lunes, 19 de diciembre de 2016

21 de diciembre, solsticio de invierno

El día 21 de diciembre es especial para mi; lo es desde niña. En San Sebastián, el 21 se celebra Santo Tomás desde hace muchos muchísimos años. 

Lo que comenzó siendo una feria importante de venta de productos en fechas navideñas, se fue convirtiendo con los años en una feria de exhibición de animales y venta de productos naturales.

El día 21, significaba el comienzo de las vacaciones navideñas, que pasados Reyes, se alargaban hasta el 20 de enero, la fecha más importante del año para un donostiarra, el día de San Sebastián. Y a día de hoy, sigue siendo de la misma manera.

Además este año, también es especial por otro motivo, es el solsticio de invierno en el hemisferio norte y el de verano en el hemisferio sur.

El solsticio de invierno celebra la vuelta de la luz. Los días comienzan a alargarse, a ser más luminosos. Es un día que tiene una energía potente, muy fuerte. Es un punto de inflexión, en el que la luz vence a la oscuridad.

¿Cómo vais a celebrar este solsticio de invierno?

Podemos aprovechar esta energía para poder dar fuerza y luz a todos los proyectos, ideas, pensamientos, deseos que tenemos. Podéis realizar una meditación, un pequeño ritual, una visualización....

En mi caso, este año, quiero celebrarlo de una manera diferente. Me apetece estar en contacto con la naturaleza. Buscaré un lugar en el que el agua corra alegremente, los árboles me protegan, donde pueda estar a cubierto si llueve... Llevo varios días reflexionando y haciendo balance sobre cómo ha sido este año para mí y cuáles son mis metas para el que viene. Haré una meditación de agradecimiento y enfocaré la energía en el éxito de los nuevos proyectos que están ya a la vuelta de la esquina.

Como la espiritualidad no está reñida con la vida cotidiana y diaria, sino al revés, están unidas, un año más, además de trabajar conmigo misma, intentaré continuar con la tradición e ir a la feria, recorrer los puestos de verduras, de frutas, ver los animales, y comer un talo de chistorra. Disfrutaré de este día tan mágico y especial con los ojos y el corazón de una niña abierta a lo nuevo, a la luz. Deseo que hago extensible a todos vosotros.

Feliz Solsticio de Invierno y de Verano.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Navidades: cómo afrontar la ausencia de los seres queridos fallecidos

Se acercan fechas especiales, denro de nada estamos en plena Navidad. Época de reunirnos con los compañeros de trabajo, amigos y familia. Días de encuentros y reencuentros, en los que aún se nota con más fuerza, la ausencia de los seres queridos fallecidos.

Las emociones y los sentimientos pueden estar a flor de piel. Pasar de la risa a la tristeza, de la alegría al llanto o a sentir un nudo en la garganta, es posible que sea más habitual de lo que creemos. Echar de menos a los que ya no están, sentir su ausencia y vacío, se mezcla con sonrisas cómplices y recuerdos bonitos.

No existe una manera específica y concreta para afrontar estas ocasiones. Cada persona, cada grupo, cada familia vive la pérdida de los seres queridos de forma distinta. Todas son válidas.

Si me preguntáis cuál es la mejor para mi, sin duda diré que la de recordarles y honrarles desde el amor. Reconociendo su presencia a nuestro alrededor, aunque a veces no podamos sentirles tal y como nos gustaría.

Podemos recordarles de muchas maneras distintas. Algunos, elegirán poner su foto, encender una vela en el sitio en el que se sentaban o en el lugar en el que estén sus cenizas; otros, pondrán su canción preferida, prepararán su plato, etc.... Todo es correcto, si nos ayuda a seguir adelante, si a pesar del dolor, nos da fuerzas para seguir caminando por la vida. 

La vida continua y así a de ser, aunque ello no impide que tengamos presentes a nuestros seres queridos fallecidos. Ellos desean que no que suframos y que sigamos adelante. No siempre es fácil, y sabemos que podemos contar con su apoyo y ayuda. Desean nuestro bienestar, no nuestro sufrimiento.

Os invito a abrir el corazón sin miedo, a sentir su presencia, a percibir sus señales y vivir plenamente su amor hacia nosotros.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Las mascotas y el duelo

A lo largo de mi vida profesional y personal, me he encontrado con distintos grados de dolor y sufrimiento por la muerte de una mascota.

Para algunas personas, la muerte de su animal, ha supuesto un verdadero trauma, un desgarro y angustia que les ha costado o está costando mucho esfuerzo superar. 

Por otro lado, he visto a personas que aún amando a sus animales, y siendo estos uno más en su familia, viven su marcha con aceptación a pesar del dolor y la tristeza. 

Hace dos años, una persona de mi entorno más cercano, perdió a su perro, mezcla de labrador y golden retrevier. Habían permanecido juntos once largos años, siendo compañeros inseparables. Recibí una carta muy bonita en la que comunicaba que su amigo más fiel había fallecido tras una larga enfermedad muy dolorosa. Viendo que su perro estaba sufriendo muchísimo y no había ningún remedio ni medicación que evitara el dolor, había tomado la decisión más complicada, la de llevarle al veterinario para que dejara de sufrir.

Comentaba que antes de hacerlo, habló con el perro y le contó lo que iba a hacer. Le explicó los motivos y el porqué de la decisión. Explicaba que sintió que su amigo le había entendido, decía que apenas podía moverse y levantó su pata para apoyarla en él dando así su bendición. 

Esta persona, tenía el corazón roto. Acudió al veterinario al día siguiente, y acompañó a su amigo hasta el último momento de su vida.

En la carta agradecía a su amigo todos los buenos momentos que habían vivido juntos, todo lo que había aprendido de él y lo mucho que le había ayudado a superar y vivir momentos complicados de su vida. Le daba las gracias por todos los años de compañía mutua, de amor y cariño, de apoyo incondicional. 

Todavía sigue estando de duelo por su perro y de momento, no quiere volver a tener otro animal.

Hace unos días, otra persona muy cercana a mí, dormía a su gato, habían pasado juntos más de diecisiete años. Al igual que hizo antes con el padre de este gato, permaneció junto a él, mientras le administraban una inyección. Contaba que a pesar del dolor, era parte de su familia y como tal, le acompañó en el tránsito a su muerte.

Se puede llegar a querer mucho a un animal, tanto que su muerte afecta, marca, duele y también conlleva pasar por un proceso de duelo.

Los animales forman parte de nuestra vida, nos acompañan, aman incondicionalmente. El sentir su ausencia, su marcha, el hueco que dejan es normal. Es una señal de que hemos querido y sido correspondidos.

Las mascotas forman parte de nuestras vidas, son nuestra familia.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.



miércoles, 16 de noviembre de 2016

Taller de Canalización: 3 de Diciembre en San Sebastián

El próximo sábado 3 de diciembre, impartiré un taller de canalización en Donostia-San Sebastián. Será presencial.

Está dirigido a todas aquellas personas que quieren y desean conocerse mejor, aprender a conectar con su energía y cómo utilizarla, y a trabajar el canal que son.

TALLER DE CANALIZACIÓN: 3 DE DICIEMBRE

Este taller tiene como propósito el acercamiento al mundo de la canalización: conoceremos en qué consiste ser un canal y de qué manera podemos trabajarlo.

El taller será teórico y muy práctico, haremos visualizaciones y distintas prácticas como aprender a ver el aura, trabajar con los chakras... con el objetivo de aprender a percibir nuestra propia energía y la que nos rodea, ayudando así, a trabajar el canal que tenemos y somos.

Entre los beneficios de la canalización podemos encontrar el ser más conscientes, la apertura de conciencia, el equilibrio y armonía personal, percibir con más claridad el mundo sutil, observar e interpretar las señales y los mensajes que envían los seres fallecidos y guías..

Los grupos son reducidos. Para reservar la plaza y más información, tenéis el correo del blog: mecomunicacion@gmail.com  


Taller de Canalización 

Sábado 3 de Diciembre en Donostia - San Sebastián.
Horario : de 10.00 a 14.00. 
c/Ferrerias - Olaeta 19 (portal oficinas), puerta 11. 


La imagen es de un mandala mío.

domingo, 30 de octubre de 2016

Recordando a nuestros seres queridos fallecidos

Son fechas especiales para todos aquellos que han perdido a un ser querido. Todos los días recordamos a quiénes han fallecido. Les añoramos, hablamos, contamos nuestra vida, echamos de menos e incluso podemos sentirles junto a nosotros.

Aunque sabemos que siempre están junto a nosotros y nos acompañan allá donde vayamos y hagamos, a veces necesitamos ir al cementerio o al lugar donde aventamos o depositamos sus cenizas. Creemos que allí, podemos sentir su presencia más cerca, ya que nos resulta más fácil contarles cómo nos va la vida, qué hemos hecho, qué cambios y novedades han ocurrido tras su marcha. Podemos decirles cuánto les queremos y les echamos de menos.

Son días en que los sentimientos y emociones pueden estar más a flor de piel. Días de homenajes, de evocaciones y recuerdos, de nostalgia y añoranza, de encuentros y reencuentros, de silencio o de compartir anécdotas con amigos y familiares.

No existe una manera especial de recordarles. Todo es válido y correcto. Desde ir a llevarles flores, cocinar su comida favorita, escribirles una carta, charlar con ellos, cantar su canción, pasear por donde solían hacerlo, encender una vela...

¿Habéis pensando hacer algo especial el día de Difuntos y de Todos los Santos? ¿Cómo vais a vivirlo?


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es el autor. 

jueves, 6 de octubre de 2016

Reflexiones de otoño

Hace una semana entramos en una nueva estación, la de otoño en el hemisferio norte y primavera en el hemisferio sur.

Todas las estaciones tienen su encanto, son especiales. Cada una de ellas tiene su energía, luz y color

Me encanta la luz del sol en esta época, tiñe de color dorado todo lo que toca, consiguiendo que se mezclen los destellos rojizos, ocres, dorados, amarillos y verdes de las hojas de los árboles.

Es una época que invita al recogimiento, a la reflexión, a mirar hacia dentro, al interior. Sólo con observar la naturaleza vemos cómo va cambiando, transformándose. De la frescura y verdor de la primavera pasamos al dorado, a la caída de las hojas.

La energía del otoño, me resulta acogedora, tan dorada, luminosa, llena de color y de matices. No tiene la fuerza impetuosa de la primavera, sin embargo, tiene la calidez que da el paso del tiempo, de la madurez.

Me gusta adaptar la energía de cada estación a mi vida, uniéndome así a los ciclos de la naturaleza. El otoño, es una época que aparentemente tiene un ritmo más lento. Me lleva a profundizar con mayor detenimiento en qué momento me encuentro, invitándome a reflexionar sobre mis planes, ideas y proyectos; qué debo trabajar, madurar, soltar, eliminar, pulir, mejorar.

Si tenéis la oportunidad de ir a un bosque, estar en un jardín, os animo a que meditéis junto a un árbol, observando su transformación, viendo cómo el perder las hojas da lugar a que nazcan nuevos brotes, donde la pérdida se convierte en vida y crecimiento

Nosotros experimentamos lo mismo, las pérdidas, rupturas y crisis, son oportunidades para poder revisar nuestros cimientos, nuestros pensamientos, creencias, ideas, sentimientos, ayudándonos a tener una nueva visión sobre nosotros mismos. Podemos ser más fuertes, crecer y evolucionar, para ello podemos soltar todo aquello que lastra, entorpece, debilita. Podemos ser como las hojas de los árboles, donde su caída da paso a una nueva vida


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Curso de Canalización en San Sebastián: Octubre 2.016 a Junio 2.017

Quiero presentaros los cursos de Canalización que voy a realizar de Octubre 2.016 a Junio 2.017 en San Sebastián.

Qué es canalizar

La canalización consiste en conectar con las energías que nos rodean, desde las más altas vibraciones, guías, seres de luz a las de los seres queridos fallecidos o más cercanos.

Al establecer contacto podremos recibir información que puede resultar beneficiosa en nuestro desarrollo personal y evolutivo.

Quién puede canalizar

La respuesta es fácil, todos.

El curso

Está orientado a todas las personas que quieren conocer, conectar y trabajar con su energía; para así, al diferenciarla de las demás, comenzar a ahondar más en la intuición, videncia e indudablemente, a abrir más el canal que todos somos.

También aprenderemos y trabajaremos la manera de conectar con nuestros seres queridos ya fallecidos, no sólo de manera teórica sino sobre todo, práctica a través de diferentes ejercicios.

La canalización requiere de paciencia y perseverancia, es como ir al gimnasio, a mayor práctica, mejores resultados.

Qué se trabaja
  • Aprender a conectar con el propio canal, es decir, con la energía personal, para saber diferenciarla de la de los demás.
  • Los chakras, armonización y equilibrio de la energía.
  • Teoría y práctica que se irá realizando a través de distintos ejercicios y técnicas -trabajo con cristales, cartas de tarot, ejercicios de telepatía, distintos tipos de videncia-, facilitando el abrir y desarrollar el canal que llevamos dentro.
  • Aprender a transmitir los mensajes que se reciben, tanto de seres queridos ya fallecidos, mediumnidad; como de energías más elevadas, guías, seres de luz o maestros, canalización.
  • Aprender a interpretar los sueños, las señales que recibimos y nos rodean.
  • Meditaciones y ejercicios a través de visualizaciones.
Fechas

El curso comenzará en octubre y terminará en junio.

Está dividido en tres trimestres: de octubre a diciembre, de enero a marzo y de abril a junio; se puede realizar el curso completo y por trimestres individuales, para esta última opción hay que tener cierto nivel de conocimiento sobre la energía personal.

Dos opciones:
  • Miércoles: comienza el día 5 de octubre y termina el 21 de junio. Curso completo y/ trimestral. Dos clases al mes de dos horas y media de duración. Horario de 18.00 a 20.30. 
  • Sábados: comienza el día 8 de octubre y termina el 4 de junio. Curso completo. Una clase al mes de tres horas y media de duración. Horario de 10.00 a 13.30. 
Lugar

c/Ferrerias - Olaeta, 19 (portal oficinas)
Donostia - San Sebastián

Más información

El resto de la información, se aconseja reservar plaza, el precio del curso y fechas, se dará personalmente, a través de la siguiente dirección de correo

mecomunicacion@gmail.com (comunicacion sin acento)


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

lunes, 5 de septiembre de 2016

El tiempo, la vida, la muerte y el amor

El tiempo lo cura todo, es una frase que no gusta escuchar, especialmente cuando estamos pasando por procesos dolorosos como puede ser la pérdida de un ser querido, una ruptura, una crisis. 

El tiempo no cura. Somos nosotros los que sanamos, nos damos el espacio, el tiempo para hacerlo.

Algunas heridas, cicatrizarán antes. Otras, dejarán huellas muy profundas que seguirán doliendo en ciertos momentos de la vida, a pesar de estar ya curadas. Recordándonos que amamos, que estuvimos unidos a seres y situaciones que marcaron un antes y un después.

El tiempo es un compañero de viaje fiel y leal. Marca su ritmo de manera incansable y objetiva, siguiendo un mismo compás. Cuando el dolor está presente, el tic tac de la vida, se alarga, parece no tener fin. Cuando somos y estamos felices, se apresura de tal manera que parece desaparecer sin dejar rastro de su paso.

Cuando morimos, el tiempo transcurre de otra forma, es más tranquilo y sosegado. Los sentimientos prevalecen sobre las ideas. En vida podíamos haber sido el seguidor número uno de un equipo de fútbol, y al morir, no darle la mínima importancia. Es algo que sorprende y que cuesta aceptar. Tendemos a pensar que al morir, seguiremos siendo nosotros mismos, con las misma costumbres, pensamientos, sentimientos, miedos, dudas. Si, seguimos siendo la misma alma, pero más ligera de equipaje, de cargas, de preocupaciones y damos importancia a lo que realmente lo es, el amor.

Cuando estamos muy apegados a la tierra, somos más parecidos a cómo éramos cuando estábamos vivos, aunque diferentes, pues sentimos con el corazón y no con la mente. Siendo el proceso de tránsito, un poco más largo. Cuando entendemos que el vivir es sólo una etapa de una vida eterna, que es una escala en un largo viaje infinito, el tránsito, es más fácil.

Y, si. Tendremos tiempo para reencontrarnos, para volver a recordar que en una, varias o en todas las vidas nos amamos y que compartimos ilusiones y proyectos.

El tiempo marca vidas, etapas, tránsitos. El amor es el enlace que hace posible que volvamos a vernos, a sentirnos; pues el amor cuando es de verdad, permanece inalterable a lo largo de vidas, años, siglos, milenios, eones....


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

jueves, 11 de agosto de 2016

Cursos de Reiki en San Sebastián: Nivel 1 y Nivel 2

Vamos a trabajar con la energía Reiki. a lo largo de dos cursos, nivel 1 y nivel 2, los días 22 y 23 de agosto en San Sebastián.

Reiki es una energía de vibración elevada, hace que la energía del cuerpo que está bloqueada, circule; armoniza, restablece el fluir de la energía en las áreas físicas afectadas y diluye la negatividad anímica.

Se puede trabajar con Reiki ya sea tanto para nosotros, autoayuda; como para los demás, ya sean personas, animales, plantas, alimentos, situaciones, etc.

Los cursos se impartirán en el Centro Gáyatri de San Sebastián.



Información:

Curso Nivel I de Reiki, impartido por Idoia Arratibel.

Día: lunes 22 de agosto
Horario: 10.00 a 19.00

Curso Nivel 2 de Reiki, impartido por Idoia Arratibel.

Día: martes 23 de agosto
Horario: 10.00 a 19.00

Lugar: Gáyatri
 c/Ferrerias-Olaeta, 19 portal oficinas, puerta 11
 San Sebastián.


Para apuntarse y reserva de plazas:
maddireiki@gmail.com, Idoia Arratibel y mecomunicacion@gmail.com, el mío.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

martes, 2 de agosto de 2016

¿Vacaciones o estrés?

Acabamos de comenzar el mes vacacional por excelencia. No todos tenemos vacaciones. Y si, algunos seguimos trabajando.

Esta tarde, mientras esperaba a que el semáforo se pusiera en verde, una pareja conversaba sobre las vacaciones. Uno de ellos, decía no saber qué iba a hacer con tanto tiempo libre. Quería tenerlo todo tan planificado, que se estaba estresando.

Sus palabras me han hecho reflexionar. ¿Qué pasa con "il dolce far niente"?. Los italianos lo resumen muy bien, lo dulce de no hacer nada, el disfrute de no hacer nada. Una manera muy poética de decir, eres libre de hacer o no hacer, no hay obligaciones, disfruta de tu tiempo como desees.

En teoría, las vacaciones son para desconectar, para aprovechar el tiempo. Tal vez no haciendo nada especial o para ocuparnos de aquello que no podemos hacer durante el resto del año. Si comienzo a estresarme por querer tener todo controlado, ¿dónde queda el beneficio de la desconexión? Quizá sea el reflejo del ritmo tan acelerado que vivimos durante el resto del año.

Indudablemente, cada uno es un mundo y elige disfrutar de su tiempo libre de la manera más adecuada y positiva.

En mi caso, sigo disfrutando del verano, de la ciudad, de los encuentros y reencuentros...

La felicidad también se encuentra en los pequeños detalles y por qué no, en cambiar algunas rutinas o hábitos.

Mis pequeños retos y placeres para este verano:
  • Tomar un helado de diferentes sabores a los que estoy acostumbrada. Hay vida más allá del helado de tiramisú y limón.
  • Una escapada a un pueblo de la costa o del interior de Guipúzcoa.
  • No me gustan las aglomeraciones, pero un día es un día. Salir al mediodía a tomar un pincho a la Parte Vieja, es todo en reto.
  • Acudir a un concierto de la Quincena Musical. Será un triunfo si encuentro entradas para el ciclo de Música antigua.
  • ......

¿Cuáles son tus retos y tus placeres? Si quieres compartirlos, adelante.


Imagen tomada de internet y desconozco quién es su autor.

miércoles, 13 de julio de 2016

Talleres en Verano: Canalización y Conectando con la energía

El verano es una época estupenda para seguir conociéndonos un poco mejor. Disponemos de más momentos libres que podemos dedicarlos a conectar con nosotros mismos

Presento dos propuestas, dos talleres presenciales, distintos y complementarios, muy interesantes: Conectando con la Energía y Canalización, que voy a impartir tanto en julio como en agosto en San Sebastián.

Son talleres independientes entre si y están dirigidos a grupos reducidos de personas, lo que permite que se pueda ahondar y trabajar en las necesidades de cada participante. 

Los talleres tendrán una duración de cuatro horas. Pudiendo realizarse un día entre semana o un sábado por la mañana. 


TALLER,  CONECTANDO CON LA ENERGÍA

Somos energía, todo es energía. Trabajando con la energía, trabajamos nuestro canal.

Vamos a aprender a escuchar, a sentir, a percibir y a trabajar con nuestra energía.

Taller teórico y muy práctico en el que trabajaremos con y la energía, a través de distintos ejercicios lo que permitirá:.

- Conocer y conectar con la energía personal.
- Breve introducción a los chakras.
- Armonización de chakras.
- Aprender a ver el aura.
- Visualización con la energía.

Los grupos son reducidos. Por eso es importante la reserva de la plaza.

Julio

Sábado 23: de 10.00 a 14.00 
Martes 26: de 10.00 a 14.00 o de 15.30 a 19.30

Agosto

Miércoles 3: de 10.00 a 14.00 o 15.30 a 19.30
Sábado 27: de 10.00 a 14.00


TALLER DE CANALIZACIÓN

Este taller tiene como propósito el acercamiento al mundo de la canalización: conoceremos en qué consiste ser un canal y de qué manera podemos trabajarlo.

El taller será teórico y muy práctico, haremos visualizaciones y distintas prácticas con el objetivo de aprender a percibir nuestra propia energía y la que nos rodea, ayudando así, a trabajar el canal que tenemos y somos.

Los grupos son reducidos. Por eso es importante la reserva de la plaza.

Julio

Jueves 21: de 10.00 a 14.00 o 15.30 a 19.30
Sábado 30: de 10.00 a 14.00 

Agosto

Martes 16: de  10.00 a 14.00 o 15.30 a 19.30
Sábado 20: de 10.00 a 14.00


Los talleres se impartirán en:

c/Ferrerias-Olaeta, portal oficinas 19, puerta 11
Donostia-San Sebastián

Para la reserva de plazas y más información en: mecomunicacion@gmail.com


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

martes, 5 de julio de 2016

Hablando sobre señales y mensajes

Muchas veces me preguntáis cómo podéis ver y entender las señales que nos envían ya sean los seres queridos que han fallecido, nuestros guías, los seres de luz o los maestros.

Existen muchas clases de señales y también, de respuestas. En la vida cotidiana estamos acostumbrados a formular una pregunta y recibir una respuesta que reconocemos como tal de manera inmediata.

¿Ocurre lo mismo con las señales y mensajes que nos envían los seres que velan y nos protegen? Si y no. Si, siempre hay una respuesta. Tal vez, pueda ser inmediata o tarde más tiempo en recibirse. Y no, porque las respuestas que esperamos, o al menos, la manera de recibirlas, no tienen por qué coincidir con lo que pensamos o deseamos.

Por ello, es necesario estar abierto, es decir, abrir la mente y el corazón, a todo, a la sorpresa, a que todo lo imposible pueda ser posible. Imaginad a un niño pequeño, que acepta todo lo que sucede en su vida con normalidad aunque sea la primera vez que lo vive.

Si pedimos ayuda a nuestros seres queridos, es posible que la respuesta sea clara de entender o que aún dándonos cuenta de que estamos ante una señal, no sepamos qué significa.

¿Qué debemos hacer ante esta situación? Tener calma, mucha paciencia y observar lo que vivimos, estando abiertos a las sorpresas. Es bueno recordar, que nuestro tiempo, el terrenal, no se vive de la misma manera en otros planos. Tampoco se concede la misma importancia, a hechos, sentimientos y pensamientos que a nosotros no nos dejan dormir. Eso no significa que no nos ayuden cuando lo necesitamos. Recibimos ayuda constantemente, al igual que mensajes o señales. En ocasiones, incluso aunque no las hayamos solicitado.

Ellos, los seres que nos cuidan y protegen, conocen nuestra situación, nuestra vida. En el caso de que conozcan todas las respuestas que queramos tener, no siempre pueden enviarlas, ya que no pueden interferir en nuestra toma de decisiones o lo que es lo mismo, en el libre albedrío. Ellos, valoran la respuesta, o el mensaje que necesitamos, no el que deseamos tener. Es importante, no olvidar este hecho.

Cuando no nos damos cuenta de los mensajes o señales que recibimos, no debemos preocuparnos. De nuevo, paciencia, si desean darnos un mensaje, lo harán. Encontrarán la manera de hacerlo llegar, y puede que sea a través de otras personas, familiares, amigos, desconocidos, una canción, un libro, una frase que leamos, ....

Tampoco debemos olvidar, que es mucho más fácil ver las señales para los demás que para nosotros mismos. Y aún viéndolas, puede que no sabemos interpretar lo que quieren decirnos.

Os invito a prestad atención a vuestro día a día. Por ejemplo, si siempre seguís una misma ruta al ir caminando o en coche, ¿qué sucede con los semáforos? A veces, están todos en rojo; y otras, todos en en verde, cuando lo habitual sería que hubiera de los dos. Cuando vivís esas situaciones, observad qué pasa en vuestra vida, qué estáis pensando. Es posible que estemos recibiendo una señal sobre un aspecto o pensamiento.

Recuerdo hablando de señales y mensajes en clase de canalización, una alumna contó que un día no recordaba bien si ese día en concreto teníamos clase o no. Ante la duda, decidió acudir. En el trayecto a clase, encontró que todos los semáforos se ponían en rojo, cuando no era lo habitual. Al llegar a clase, vio que no había nadie.

Hace poco tiempo, estando de viaje, recuerdo que mi cabeza no paraba de dar vueltas a un tema que me preocupaba y no encontraba una respuesta clara. Cansada, decidí dejar de pensar. Cinco minutos después llegamos a una ciudad. Giré la cabeza y vi un autobús urbano que en la zona reservada a la publicidad, tenía la siguiente frase, "ten confianza".  Me entraron ganas de reír. Era evidente la señal y su significado. Dí las gracias a los seres que me acompañan. Para mi, era claramente un mensaje a mis pensamientos, y aunque no les había pedido ayuda, me la dieron. Pobres, debían estar cansados de escuchar mis pensamientos y decidieron intervenir. ;). 

Cuando sentimos un dolor muy profundo, tenemos angustia, rabia, una preocupación que no nos deja descansar o estamos atrapados por los pensamientos, inconscientemente, cerramos e interferimos en la percepción, pudiendo llegar a bloquearla, haciendo que sea mucho más difícil, ver las señales, aunque estemos deseando sentirlas. Lo mismo sucede cuando sólo queremos escuchar, lo que deseamos y no lo que necesitamos. Por todo ello, observad cómo estáis, qué sucede a vuestro alrededor, en el día a día, estad abiertos a dejaros sorprender, a sentir, a vivir.

Si veis que necesitáis ayuda o no podéis entender qué sucede y su por qué, podéis recurrir a especialistas que os podrán ayudar a descifrarlo.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

martes, 14 de junio de 2016

Solsticio de Verano y San Juan, Junio 2016

Estamos a las puertas de celebrar dos fechas importantes, el Solsticio de Verano, en el hemisferio norte, -el de invierno en el sur-, y San Juan,

El sol, en el hemisferio norte, se muestra radiante, antes de que empiece a declinar su fuerza; su luz, va disminuyendo poco a poco, haciendo que los días sean más cortos y oscuros, hasta volver a emerger en invierno. En el hemisferio sur, es justo al contrario. 

Son días en que celebramos la luz y su fuerza, y también, la vida. Encendemos fogatas, quemamos, iluminamos y purificamos proyectos, ideas, deseos; y, dejamos atrás, recuerdos y situaciones terminadas o acabadas. 

Luz invita a viajar hacia dentro, a nuestro yo, lo que puede ayudarnos a ver cómo somos, a conocernos mejor; y al igual que un faro, ilumina lo externo, el camino a seguir, todo aquello que nos rodea.

En clase de canalización, el día 21 de junio, todavía con la energía del solsticio, haremos una pequeña visualización y un ritual. Así, potenciaremos nuestros deseos, que comenzamos a darles forma en clases anteriores, dándonos tiempo a concretar, pulir, e interiorizar los proyectos. 

Propongo una visualización y un ritual sencillos, para todos aquellos que os apetezca hacer algo especial tanto el día 20 a la noche y 21, día del solsticio; y la noche del 23 y 24, día de San Juan.

Siempre, siempre, siempre, vamos a trabajar desde la luz y el amor.

Si hace buen tiempo, os animo a hacerlo al aire libre, en un jardín, playa, terraza. También podéis hacerlo en casa. Elegid un sitio en el que estéis cómodos y tranquilos. 


Visualización y ritual

La duración puede ser breve, de unos diez a quince minutos o podéis estar todo el tiempo que deséis.

No tenéis que seguir los pasos que indico, dejaros llevar por la intuición, por vuestro corazón y personalizarla. Hacedla vuestra.

Opcional, podéis encender incienso, poner música, escribir lo que deseéis o quemar lo que ya no os sirve.

Si vais a encender una vela, o trabajar con fuego, tened a mano agua o un extintor como medida de seguridad.

Primero, una vez ya sentados, vamos a conectar con la luz, con el amor, con el universo y con la tierra. Quién lo desee. puede pedir ayuda a sus seres queridos, guías, para que le acompañen en esta meditación.

Segundo, vamos a pensar qué deseamos trabajar, qué queremos conseguir. Cabe todo, desde lo más material y mundano a lo más espiritual. Sed lo más concretos posibles, utilizad frases cortas.

Tercero, vamos encender una vela.  Al hacerlo, sentiremos la fuerza que emite la luz. Podemos sentir cómo nuestros deseos, proyectos, ideas, se iluminan, llenándose de luz y resplandecen. Toman fuerza y energía.

Cuarto, visualizaros realizando, viviendo ya vuestros proyectos. Están vivos, son reales.Observad cómo os sentís.

Quinto, vamos a agradecer la presencia de la luz, el amor, del universo, de todos los seres y guías, que nos acompañan, apoyan y ayudan en nuestro caminar.

Sexto, si os apetece, podéis saltar sobre la vela. Además de divertido, estamos dando más fuerza a nuestro trabajo, ya que lo estamos purificando.


Pasad unos días estupendos. llenos de luz, amor y felicidad. 



La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

viernes, 3 de junio de 2016

Enric Benito, su ponencia en Vía Encuentro, Palma de Mallorca 2015

Aprovechando que estamos a las puertas del fin de semana, quiero compartir un vídeo maravilloso, que trata sobre humanizar el proceso a morir. Se que es largo, dura una hora y diez minutos. Merece la pena, escuchar las palabras,  llenas de sabiduría y amor sobre el enfoque y la visión de la muerte, la vida, el aprendizaje, la compasión, y el acompañamiento a los enfermos terminales durante el tránsito a la muerte. Ciencia y espiritualidad van de la mano, son complementarias. 

El título, Humanizar el proceso de morir, es la ponencia que el doctor Enric Benito realizó el junio del año pasado en Palma de Mallorca, en las jornadas que organizó por la Asociación ViaManos.

La charla está orientada al personal sanitario, sus palabras sencillas y lo que explica, aunque no os sonará a nuevo, ayudan a reflexionar sobre la vida y la muerte. La mirada está puesta en la persona, en la "biografía" que todos somos. 

Enric Benito, la trayectoria profesional de este humanista es larga; oncólogo, consultor senior de Grupo de Espiritualidad de Secpal (Sociedad Española de Cuidados Paliativos), coordinador del programa de Cuidados Paliativos de las Islas Baleares, escritor, profesor. Añadiría, que posee un gran sentido del humor, cercanía, sabiduría y mucho amor.



 


Espero que os guste.

lunes, 23 de mayo de 2016

Disfrutar de la vida, a pesar del dolor

La vida se compone de miles de instantes, unos alegres, otros tristes, y muchos, en los que hay un poco de todo, como los colores del arco iris.

Disfrutar de la vida con alegría, no significa ver todo de color rosa, ni vivir ajenos a lo que sucede. Para valorar la felicidad, tenemos que saber lo que es la pena, la tristeza, y el dolor. Ser felices va a depender de nuestra actitud, del enfoque positivo, de la capacidad de adaptación a los cambios de la vida.

A lo largo de mi experiencia, especialmente en consultas de mediumnidad, he ido encontrándome con personas que no se atrevían a disfrutar de la felicidad; muchas veces por miedo, por sentirse culpables, por no saber cómo hacerlo, por creer que no eran justos con sus seres queridos. 

Los seres que han fallecido, no desean que suframos, ni que dejemos de vivir por ellos. No les ayudamos haciéndolo. Ellos no sufren, nosotros si. Nuestro dolor, no es el suyo. Es sólo nuestro.

Sentirnos culpables por estar vivos, por sonreír y reír a pleno pulmón, por cantar, por tener ganas de hacer planes y disfrutar de ellos, no hace que los seres que han fallecido se sientan mejor. Al contrario, buscarán la manera de hacernos llegar que quieren vernos felices; porque ellos, lo están. Suelen ser muy repetitivos intentando que sus familiares comprendan que se encuentran bien y sin ningún tipo de sufrimiento.

Nos aman y quieren que disfrutemos de la vida. Están con nosotros, a nuestro lado, dándonos fuerza, apoyo, y deseando que sigamos nuestro camino hacia adelante. Podemos compartir con ellos nuestro día a día.

Cuando la muerte de un ser querido es reciente o ha pasado poco tiempo, normalmente no tenemos ganas de reír mucho. El dolor, la pena, suele ser muy grande. El duelo, da tiempo, para que vayamos colocando las cosas en su sitio. No significa que nos olvidemos de ellos. La ausencia física, el no poder abrazar, acariciar, besar o vernos reflejados en sus ojos, duele. Y aunque es más fuerte al principio, con el paso del tiempo, puede aparecer de manera inesperada en algún momento o situación.

Podemos disfrutar de la vida, poco a poco, no hay prisa. Podemos comenzar por apreciar todo lo que tenemos, lo que somos, enfocarnos en lo positivo. Así, darnos permiso para disfrutar de los pequeños instantes de felicidad que nos regala la vida. Podemos emocionarnos viendo un precioso amanecer o atardecer, viendo la sonrisa de un niño pequeño, la alegría tras los logros de los demás. Recordando que compartir, también es vivir.

Y para vivir, debemos dejar atrás la culpa y el remordimiento. No lleva a ningún lado, y sobre todo, no ayuda a nadie, ni a nosotros, ni a nuestros seres queridos que han fallecido. Ellos no van a estar mejor, si estamos tristes, si sufrimos, si no vivimos. Al permanecer cerca nuestro, harán todo lo que esté en sus manos para ayudarnos a disfrutar, muchas veces incluso a nuestro pesar, porque no entendemos que nos pidan que estemos bien cuando nos duele tanto su ausencia.

El amor es libertad. Y porque les amamos, podemos decirles, "te amo, te quiero, te echo de menos, me encantaría que estuvieras a mi lado. Sin embargo, ahora estamos en planos distintos, sigue tu camino, avanza. Yo seguiré el mio, sabiendo que si me falte el aliento, estás a mi lado apoyándome. Sabiendo que mi alegría te ayuda a avanzar. Mis sentimientos no te retienen, seguimos creciendo y avanzando, y aunque estemos lejos, estamos muy cerca. Y dentro de un tiempo, volveremos a encontrarnos. Sigue tu camino. No te retengo, eres libre, te amo".


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.


martes, 10 de mayo de 2016

La partida del padre de Myrian

Quiero compartir con todos, este correo que recibí desde Argentina, y lo envió Myrian. Su padre murió de cáncer y todo su proceso fue muy rápido. 

Creo que las vivencias de Myrian, pueden ayudar a otras personas que han pasado, o están viendo una situación similar.

Myrian: (...) Hace poco más de dos meses, el 21 de febrero pasado, mi Papá falleció de cáncer de hígado. Se enfermó y se fue en un mes...todo pasó tan rápido que hay momentos en que quiero creer que todo es un sueño y voy a verlo nuevamente entrar por la puerta con su sonrisa al llegar de su trabajo. Soy católica y creo que mi papa se fue al Cielo. Siento que su Alma se fue a la Luz. Hace unos días, tratando de encontrar explicaciones y consuelo tal vez...me encontré con tu blog y leí que los seres queridos fallecidos nos acompañan a superar su muerte y eso me hizo muy bien... La experiencia de la muerte de mi Papa me ha hecho tener una fe mas fuerte y reforzar mi idea de la vida en el mas allá... 

Mi papa fue cuidado por nosotros,su familia hasta último momento... y toda esta experiencia me cambio la vida y la forma en como veo la vida y la muerte...

Mi papa entro en coma hepático un día antes de morir y esa ultima noche yo me quede con el mientras mi mama y mis hermanos descansaban... Pase la mayor parte de esa noche a su lado, rezando y diciéndole cuanto lo amo... llore mucho y le dije que podía irse en paz, que nosotros íbamos a estar bien... le pude decir Gracias por ser mi papa y por la vida que compartimos juntos... En un momento yo sostenía su mano y el la apretó fuertemente cuando le dije que iba a cuidar de mi mama!!! Yo sentí que mi papa me escuchaba y reacciono! Leí en tu blog que las personas en coma escuchan y ahora se que es así a pesar que los médicos digan que no!

En un determinado momento mi hermana me dijo que me recostara un rato y yo antes de retirarme de la habitación, le susurre a mi papa y le dije que si se iba, me avisara por favor... me quede dormida por primera vez en esa noche y de pronto me desperté como si alguien me hubiese llamado... fui a la habitación y mi papa se acababa de ir... lo sentí....el me aviso... Es así Maria Eugenia? O es mi imaginación? Antes de morir, sus ojos celestes se habían vuelto turquesa y tenia una mirada llena de paz .... eso fue muy fuerte para mi ...Era su alma que se reflejaba?? Estaba viendo a sus seres queridos tal vez???

Desde entonces, yo he sentido su presencia, su olor... una mariposa que se acerca insistentemente.... plumas que aparecen de la nada... un aroma característico de el.... Es mi papa verdad?

Quiero agradecerte porque en tus palabras he podido encontrar consuelo y paz y he podido sentir que mi papa esta!!! 

Hay momentos en que lo extranio mucho!!! Le digo que lo Amo y que espero que este feliz!!!

Gracias Maria Eugenia porque leerte me ayuda a responder preguntas que me hago todo el tiempo!!!

Mi papa se llama Mario y en esta vida fue un gran hombre...tenia 78 anios y seguía trabajando porque esa era su pasión... el se enfermo en sus vacaciones y se murió un día antes de reintegrarse a su trabajo... en ningún momento nos hizo sentir si tenia miedo a morir.... nos decía que se iba a mejorar a pesar que yo siento que el sabia que se iba a morir.... lo que fue positivo es que pudimos decirnos todos cuantos nos amamos y el se fue en su cama, en su casa rodeado de nosotros, su familia, con amor y en paz... leí en tu blog que esa es una de las formas mas pacificas y hermosas de partir.... y le toco a mi papa y eso me hace sentir que Dios lo cobijo y lo protegió de una forma especial.... 

A veces me angustio mucho porque no estaba lista para que partiera...fue todo tan rápido.... pero en su partida mi papa me dio una gran lección de vida...tomo su destino con tanta dignidad y acepto que era su momento de partir!!!

Gracias por hablar de estos temas que para quienes estamos transitando estos momentos es muy tranquilizador saber que hay vida mas allá y hay Amor y que nuestros seres queridos nunca se van en realidad !!!! (...)

Cuando leí que los médicos que atendían al padre de Myrian, no les dijeron que podían hablarle me extraño y me dio pena. Normalmente, es el propio personal sanitario, en el que anima a que les hables y acaricies, Es más, hasta suelen aconsejar hablar de temas delicados, lejos del paciente, porque éste escucha.

Si me gustaría romper una lanza a favor de los médicos y enfermeras, con los que me he encontrado -y en la UCI, hay muchos-, que fueron los primeros en decir: "habladle que os escucha, acariciadle que os siente". Algún día contaré esa experiencia ;).

Creo que el padre de Myrian pudo sentir a su lado, todo el apoyo y amor de su familia. Posiblemente, saberse acompañado y tranquilo, pudo facilitar su tránsito y ayudarle a morir con paz y en calma.

Muchas gracias, Myrian, por permitirme compartir tu correo y por tus bonitas palabras hacia mi.


Myrian acaba de publicar un comentario y creo que merece estar en la entrada.


Hola!

GRACIAS a todos x describirme sus emociones al leer mi carta...Me emociona mucho que cada uno de ustedes pueda sentirse identificado conmigo. Yo me siento muy identificada con lo que cada uno de ustedes cuentan...Experiencias y vivencias distintas pero en el fondo todos apuntamos a lo mismo...saber que nuestros seres queridos fallecidos permanecen a nuestro lado y que el Amor sigue intacto!!!
Anoche antes de dormirme, le pedí a mi papa que me hiciera saber si le había gustado la publicación y si le parecía bien que compartiera nuestra experiencia... y esta maniana cuando me levante...apareció una plumita (de la nada!)junto a mi cama...A mi papa le gustaba juntar plumas (olvide mencionarlo).
Les mando mucha Luz y Amor y Gracias a todos y cada uno de ustedes y en especial a vos Maria Eugenia!!! Gracias por tu infinita ayuda y por compartir tu sabiduría!!!

Besos!


Myrian


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

jueves, 21 de abril de 2016

¿Pongo velas a mis seres queridos fallecidos?

Quiero contestar a un comentario que dejó Rosy Pons, en la entrada El amor es .... Creo que las respuestas también puede ayudar a otras personas con las mismas inquietudes.

Rosy Pons: (...)  hoy hace 3 años que mi padre nos dejó yo le pongo velas los días señalados como su cumpleaños el día que se fue o el día de los difuntos y le hablo mucho yo creo que por hacer eso no le retengo yo quiero que siga su camino y que sea feliz y que haya cruzado la luz algunas personas dicen que a los difuntos hay que dejarlos descansar menos se hable de ello mejor pero yo no puedo dejar de hablarle y que el piense que ya no nos acordamos de el, (...)

Rosy plantea varias cuestiones. Vayamos por partes.

El encender una vela con una finalidad, es un ritual, en el que damos fuerza a lo que deseamos conseguir. La luz de la vela recuerda, que la luz permite ver los obstáculos, las dificultades y ayuda a recorrer la senda por la que caminamos en la vida y en la muerte. Por ejemplo, podemos poner velas, para conseguir un trabajo, una pareja, un cambio favorable, aprobar un examen, etc. 

Solemos hacer extensible lo mismo, cuando ponemos velas a un ser que ha fallecido. Lo importante no es la vela en sí, sino la intención que hemos puesto al encenderla. ¿Qué buscamos o qué deseamos al hacerlo? Normalmente, queremos que los seres queridos que han fallecido, encuentren luz en su camino, que no estén solos, que sepan que nos acordamos de ellos y les seguimos amando. También, ayuda a que sintamos que estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para que ellos, estén lo mejor posible tras su muerte.

La fuerza, la energía, la intención es lo realmente importante. Si en vez de poner una vela, colocáramos una piedra, escribiéramos una carta, hiciéramos una tarta,... tendría el mismo valor y conseguiríamos el mismo fin. Porque al hacerlo, estamos enviando luz y amor, estamos conectando con ellos, con el pensamiento y el corazón.

Pensar, acordarnos, comunicarnos o hablar con nuestros seres queridos que han fallecido, no hace que les retengamos. Ni tampoco, el que pongamos velas, llevemos flores a los cementerios, cocinemos su comida favorita. 

Ellos tienen su camino y siguen su propia evolución; y, es lo correcto. Es cierto, que cuando estamos más apenados y con dolor, podemos sentir cercana su presencia; aunque a la vez, estas mismas emociones, tienden a bloquear el que poderles percibir como desearíamos. De la misma manera, cuando estamos alegres, felices y contentos, también podemos sentirles a nuestro lado. 

Aunque sepamos que están bien y siguen su proceso, a veces necesitamos, hacerles partícipes de nuestra vida diaria. Adelante, tampoco les retenemos. Inclusive puede ayudarnos a desapegarnos y facilitar el duelo, eso no significa que les olvidemos.

Si os apetece, os animo a encender una vela, escribirles poemas o cartas, pintar cuadros, dedicarles canciones, charlar con ellos. Podéis hacerlo sin miedo a interferir en su camino. El amor siempre es positivo para el alma.


La imagen está tomada de internet, Desconozco quién es su autor.