiendo que es difícil estar conmigo, dejé las clases de danza cuando me fui a Argentina, al volver no las retomé, y siempre evito pasar por el sitio donde me puedo encontrar con alguien conocido, me estaré volviendo loca o algo no sé
creo que sí mas adelante, lo haré, quiero comunicarme con ellas que me perdonen que las quiero muccho todo lo que hice fue por falta de coraje

Maria Eugenia Aurensanz - Spiral Aurea dijo...

Hola Alejandra,

Si pudieras, si creo que sería positivo para tí, el volver a realizar tu rutina, a practicar tus hobbies, a ver a gente. No tienes que contarles lo que te sucede, sino lo deseas.

Lo de hablar con gente de tu confianza, está muy bien. Es posible que estés viviendo un duelo difícil, y suele tardar más tiempo en superarse. Si ves que te faltan las fuerzas, o que no puedes hablar de lo que te ocurre, podrías buscar a un especialista, un psicólogo, un terapeuta, un especialista en duelos, un tanatógo, un médium, una persona que pueda ayudarte y te de confianza.

Si lo que deseas es comunicarte con ellas, puedes ponerte en contacto conmigo a través del info@spiralaurea.com y de wwww.spiralaurea.com.

Besotes.