martes, 21 de agosto de 2012

Espiral, camino de evolución, vida y muerte

Solemos asociar la vida y la muerte con el comienzo y el final. Pero no es así. El alma, nuestra esencia, es eterna. Cuando decide que es el momento adecuado para avanzar, crecer, aprender y evolucionar determinados aspectos, emprende un viaje que le llevará a vivir sus retos.

Este viaje, se llama vida. Nacemos, comenzamos a vivir, a experimentar, a sentir emociones, percibimos el dolor  y la alegría, el desasosiego y la tranquilidad, y entre ambos extremos, quedan aún múltiples gamas de emociones por desarrollar e integrar.

No solemos plantearnos el momento del nacimiento, si hemos sufrido, si lo hemos hecho alegres; simplemente lo olvidamos. Damos por supuesto, que es un proceso natural; y salvo que haya habido alguna complicación o percance durante el parto, el nacimiento pasa a ser un motivo de alegría, un recuerdo bonito que celebramos cada año, y le llamamos cumpleaños.

Antes de nacer, éramos alma y para estar en la tierra, necesitamos un vehículo para caminar, una carcasa que se convierta en nuestra casa, que es nuestro cuerpo. Generalmente, no recordamos nuestro paso de ser alma a integrarnos en un cuerpo. Pasa desapercibido, ni nos lo planteamos y eso que hemos dado un gran salto; hemos vivido un gran proceso que también es un comienzo y un final.

La muerte es como el nacimiento. De nuevo, nos preparamos para vivir otro cambio, una transformación que nos lleve de regreso a casa como almas que somos. Esta fase se llama muerte, en la que dejamos atrás la envoltura física, para volver a ser esencia, alma o espíritu, para volver a reencontrarnos con otros seres amados. 

La muerte supone de nuevo un mismo proceso, dejamos atrás algo viejo e iniciamos un comienzo. Nos preparamos para regresar con las lecciones aprendidas, con las que decidimos trabajar cuando llegamos a la vida. Una vez fallecidos, vivimos otra fase, la de recapacitar y poner en orden lo que ha sido nuestra vivencia, nuestra vida y comprobar si realmente hemos realizado nuestros propósitos iniciales, aquellos que decidimos aprender o desarrollar al nacer. 

Transcurrido un tiempo, cada ser el que necesite, no hay límite de tiempo, ni presión, decidimos regresar para vivir y aprender nuevas situaciones. Para ello, volveremos a nacer, volveremos a reencarnarnos dando comienzo de nuevo a otro proceso de comienzo y final.

Si pudiéramos dibujar este proceso, veríamos una preciosa espiral, formando círculos que van en ascenso. Podremos volver a vivir situaciones similares pero no iguales, que nos llevará a ascender, a pararnos o descender, según lo que necesitemos aprender. Al final, aunque no hayamos tomado las mejores decisiones, alcanzaremos el siguiente nivel de ascenso en nuestro camino evolutivo, que es lo que significa avanzar, crecer y evolucionar vibracionalmente.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

28 comentarios:

A Borbotones dijo...

María Eugenia, lo cuentas de una manera que parece que todo es muy fácil.

Qué quieres que te diga, soy una de las que nunca ha pensado en lo que supuso para mi, mi nacimiento y parto. Pensaré lo que has escrito, comienzo y final en espiral.

Besos, Kene.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Kene

Justo es eso, comienzo y final que se siguen, como si fuera una rueda que gira, como una espiral, porque en el fondo, no hay principio ni final.

Besotes.

ion-laos dijo...

Nos da miedo lo que no vemos, nos da miedo no respirar, y disfrutamos la vida porque vemos y respiramos.

Aquí o allí, somos eternos, de una manera u otra, no?

Besotes!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

Claro que disfrutamos de la vida, o la menos es lo que deberíamos hacer ;).

Si, lo que es eterna es nuestra alma. El cuerpo no. Y lo que pervive es el alma, luego somos eternos.

Besotes.

Amelia dijo...

que gusto pasarme por tu blog jeje, que entrada más llena de sentido común, todo encaja como en un rompecabezas, ya sé que hay personas que jamás han leido tus entradas, pero cuando llega su hora siempre lo tienen como muy asumido, que su tiempo aquí ya termino y que necesita descansar ...

A mí me reconforta mucho tu post, porque sería tan triste que una vez que nos marcharamos se terminara todo y nunca más estuvieramos con nuestros seres queridos, a mí eso me supondra mucha angustía Maria Eugenia, puesto que son tan fuertes los lazos que entablamos en vida que no pueden desaparecer cuando fallece uno, verdad? por ejemplo el vínculo de madre e hija eso no hay nadie que ose en olvidar, como vamos a olvidar eso María Eugenia, es imposible, si nacen de nosotras ...
Fijate tu eres afortunada porque ves mucho más que los demás y por esta razón valoro tanto tus post.
un besito ligero, porque ando sudando como pollo mantudo, que calor que hace en el levante, esto no es normal ... cuidate mucho cariño.Amelia.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Amelia

No, los lazos con los seres queridos suelen continuar tras la muerte. "Viajamos" juntos unas cuantas almas, y adaptamos diferentes roles a lo largo de las distintas vidas.

En esta vida has podido elegir ser la madre de tus niñas, pero imagina que ellas antes fueran tus abuelos, un amigo íntimo, una tía, un vecino, etc.

Los lazos permanecen y nos reconocemos al morir. El amor no muere :D.

No te preocupes, y menos angusties, cuando llegue el momento, reconocerás a tus seres queridos y ellos a ti.

Aquí estar tarde ha comenzado a correr una brisita muy rica y se agradece mucho.

Besotes.

Norma dijo...

Gracias, hermosas palabras, creo totalmente en tu planteo.
Gracias que te estoy comentando, he recuperado la nómina de blogs que sigo, ja ja. Besi.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Norma

Me alegro que te haya gustado la entrada.

¿Habías perdido las lista de los blogs? Se habrá debido algún error de blogger, que ha estado últimamente trasteado un poco.

Besotes.

Fiaris dijo...

de total acuerdo con ion-laos.
abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Fiaris

Me parece estupendo. :D.

Besotes.

campoazul dijo...

Pues me alegra y me alivia saber que aunque no hayamos tomado las mejores elecciones seguiremos avanzando, es un alivio la verdad. Parece todo tan fácil como lo cuentas que haces que me sienta relajada, a ver si pienso lo mismo cuando vea que me voy a morir...

Besitos.

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA EUGENIA
Una descripción muy clara de nuestro continuo devenir entre la vida y la muerte. Lo importante creo es lo que hacemos ahora, durante el tiempo que permanecemos acá, pues es el que determinará lo que vendrá luego: repetir algunas lecciones y evolucionar en otras
Vaya que tienes una forma de describir todo esto por demás sencilla.
Un beso y gracias

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Campoazul

No se lo que pensaremos en ese momento. Seguramente en otras cosas, como sentirnos bien, dejar todo bien preparado y organizado, o a lo mejor nos sorprendemos dejándonos ir con naturalidad. Quién sabe. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Carmen Rosa

Mil gracias por todo.

La verdad es que no se me ocurre otra manera de explicarlo. Si además resulta sencillo de entender, me alegro, porque estos temas no son muy sencillos de explicar y si de sentir.

Besotes.

Remei dijo...

Siempre he pensado que la vida es lo mismo que la muerte, el inicio de algo...

Muchas veces le digo a mi marido que yo antes de nacer no me acordaba de nada, y supongo que cuando muera será igual...todo va en un gran círculo...caminamos en círculos para una vez y otra nacer y nacer...

Tu (hoy) has plasmado mis pensamientos en una gran reflexión, yo soy incapaz de escribirlo, pero para eso tengo amigas como tu...

No podías explicarlo mejor...


Gracias tesoro, cualquier día te pido prestado un escrito y hago unas fotos para mi blog...


Un besazo cielo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Remei

Tu manera de escribir es a través de esas hermosísimas fotos que haces. Hablan por si mismas. Y además, te expresas a la perfección.

Cuando te apetezca me lo dices, y listo. Las tomas.

Besotes.

Mercè Castro Puig dijo...

Hola preciosa,
Me encanta tu post y tu forma de hacer sencillo lo esencial. Es una suerte compartir reencarnación y planeta contigo.
Más besos

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mercè

Lo mismo digo. Por algo habremos elegido el conocernos y el compartir experiencias, además de aprender mucho a tu lado.

Besotes.

Gema dijo...

Cuantas cosas aprendo contigo.

Como tu dices no recuerdo nada sobre mi nacimiento y no se si recordaré algo cuando fallezca.

Lo que no se si será verdad es lo que la gente comenta de que cuando sabes que vas a morir en cuestion de segundos pasa toda tu vida por tu mente... es eso cierto? o solo un mityo?

bsitossssss

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Gema

Habrá personas a las que les ocurra eso, la de ver toda su vida en un instante, y otras, no. Quizá lo hagan ya muertos. Cada persona es un mundo y distinta; y reaccionamos de diferente manera.

Las personas a las que he acompañado antes de morir, ninguna me ha dicho que ha visto su vida, tipo película. Creo que eso sucede más ya estando muertos.

Besotes.

Mariela Bald Design dijo...

Ya toque el fondo del dolor, ahora me toca flotar. En suenos logro viajar en luces astrales para tener un poco de ti y encontrar un poco de paz momentanea y pasajera, en un circulo me encuentro sintiendo satisfaccion de vivir y morir.
Pero aqui estoy, unica, pero con vivencias compartidas, esperando una respuesta una senal, un sentido de vivir.
Afortunada soy lo se, la belleza es insostenible y doloroza, aun asi sigue siendo belleza. sigo respirando y pensando en ese dia, tan egoista soy por no dejarte navegar en la inmensidad.Eres tan hermoso, no consigo olvidarte, intento absorverte sin resultados, por que te crearon asi? para luego apartarte tan cruelmente de mi lado y lo peor, no soy la unica que lo siente. Nunca encontre la direccion, esperando encontrarla algun dia, ahora siento peor la duda y a su vez veo todo tan claro.Desearia que todos seamos ninos e inocentes por siempre, esa es la clave para ser feliz, luego todo se pone complicado lleno de preguntas que solo con golpes rotundos se responden.
Me pregunto que hago ahora que no estas, que tengo tanto que decir, tanto que entregar, nunca pense que esto iba a pasar.Toda esta bola incandecente solo tiene un dueno es incompartible es tuyo, que hago con el ya no lo puedo sostener.
Que ciega he sido, teniendote tan cerca, pense inofensiva la fragilidad.

MARIA EUGENIA CON ESO LO DIGO TODO ES PARA MI HERMANO DIEGO BALDIVIESO, SALUDOS A TODOS DESDE BOLIVA.


Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mariela

Ya me parecía que iba dirigida a alguien muy cercano y a quién querías mucho.

No tienes, ni debes olvidarle, eso es una crueldad. No debes olvidar el amor, los momentos buenos, las risas y las alegrías, la felicidad y todo lo que viviste a su lado.

En ello reside parte de la fuerza que hay que tener para afrontar su marcha.

Estoy segura que tu hermano no sólo las ha leído, sino que las ha sentido de todo corazón, pues es amor.

Besotes.

Anónimo dijo...

Darte las gracias Mª Eugenia por toda la sabiduría que compartes con nosotros/as.
Todos tus artículos me ayudan mucho en este momento de duelo por la muerte física de mi hija.
Echo de menos su presencia física, no su energía que me acompaña y que gracias a toda la información que das sé estar más abierta y atenta a recibirla.
La espiral me llena de alegría y de esperanza.
Un día de estos voy a enviarte una foto del laberinto de Chartres, me gustará saber cómo lo sientes.
besos y gracias
Maribel

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Maribel

Nunca he estado en Chartres pero he visto el laberinto varias veces. Tiene que ser impresionante estar allí, y sentir toda la fuerza de su energía.

Enhorabuena por sentir a tu hija, y es normal que eches de menos y notes su ausencia física. Sentirles a nuestro lado es estupendo pero no es lo mismo que poder tocarles.

Besotes.

Juan dijo...

Hola María Eugenia.

Entiendo lo que explicas, pero mi pregunta es: ¿nunca dejamos de evolucionar?, ¿nuestra existencia se basa en evolucionar y aprender por siempre?. Por otro lado en mi vida actual, por ejemplo, a mi madre la siento como el ser que me engendro, que me cuida...en el momento que yo muera y pase al otra lado con ella, ¿ya no sentiré en su espíritu el sentimiento de madre?, ¿que será un espíritu mas?...me daría mucha pena si esto fuera así pues entonces como madre, cuando ella muera será la última vez que la vea como tal...
Muchos Besosss!!!!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Juan

Qué de preguntas, Juan. No tengo todas las respuestas. Ya lo siento.

Te sugiero que leas las entradas que hablan de las vidas pasadas y reencarnación. Tal vez, puedas encontrar respuestas que te sirvan de ayuda.

Besotes.

Juan dijo...

Hola Maria Eugenia.

Siento ser tan pesado, jajajaa!!No era mi intención incomodarte y sin querer quizás lo he hecho :). No te preocupes, supongo que todas mis preguntas tendrán sus respuestas el día que pase al otro lado en su debido momento. Quizás me pasé preguntando porque en mi entorno realmente no tengo a gente interesada en el mundo espiritual entonces, la verdad, no hablo con nadie de ello, pero sinceramente siendo el lugar del que procedemos y al que volveremos al morir, para mi tiene mucha relevancia conocerlo...
Por tú estar conectada en cierta manera con el mundo espiritual pensé que podrías acceder a ese conocimiento de manera sencilla...ojala yo pudiera pero no es así :(
Reitero mis disculpas.
Muchos Besoss!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Juan

No tienes que disculparte por nada.

Fui y soy sincera, no tengo todas las preguntas. Y es una suerte para mi, porque eso hace que me pregunte, reflexione, busque, avance, crezca, evolucione, me equivoque, y vuelva a a ponerme en el camino, hasta dar con la verdad que conecta en mi corazón en ese momento.

Besotes.