viernes, 22 de enero de 2016

A ayudar a morir también se aprende, de Fermín Apezteguia

A ayudar a morir también se aprende, es el título de un artículo que escribió Fermín Apezteguia en el periódico El Correo, el 8 de junio de 2014, en el que entrevista a Jacinto Batiz, especialista en cuidados paliativos

Me ha parecido muy interesante toda la información que comparten, el punto de vista y el enfoque que dan al proceso del acompañamiento a los seres que están en fase terminal.

Transcribo una parte de la entrevista, en la que Batiz aporta diez consejos que debemos tener en cuenta si vamos a cuidar de un paciente terminal. Aunque ya los conozcamos, nunca está de más, el volver a releerlos.

(...) 

Principales consejos

"Acompañar a alguien-resume el experto- es dedicarle nuestro tiempo, visitarle con frecuencia, mostrarle respeto y comprensión, demostrarle nuestra disposición a apoyarle en lo que pueda ocurrir, respetar los momentos en que quiera estar solo y no forzar una conversación activa. El mejor medicamento -concluye. es nuestra compañía"

  1. Tener en cuanta que la comunicación es distinta si nos situamos a un metro de la cama del paciente o si nos ponemos a su lado, tocándole con nuestra mano.
  2. Un apretón de manos, una caricia, un fuerte abrazo no los lleva el viento. Pesan más que las palabras.
  3. En ocasiones, el tacto suele ser la única forma de comunicación y de expresión de cuidado que se le puede dar al enfermo.
  4. Es muy importante que el enfermo y quién le cuida mantengan alguna forma de comunicación, sobre todo, en los estadíos avanzados, cuando el paciente ya casi no se puede comunicar verbalmente.
  5. Si quién le cuida o acompaña sigue hablándoles, sonriéndole o acariciándole, esta comunicación afectiva permanecerá intacta aún cuando la comunicación verbal se pierda.
  6. La compañía puede hacerse con la mirada, la sonrisa y las caricias.
  7. La forma de mirar, de dar la mano son importantes en pacientes que no pueden emplear las palabras como los afectados por la demencia, sordera o que hablan otro idioma. La sonrisa, el tono de voz, los gestos de las manos pueden significar calor e interés personal.
  8. Trate al enfermo como un ser humano hasta el momento de su muerte. Tenga en cuenta su dimensión emocional, social y espiritual.
  9. Permita al enfermo, si puede hacer, expresar sus propios sentimientos y emociones sobre su forma de enfocar su muerte y participar en las decisiones que incumban a sus cuidados. Respete su individualidad y no le juzgue por sus decisiones, aunque sean contrarias a las del cuidador.
  10. Imagina el final de tu vida y cuida como te gustaría que te cuidaran a ti llegado ese momento.
(...)

Podéis leer todo el artículo, pinchando aquí.


La imagen es la que aparece acompañando al artículo y desconozco quién es su autor.

18 comentarios:

Ilesin dijo...

En un buen articulo que expresa todo aquello que hace que la persona haga su transito en paz.
Besos

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Ilesín,

Si, da pautas para que los que podemos estar ayudando en los tránsitos, estemos abiertos y atentos a las personas que están en una fase terminal. Y eso, es lo realmente importante, que se sientan lo mejor y lo más acompañados posible.

Besotes.

mariangeles dijo...

Muy importante poder acompañar a un ser querido en este transito, y qe no se vea solo..
Muchas gracias.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mariangeles,

Si lo es, y mucho. Lo ideal sería poder morir en paz, con tranquilidad, y rodeado de los seres que nos aman y quieren, pero no siempre es posible.

Besotes.

Soñadora dijo...

Maria Eugenia, me parece una excelente guía para esos momentos. Recuerdo que hace algún tiempo leí un libro titulado "La muerte íntima" de Marie de Hennezel, donde leí por vez primera acerca del tema. Su lectura me impactó mucho y cambio mi modo de ver la muerte.
Un abrazo!

Estefani A. Santana dijo...

HOLA
Esta muy interesante el post, mi abuelo esta en esa etapa pero ya tiene mucho tiempo sufriendo, y sufre mucho con su enfermadad, la diferencia es que ahora dice que ve muchas personas en el cuarto cuando no hay nadie, y también habla de mi abuela que la ve pero ella murio cuando mi mamá tenia 15 años, no se si ya esta delirando o en realidad los ve.

Saludos, Estefani

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Soñadora,

No conozco el libro que mencionas. Lo buscaré. Gracias por mencionarlo.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Estefani,

Cuando la muerte está muy próxima, si se suelen ver a los seres que nos va a acompañar en el tránsito. Normalmente suelen ser familiares que han fallecido. No creo que tu abuelo esté delirando, todo lo contrario. Puede hablar con esos seres y ya se está preparando para su partida.

Aprovecha estos momentos para estar con él y decirle todo lo que te gustaría. No importa si ves que está dormido, o crees que no puede oírte. Dile todo lo que sientes, no temas.

Besotes.

ion-laos dijo...

Estoy de acuerdo en que lo más importante es el contacto, las caricias, expresan más que las palabras, también la serenidad para que nuestro ser querido esté dentro de lo posible, lo más tranquilo.

Besotes María Eugenía.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Ion,

Si, a eso le llamo amor ;). Pensamos de una manera similar. Los gestos, el tacto, las miradas, dicen y expresan mucho; a veces, más que las propias palabras.

Besotes.

Rosy Pons dijo...

Hola María Eugenia me gusta mucho cuando publicas cosas me gusta leerte yo muchas veces me quedo pensando que nuestros familiares ya fallecidos saben el día que nosotros partiremos con ellos? Y si saben cosas que nos van a pasar malas o buenas ellos antes de que sucedan? Muchas gracias María ugenia.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Rosy,

Es posible que a veces, si sepan la fecha de nuestra muerte. Normalmente cuando se les pregunta por ello, suelen contestar que lo desconocen y que si lo supieran, tampoco podrían decirlo, ya que no pueden interferir, ni cambiar nuestra vida. Lo que pueden hacer y hacen, es velar, cuidar, orientar, apoyar, en definitiva, amarnos.

Besotes.

estefani santana dijo...

Hola Maria Eugenia, asi como lo dijiste que ya estaba proximo a su muerte, pasó, mi abuelito se me fue pero no pude estar con el, estoy lejos pero le hable por teléfono le dije que lo estaba extrañando y que lo quiero,despues de aquello, falleció. Ahora solo espero que este en paz.
Saludos, Estefani

Rosy Pons dijo...

Hola María Antonia soy yo otra vez te voy a preguntar una pregunta.. mi hermano vive en la casa donde mi padre falleció en la casa y dice que ve una sombra yo pienso que es mi padre dice que hace ruidos también... me han dicho que si es mi padre no es bueno que se haya quedado su espíritu en la casa porque no ha ido a la luz y también me han dicho que a lo mejor no es mi padre yo pienso que sí que se ha quedado para protegernos y que le ponga una vela para que se vaya tú qué piensas María Eugenia un besazo muy grande

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Estefani,

Lo siento mucho.

Pudiste hablar con él y decirle todo lo que le querías, eso es muy importante para los dos, para tu abuelo y para ti.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Rosy,

Sin canalizar, no puedo responderte de manera concreta, ya que podría ser tu padre u otro ser.

Puedes enviar luz y amor. Nunca está de más y siempre viene bien a todos.

Besotes.

Lau Arg dijo...

Cuando fallecio mi hermana, su especialista en cuidados paliativos me dio estos consejos y la verdad que cuesta mucho seguirlos al principio pero despues ayudan a cambiar totalmente la idea de la muerte; recuerdo que nos dijo que no le ocultaramos nuestra tristeza sino que se la demostraramos, porque ella sabia que estaba muriendo y de esa manera no se sentiria sola en su dolor. Pude despedirme como quien despide a un familiar cdo sale de viaje aunque mucho mas doloroso, porque sabiamos las dos que ya nada seria igual nunca mas. Pero ese momento tranquiliza un poco el espiritu.

Maria Eugenia Aurensanz - Canal, Médium dijo...

Hola Lau Arg,

Si, si que ayuda a hacer el tránsito, tanto para los que mueren como para quiénes nos quedamos. Me alegro que tuvieras la oportunidad de poderlo hacer. Seguro que os ayudó a todos.

Besotes.