lunes, 17 de octubre de 2011

Una experiencia sobre el túnel de luz y la muerte

Ya sabemos que no existen las casualidades y ayer fue uno de esos días en que el fluir y dejarme llevar por los acontecimientos tuvo su premio.

Salí de casa, iba despistada como siempre y escuché que alguien me llamaba. Era Miren. Llevábamos la misma dirección; así que, decidimos ir juntas y cuando llegamos a nuestro destino, viendo la hora que era, decidimos tomar un pincho y comer algo.

Entramos en un bar de pinchos de los de toda la vida, y después de terminar de comer, mi amiga saludó a alguien que también acababa de tomar su aperitivo, era Carmen. Nos presentaron, estuvimos hablando un rato y decidimos ir a tomar algo a otro lado.

No recuerdo de qué estábamos hablando cuando Miren le contó que era médium y Carmen decidió contarnos su historia y quiero compartirla con vosotros.

Un día después salir de su trabajo, como hacía todos los días, fue a la playa a darse un baño. El agua no podía estar en mejores condiciones para darse un chapuzón. Comenzó a nadar cuando de repente, se vio flotando sobre el agua. Veía como su cuerpo subía y bajaba, se ahogaba. Carmen, lo veía todo desde arriba, como si estuviera volando. Vio un túnel, estaba en él; a su alrededor todo era luz, una luz brillante que no le cegaba, se sentía estupendamente bien. 

Oía voces a su alrededor que le llamaban, pero no les hacía casose sentía tan bien, tan feliz que no les escuchaba. Las voces insistían llamándole, Carmen, Carmen. Para ella eran un eco; seguía rodeada de luz y bienestar; y el resto, no le importaba. En ese momento, una voz le preguntó, Carmen qué te pasa. A lo que contestó, que se había ahogado.

Contaba que no había dolor, ni pena, ni angustia; no se planteaba nada, todo lo que estaba ocurriendo le parecía normal, no había nada fuera de lugar, ni extraño. Se había ahogado, sí. Podía sentir lo mismo al decir que el mar era azul. No había emoción negativa, era lo normal, algo evidente. Al poco rato, escuchó una voz que le decía, que todavía no había llegado su día y que debía regresar

Lo siguiente que recuerda, es despertar, y ver caras a su alrededor reanimándole y diciéndole que estaba ahogándose en mitad de la bahía. Inmediatamente le metieron en una ambulancia y le llevaron al hospital, donde se recuperó sin que le quedaran ningún tipo de secuelas.

Mi amiga le preguntó si después de aquella experiencia, tenía miedo a la muerte. Carmen, nos miró y con una gran sonrisa, dijo que no. Tampoco la estaba esperando, pero que estaba preparada para cuando llegara.

Esta es la historia de Carmen, que después de ahogarse en el mar, pasó al otro lado y desde allí le enviaron de nuevo a este plano, por no ser aún su hora.


La foto de la imagen es de un dibujo mío.

48 comentarios:

Norma dijo...

Querida amiga, excelente relato, pienso exactamente lo mismo que la señora del relato. Tampoco creo en las casualidades, atrás está la mano del Señor. Y , también creo que tu paso por esta vida no se completó, no has aprendido lo suficiente, ...volveremos.
Besos, gracias por publicar.

susana dijo...

Yo tuve una experiencia parecida. La muerte me pareció muy agradable. Un beso.

Diazul dijo...

Ojalá que cuando nos llegase ese momento de partir de este mundo fuera así de tranquilo, sin pena, sin angustia y sin dolor, pues tal vez el temor que sentimos se deba a eso..al miedo a sufrir..ayyy amiga..para que pensamos en eso..jajaa..

Buen inicio de semana.
Besos.

Gabriela Maiorano dijo...

Hola María Eugenia!! Cuando leo o escucho estos relatos me siento más tranquila. No es que me rebelo ante ella sino que el paso me da miedo. Y esto que nos cuentas es increíble. Ojala sea así.Que buen post amiga.
Gracias por compartirlo.
Un beso grande

atlantida dijo...

lailtePienso lo mismo que no existen las casualidades, mas bien las causalidades que dios a creado.
de esa manera he llegado hasta aquí a tu maravilloso espacio, para mi cada texto que leído son como msj que me llegan para despejar muchas dudas que tengo.
gracias por compartirlos, dejo la huella de mi visita junto a un gran abrazo.

Amelia dijo...

Que interesante! en un documental que ví una prestigiosa doctora decía que fisicamente cuando un cerebro queda muerto es imposible volver a la vida y que a ella en la camilla de operaciones habían sido varias las veces que la persona había vuelto a la vida, y que no puede ser mentira que todos digan lo mismo: el tunel, la luz al final, sin dolor, felicidad ...

Una buena entrada MªEugenia, yo también quiero pensar que sea esa la manera de marcharnos.
Un besazo. Amelia.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Norma

No sé cuál es el motivo por el que volvió, además del evidente, al no ser su hora.

Seguro que le quedan muchas cosas aún por aprender o enseñar. Como al resto.

Gracias a ti por estara ahí y hacer posible el blog.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Susana

Me alegro que tu experiencia fuera agradable. Lo que no se, es si coincide con la de Carmen.

Supongo que cada experiencia es distinta y personal, pero a la vez tendrán puntos en común. Más que nada por lo que he leído. No he vivido esta experiencia como Carmen y tú.

Besotes.

Alondra dijo...

¡Hola! vengo a saludarte y ya sabes que no creo en estas cosas pero el corazón me dice que la vida no dá más de lo que se pueda soportar,si hay algo después supongo que será bueno porque cualquier dios tiene que ser indulgente.
Un abrazo

ion-laos dijo...

Con la experiencia que ha tenido, lógico que no tenga miedo ya. Todos dicen lo mismo lo de la luz y el túnel, qué curioso. Si la mandaron de vuelta, eso es que todavía la queda mucho por hacer o descubrir.

Besos!

Luján Fraix dijo...

Hola querida amiga
Impresionante relato, acá en Argentina teníamos a una persona que se llamaba Victor Sueyro que contaba que a él le había pasado lo mismo.
Se internó en el túnel y vio a sus seres queridos, que todo era normal y bello... cuando volvió comenzó a contar la historia-
Como era famoso, escribió libros y reunió millones de anécdotas de personas que habían vivido lo mismo.

Yo me pregunto dónde estará él ahora porque falleció hace poco. Ojalá esté en ese paraíso que tanto hablaba...

Algunas eran asombrosas y la verdad dejaban pensando a todos, incluso a mi que siempre me gustó saber. Es que el enigma de la muerte nos atrapa a la mayoría. Queremos saber qué hay detras para no sufrir si tenemos que irnos.

Te dejo un beso grande
Gracias por pasar por mi rinconcito.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Diazul

Me temo que la mente a veces va por libre. Ya ves lo que contaba Carmen, que se estaba muriendo y le parecía normal. Ni se lo planteaba.

Tal vez debamos aprender de ella y de personas que también han vivido esta experiencia.

Feliz semana también para ti.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Gabriela

El tránsito o el paso cuando llega, normalmente suele hacerse mejor de lo que pensamos. Es más fácil cuando llega el momento.

De qué nos sirve preocuparnos ahora, si cuando lo vivimos lo haremos de manera natural e institiva. Ocupémonos de vivir lo mejor posible, de disfrutar el día a día porque basta que intentemos programar lo que va a ocurrir, para que suceda todo lo contrario.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Atlantida

Me alegro mucho de formar parte de las causalidades ;).

Y si además, te sientes bien estando aquí y encuentras respuestas a preguntas o dudas, soy feliz.

La vida nos mueve con hilos invisibles. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Amelia

Sí, alguna vez también he visto algún documental sobre el que hablan de estos hechos.

A veces la ciencia no llega a todos los lados, aunque quiera ;).

Me alegro que te haya gustado la entrada.

Y también me apunto a morir así ;).

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Alondra

Aquí todo el mundo es bienvenido, salvo los que faltan al respeto a los demás.

Nadie te va a convencer de nada, ni se pretende. Cada uno debe creer en lo que quiera y me parece estupendo. Sería muy aburrido si todos fuéramos iguales.

Hablo de mis experiencias, de mi trabajo y de lo sucede en este mundo al que me dedico, que es mi vida.

Creo en el Amor verdadero que lo engloba todo, hasta la muerte. Creo que hay una vida tras la muerte, porque veo a los seres que han muerto y dan mensajes para sus allegados.

Para mi esa es ya una prueba de que hay algo más. Pero desde luego, no pretendo que nadie cambie su manera de pensar por ello.

Si, creo que hay vida después de la muerte, porque somos Amor y a él volvemos.

Ya perdonarás, pero te he soltado el rollo. Si es cuando me pongo, no paro.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Ion

Sí, eso mismo estuvimos comentando. Desde que le pasó todo, ahora se le acerca gente preguntándole qué sintió y comentaba que había personas que se sentían mejor al escucharle.

Tal vez, su camino sea ahora ayudar a los demás a través de su experiencia. Y por supuesto, seguir aprendiendo. De eso no nos libramos nadie ;).

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Luján

Carmen no vió a sus familiares, ya se lo pregunté, jaajajaa. Pero en el fondo, es la misma experiencia.

Por lo que cuentas, este hombre ayudó a muchas personas a través de sus libros y experiencia. ¡Qué bonito!

Gracias a ti por tu visita.

Besotes.

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Interesante experiencia la que vivió esta amiga tuya. Hay mucho tema para deshilvanar en torno a la muerte; personalmente pienso que hemos de combatir un poco ese arquetipo de maldad, atrocidad y lo macabro. Si la pensáramos más como un natural fin, redentora, aliviadora, sería distinto. Es un fenómeno, no un personaje. Cuando nace la vida, se despierta la muerte... Siempre juntas. Siempre.
Un abrazo.

Carmen Rosa dijo...

wingeHola María Eugena
He leido mucho sobre ese tema y siempre hay las mismas coincidencias, pero la historia que más me impresionó pues iba mas allá, fue la que leí en el libro de Betty Eade "He visto la luz", es un libro estupendo que se lee de principio a fin con interés. Si lo deseas te envió la versión digital, tengo las dos versiones. Buena entrada.
Besos
Pd.- no puedo creer que a pesar de ser una de las primeras en visitar tu blog, aun no me había hecho seguidora jejeje. Error reparado.

mis letras dijo...

Querida María Eugenia, comprendo perfectamente a Carmen, ya te conté que yo también estuve del otro lado en tres ocasiones, y realmente es así, una paz, felicidad y tranquilidad que en la tierra no la experimenté jamás. Ahora con el paso del tiempo, comprendo por qué no había llegado mi hora, he ayudado como también te conté a otras personas a cruzar el umbral, yo no le temí nunca a la muerte, lo sabes, pero desde entonces...se que hay otra vida. Gracias por tus visitas y tu apoyo a lo de mi madre. Ella también etá preparada para marcharse, pero no es su momento, seguimos avanzando, con lentitud pero firmemente, se agota físicamente enseguida, pero puede más su actitud positiva, el amor que da y recibe. Pero no quiero que esto le ocurra a otras personas, no lo veo justo...no me mueve lo material, eso es tan solo dinero, y la salud no se compra con eso, ni con nada. Al ser médico haces un juramento hipocrático...pues tan solo pido que se cumpla. Yo no lo hice, puesto que no terminé la carrera, pero estoy al lado de quien me necesita, es cuestión de humanidad, de poder dormir tranquila. un fuerte abrazo. y gracias por estar siempre dulce amiga.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Julio

¡Qué bonito lo que has dicho! Opino del mismo modo que tú. Pero no soy capaz de explicarlo tan brevemente y con tanta belleza.

Si, van de la mano. Una da paso a la otra y viceversa. No podemos huir de una, sin hacerlo de la otra. Pero se nos olvida que la muerte forma parte de la vida.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Carmen Rosa

Jjaajaja, eres un cielo. Sí, me gustaría leer el libro. Mil gracias. Me pondré en contacto contigo.

Ya sabes que no es necesario hacerse seguidora, No es requisito para entrar, ni comentar. Lo único que se pide, que es respeto, lo superas con creces, pues siempre aportas puntos de vista muy interesantes y valiosos.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mis Letras

Estás viviendo una situación realmente dura, difícl, complicada. Y encima, estás con las manos atadas.

La situación a la que se ha visto sometida tu madre, y por consiguiente el resto, es agotadora, y de momentos extremadamente difíciles.

Para tu madre, el tenerte cerca supone una gran apoyo, una alegría. Estás con ella, le guías, le cuidas, y sabes qué le va a pasar cuando haya de irse. Tú que lo has vivido, sabes qué se siente.

Desde luego, aquí hay un aprendizaje y sabemos que el motivo no es el económico. Quizá esté, en moverse, denunciar, y desde luego, desear una muerte sin dolor, justa, digna, de calidad.

Sabes que estoy y estaré contigo. No lo dudes.

Besotes.

MAJECARMU dijo...

MªEugenia,te diré que disfruto muchísimo en tu espacio,estos temas me llaman poderosamente.Me alegro mucho de que Atlántida te siga,le hará mucho bien,ella tiene una gran sensibilidad y las letras le ayudan a superar su dolor...Tú le aportarás luz y calma.
Mi gratitud por mostrarnos esta experiencia,ciertamente gratificante.
Mi abrazo inmenso y mi ánimo,amiga.
M.Jesús

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Majecarmu

Gracias a ti por tus palabras llenas de cariño y afecto. Estamos para compartir, y si puedo ayudar a alguien, me sentiré encantada poder hacerlo.

Me alegro de haberos conocido a Atlantida y a ti.

Besotes.

Eduardo dijo...

Yo también dudo mucho de la 'casualidad', en todo caso prefiero la 'causalidad'.
Dentro de este infinito ciclo todos tenemos un sendero a seguir, y no vale atajos, como decía mi abuela.
Mil gracias por tu visita y seas siempre bienvenida.
Un abrazo

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Eduardo

Sí, veo que pensamos de la misma manera.

Gracias por tus palabras y te digo lo mismo, se bienvenido y siéntete a gusto en este rincón.

Besotes.

Marek dijo...

Buen día María, muchas gracias por pasar por mi blog y tu comentario.
Debo confesar que tus artículos son interesantes. Sin duda hay algo encima de nosotros pero no creo totalmente en tus consultas de mediumnidad - el hombre es sólo el hombre.
Espero no te haya ofendido, esto no es mi intención.
Deseo una buena noche

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Marek

No, para nada me has ofendido. Todo lo contrario, me gusta la gente sincera. Cada uno tiene su manera de pensar y es respetable. Este lugar está abierto a todo el mundo que quiera participar, desde el respeto, como has hecho tú.

Creo en mi don y en todo lo que puedo hacer con él. Eso no va a cambiar. Me gusta lo que hago.

Se bienvenido a este lugar y siéntete bien en él.

Besotes.

Alma dijo...

Trascender.... La muerte solo existe en nuestra cabeza, pero el Ser es eterno, SOMOS LA ESENCIA DE LA FUENTE EXPANDIDA FORMANDO TODA ELLA EL UNIVERSO CREADOR, nunca me ha pasado nada de esto, pero yo no tengo absolutamente nada de miedo, tal vez ya morí demasiadas veces, y cuando veo a alguien tirte porque un amigo de él ha desencarnado me pregunto por qué nos pegamos tanto a lo que queremos???? si todos vamos a trascender, antes o despues.

BESITOS INMORTALES!!!!

Ŧirєηzє dijo...

bonito dibujo...y bonita historia que nos llena de esperanza...
a todos nos da miedo la muerte...y pensar sikiera en que haya algo más.. nos alivia...

hermoso post...
un abrazo

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Alma

sí, estoy contigo, esta vida sólo es una de las tantas que hemos vivido y viviremos. Pero se nos olvida, y solemos empezar de cero, de ahí los apegos, miedos, etc.

No te olvides que además de divinos, somos humanos y hemos venido a aprender ;). Y este aprendizaje cuesta.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Firenze

Gracias, me alegro que te gusten.

Quizá de la muerte, puede asustar lo desconocido, el dolor, el qué va a pasar después, interrogantes que a veces no parecen tener respuesta o si la tienen no convencen.

Para aprender a superar el miedo, dicen que hay que conocer. Quizá en mi caso, es más fácil porque desde niña he vivido el ver a los seres que habían fallecido como lo más normal del mundo. Este hecho hace que no me planteé que hay más allá porque veo que hay más, que somos eternos.

Siento el rollo que te he dado. Pero cuando hablo de estos temas, me doy miedo.

Besotes.

Morgana dijo...

Consuela de algún modo saber que uno se siente a gusto una vez pasado a la otra vida, a mi no me da miedo morir, lo que me da miedo es dejar a mi familia y mis seres queridos, y de que mi muerte les cause dolor. Pero supongo que eso es algo inevitable y que nos pasa a todos.
Un abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Morgana

Sí, eso son los apegos que tenemos. Aunque no queremos irnos, tendremos que hacerlo. No nos escapamos nadie ;).

Quizá, lo que está en nuestra mano, es poder vivirlo con cierta naturalidad quitando hierro al tema. Además, una vez muertos, también podemos elegir quedarnos a ayudar a nuestros familiares.

Besotes.

campoazul dijo...

Interesante historia, ya he oído alguna como esta, la verdad que espero que sea así, que el dia que nos toque dejar esta vida, sea así con tranquilidad y felicidad..., es tranquilizador.

Besitos.

Muchas gracias por tu visita y por dejarte conocer.

Cami Sunshine.. dijo...

Me gusta lo que escribes! te sigo un beeso! gracias por pasar!

Salva dijo...

Excelente relato, por lo general esta clase de experiencias, nos indican que no hay que tener miedo a la muerte, segun parece el tránsito es algo muy agradable, aunque tengo entendido que una minoria experimentan todo lo contrario.
Un placer aprender contigo Maria Eugenia.
Besos desde este lado.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Campoazul

Esperemos que sea así o mejor. Por pedir que no quede ;). Al menos podemos intentar prepararnos para ello.

Gracias a ti.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Cami Sunshine

Me alegro que te haya gustado.

Gracias a ti.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Salva

Lo mismo digo, aprender contigo siempre es agradable y toda una expriencia estupenda.

El tránsito tiene mucho que ver con cómo somos, por eso es importante prepararnos para el momento. Cuanto más miedo tengamos, más nos costará; pero con toda la ayuda que hay a nuestro alrededor, lo haremos de maravilla.

Y luego está el tema de los apegos. Ahí suele haber más problemas. Pero nada que no pueda resolverse.

Besotes.

Estrella Altair dijo...

Es bonito el relato... extraño y sobre todo.. hay que creer en él..

no sé..

no creo mucho en eso de otras vidas..

tendrías que escribir mucho sobre ello..

para que lo pudiéramos entender..

Un besazo...

P.d. al menos yo que ya sabes de mi ignorancia en este tema que es muy muy interesante..

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Altair

Jajajaja me encantan las causalidades. Acabo de terminar de escribir la siguiente entrada y hablará sobre la reencarnación. Esto es una maravilla.

Indudablemente es una cuestión casi de fe, se cree o no. Cada persona que decida lo que sienta.

Si todos pensáramos igual sería muy aburrido, y no podríamos aprender. Así que, viva las diferentes maneras de pensar, porque además de aprender, permiten que nos conozcamos. :D.

Besotes.

P.D. La entrada sobre la reencarnación será desde mi experiencia, tal vez no te aporte demasiado, pero algo ya es.

izara dijo...

en estos temas suelo ser cauto, pero he leído tu respuesta en el blog "Mi pluma de cristal" y me ha gustado.

Un saludo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Izara

El ser cauto me parece una actitud muy buena. Cada uno ha de ser consecuente con su vida y aprendemos unos de otros.

Me alegro que te haya gustado mi comentario en el blog de María, y que te hayas animado a venir aquí, y entrar en este blog que trata temas diferentes.

Se bienvendido, encantada de conocerte, y siéntete a gusto.

Besotes.

Adrián J. Messina dijo...

Valla experiencia nos compartís, imperdible realmente.

Saludos!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Adrián

Qué bien que te haya gustaado, me alegro mucho.

Besotes.