lunes, 17 de marzo de 2014

La primavera en el corazón

Esta semana entramos en una nueva estación. Llega la primavera, con su estallido de color, de aromas, de brotes, de esperanza, de rejuvenecimiento y trae un mensaje muy especial, el del resurgir. Tenemos la capacidad del ave fénix, la de renacer de nuestras cenizas.

La vida es un camino lleno de baches, autopistas, atajos, puentes, áreas de descanso, caídas en descenso, tirolinas, juegos, dolor, diversión, sufrimiento, alegrías. Todo ello, ayuda a que moldeemos quiénes somos, a que sepamos cómo enfrentarnos a las dificultades o alegrías del día a día. Es un impulso hacia adelante, es una llamada a no estancarnos y a observar y averiguar quiénes somos.

Tras la muerte de un ser querido, todo cambia. En algunos casos, especialmente en los que la muerte, es la de una persona enferma, tenemos más tiempo para asumir e integrar su marcha; en cambio, cuando la muerte es instantánea, desaparece la oportunidad de hacer el duelo en vida, y siendo el duelo un proceso más complicado y difícil.

Al igual que la primevera, regala el frescor, los brotes verdes, el color, también, enseña, que tras el otoño de hojas caídas y mustias, de pérdidas y del invierno de reposo y a veces helador, al final, llega el momento en que florecen los frutos. Podríamos resumirlo diciendo que son ciclos: muerte, tiempo para la calma y para que la semilla tenga la fuerza suficiente para germinar y al llegar a la primavera, muestre sus frutos.

La muerte, tiene el poder de cambiar y transformar, e incluso, transmutar. No nos deja indiferentes, nos obliga a actuar, a posicionarnos ante la nueva situación. Cada uno a su ritmo y manera. Asumir la muerte muchas veces no resulta fácil. Los sueños e ilusiones, todos los proyectos que estaban en marcha, la ausencia del contacto físico, del abrazo, de las miradas, duele. Podemos sentir impotencia, culpa, rabia, ira, angustia, ansiedad y dolor; sufrimos, y todo ello, deja heridas que irán cicatrizando poco a poco. Está en nuestras manos el intregarlo, asumirlo o el no hacerlo.

Son emociones difíciles de integrar. Mientras ocupen todo nuestro corazón, será complicado que dejemos entrada a la vida, a la alegría. La llegada de la primavera, nos recuerda que para poder florecer, hemos dejado atrás, hemos integrado y asumido, que la vida es un ciclo, llena de etapas distintas, a veces duras y complicadas, otras más fáciles y llevaderas. La vida es una montaña rusa llena de curvas, subidas y bajadas.

Antes de que la semilla fructifique, ha pasado por heladas, ventiscas, lluvias, sol, etc, y todo ello, ha hecho que el grano, sea más resistente, más fuerte. Lo mismo nos pasa a nosotros ante las dificultades de la vida, y más ante la muerte de un ser querido.

Habrá personas que decidan quedarse en el dolor, en la rabia, la ira; ya sea porque les cuesta o resulta difícil asumir la pérdida; otras, a pesar de ello, decidirán dar entrada a la luz, a los rayos de sol que harán que poco a poco, la semilla de la vida que está en su corazón, comience a florecer.

Todo es válido. Cada uno elije el proceso que necesita vivir para poder avanzar y crecer, para evolucionar. Y la muerte, es uno de los procesos más duros por el que pasamos y nos ofrece la oportunidad de recapacitar, de sentir, de reflexionar, de tomar una postura ante quiénes somos, hacia dónde vamos, y cómo queremos vivir nuestra vida.

La primavera está tocando la puerta. Permitamos que comiencen a florecer los brotes verdes de esperanza, de luz y amor en nuestros corazones. Vamos a darnos la oportunidad de seguir avanzando en nuestro camino dejando atrás en la medida que podamos, todos los lastres que arrastramos, la amargura, la rabia, la ira, el dolor. Vamos a perdonarnos, a amarnos, a sentirnos llenos y plenos por nosotros mismos y los seres que han fallecidos. Pues, a pesar de que no les sentimos tanto como nos gustaría, velan y cuidan de nosotros, y siguen queriéndonos con toda la fuerza que tiene el amor verdadero.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

38 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

MªEugenia, vamos a dejar atrás lastres, tristezas y desalientos para abrirnos a esa primavera, que nos invita de nuevo a la renovación y a florecer con esperanza e ilusión...Por supuesto, nuestros seres queridos nos animan desde el cielo a seguir adelante y a tener confianza en la vida.
Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tu sencillez, claridad y positividad, amiga.
Feliz semana.
M.Jesús

jordim dijo...

Siempre he asociado el miedo a la muerte con la muerte de los seres queridos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María Jesús

Sigamos la estela de la primavera, y disfrutemos de ella, haciendo nuestro todo lo que significa ella.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Jordim

Tiene que ser muy duro vivir con ese temor, sobre todo, porque no puedes hacer nada para evitar la muerte de ningún ser, ya que antes o después todo pasamos por esa situación.

Besotes.

ion-laos dijo...

La vida es como una noria, una veces arriba, otras abajo, así apreciamos el lado bueno y el menos bueno y contrastamos y aprendemos a discernir.

Vamos a abrir el corazón al amor, y a todo lo bueno, lo mejor siempre está por llegar.

Feliz primavera María Eugenia, muchos besotes.

Maribel dijo...

Me apunto a la primavera como antes al verano, al otoño y al invierno. ¡Qué bien describes el proceso de duelo!

¡Qué duro es! yo creí que no salía pero recibimos tantas ayudas; Mi hija Teresa se autoliberó en verano, el 4 de septiembre de 2012. Tenía un dolor inmenso, y un trauma que los médicos no supieron curar. La violaron con 19 años, se autoliberó con 31.

Vivió con valentía tanto su vida como su muerte. Lucho 11 años por sanar y cuando vio que no era posible escogió el momento de dejar su cuerpo.

Fue duro para mí como madre; ¿tuve ayuda? Muchísima y de todas partes desde los ángeles hasta tu blog, conocidos y desconocidos que me aportaron su energía en el proceso de sanación.

Y me ha tocado vivir en primera persona la comunicación con los otros niveles, los otros planos.

Cuando leía a Redfield en las “nueve revelaciones” decir que en estos momentos la comunicación con nuestros seres queridos que han dejado su cuerpo, que están al otro lado, iba a ser más fácil, lo escuchaba intelectualmente. Ahora lo vivo cada día. Mi hija me acompaña, me ayuda, me sigue enseñando el amor incondicional. Pero también es verdad que todo, todo no le entiendo y por eso acudo a veces a ti, y la comunicación es mucho más clara.

Gracias Mª Eugenia por tu blog en el que encuentro tanta luz y tanto consuelo; así como técnicas para mejorar mi comunicación con mi hija y con otros seres queridos que están al otro lado.

Y siento ahora a Teresa que me dice: “Ya llega la primavera amatxu, vívela a tope”.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

Tienes razón. La vida es una noria en constante movimiento. Lo ideal sería poder seguir su ritmo sin llegar a marearnos ;).

Feliz primavera también para ti, y por supuesto todo lo bueno :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Maribel

Tu comentario si que es valiente. Tiene que ser muy difícil vivir una experiencia tan dura como la tuya y la de tu hija.

Transmites positividad, fuerza, coraje y esperanza, tras una vivencia en la que el dolor tiende a consumir. Enhorabuena por todo ello.

Me apunto a las palabras de Teresa.

Mil gracias por compartirlo :D.

Besotes.

http://azulgenia.blogspot.mx/ dijo...

Deseo abrirme con la primavera a la renovación a la fe y la esperanza, en nuevo ciclo de este cuerpo y mente que hoy lo siento tan extraño y diferente.

Gracias por traernos estos hermosos textos.

Un enorme abrazo con mucho cariño queda aquí para ti de una Mexicana que esta agradecida contigo.

Anónimo dijo...

LA RUEDA SIGUE GIRANDO.Yo puedo ASEGURAR que esta señora no tiene ningun don y si tiene alguno es el don de hacer mucho daño a la gente desesperada. Lo digo porque somos un grupo de personas realizando un estudio para finalizar una tesis doctoral acerca de los poderes de los mediums y el viernes acudio una compañera de la Facultad a la que esta señora le intentó engañar vilmente, le dijo comunicarse con seres no fallecidos, es muy facil tantear con preguntas dar una bonita y generica respuesta valida para todo tipo de perdidas y personas pero decir que esta hablando con gente que ni siquiera ha fallecido, que horror!! ¿ hay algo mas ruin?Laura

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La primavera nos seduce a cada minuto con sus vibraciones magistrales al silbido de las aves.



Gracias.
Un abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Eugenia

Yo diría que ya lo estás haciendo, que estás en ese camino. Me alegro muchísimo, porque se lo que significa para ti. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Laura

Muchas gracias por tu comentario.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola a los dos

De las aves, del susurro de las flores al abrirse, del agua que corre saltarina por los ríos,.... Es una estación mágica.

Besotes.

Salva dijo...

Abramos nuestro corazón al Amor y la primavera hará que el corazón florezca.
Gracias María Eugenia, tu entrada como siempre muy alentadora.
Besos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Salva

Me uno a tu propuesta. Es muy bonita y me encanta.

Muchas gracias por tus palabras.

Besotes.

Anónimo dijo...

Mi nombre es Asrael, ya me conoces. Sigo pensando que alguien que tiene el verdadero Donde poder comunicarse con espiritus no debiera cobrar ni un duro. A raiz de un comentario que he leido en este blog de una persona que dice haber sido engañada por haber contactado tu imaginariamente con seres no fallecidos. Serias capaz de demostrarnos tu don?? Te reto a hacer una quedada e intentar comunicar sin preguntar ni sonsacar informacion. Te animas, sin cobrar???

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Asrael

Muchas gracias por tu comentario.

Besotes.

Anónimo dijo...

Mi nombre es Marina León, yo también he tenido consulta contigo por teléfono y desde luego no te comunicaste con mi hermana eso seguro, llegara la primavera pero tu corazón sigue helado y marchito, ya veo que hay más gente como yo, hasta por Facebook me ha llegado un comentario, al final habrá justicia. No me des las gracias por mi comentario y los besotes mejor se los das a tus amigos imaginarios

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Marina

Muchas gracias por tu comentario.

Besotes.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Querida amiga, eso intento cada día poder renacer en la primavera,gracias María Eugenia por tu generosidad, un fuerte abrazo .J.R.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, José Ramón

Ya sea en primavera, verano, otoño e invierno. Todos los días son estupendos para poder renacer. En ello estamos todos ;).

Besotes.

Verónica Montilla dijo...

Hola Maria Eugenia, espero se encuentre muy bien... Mi pregunta es la siguiente: He leído sobre q las personas q han fallecido de la forma q sea es por q les ha llegado su hora independientemente de que sea por enfermedad, accidente o que alguien le haya puesto fin a tu vida.... Sin embargo mi Papa y mi hermano piensan que las personas que no mueren naturalmente, las que matan quedan como tu dices perdidos hasta que les llegue su hora natural d morir... Por favor podrías aclararme esto? Gracias. Verónica-Venezuela

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Verónica

Estaba pensando en escribir una entrada sobre la cuestión que planteas. A ver si es la próxima.

Yo no digo que nadie quede perdido, ni aunque mueran de manera trágica. Cada persona muere en el momento indicado, ni antes, ni después, justo en el que es su hora.

Besotes.

Mercè Castro Puig dijo...

Hola preciosa,

¡Que florezca muchísimo amor en nuestros corazones esta primavera!

Un abrazo grande, grande

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, preciosa

Me apunto a ello. Nunca está de sobra y siempre viene de maravilla :D.

Besotes enormes.

Adriana Alba dijo...

Renovación, florecimiento y colorido!
Feliz Primavera desde mi Otoño por éstos lares querida M. Eugenia.
Besos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Adriana

Es cierto. Vosotros habéis entrado en el otoño, comenzando a prepararos para la introspección y el mirar adentro, para luego resurgir.

Feliz otoño.

Besotes.

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA EUGENIA
En verdad podemos aprender mucho de la naturaleza, es una gran maestra, renaciendo siempre, desarrollándose e irradiando lo mejor de ella.
Resueno contigo en dejar que florezcan los brotes de esperanza y amor y seguir adelante sabiendo que nuestros seres queridos que ya no están en este mundo, siempre nos protegen y velan por nosotros.
Me encantó este post. Un fuerte abrazo y un beso

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Carmen Rosa

Qué alegría volver a leerte.

Me alegro que te haya gustado el post. Es cierto lo que comentas, podemos aprender mucho de la naturaleza. Sólo tenemos que estar atentos y saber ver. ;).

Besotes.

AMBAR dijo...

Así es María Eugenia.
No es fácil de asumir, nunca diría yo, pero si es por enfermedad te da un tiempo como para preparate, aunque nunca está uno preparado por completo, pero si es repentina, se van sin tiempo de decir adios, he perdido dos de ese modo, mi padre y mi hermano, me costó mucho darme cuenta de que no los volvería a ver y más en la temprana edad que eso me llegó.
Tus letras nos aclaran muchos puntos y nos ayudan a comprender muchas cosas, gracias.
Un abrazo.
Ambar

Carmen Rosa dijo...

Para mi también es una alegría venir nuevamente después de un buen tiempo que he estado ausente de los blogs y aprender contigo tantas cosas María Eugenia.
Un besito

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ambar

Nunca es fácil de asumir, tienes toda la razón. Y les echaremos de menos siempre.

Una muerte repentina, arrebata sin estar preparados y cuesta más asumir la pérdida. Y con una enfermedad, tiende a ser "más fácil".

Besotes.



Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Carmen Rosa

Y yo contigo, y mucho. Te lo aseguro. :D.

Besotes.

Irlan Alejandro Serna Gil dijo...

Me gusta el sentido de despertar que traduces para nosotros..

Gracias mil

Irlán Alejandro

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Irlán Alejandro

Muchas gracias a ti.

Besotes.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La Primavera es siempre la Luz del Nuevo día en Resurrección.
Que Nuestro Espíritu, Alma y Cuerpo estén en Armonía.


Un abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola a los dos

Si, es una época de renovación, de reactivación y sin duda, de resurrección.

Besotes.