martes, 11 de octubre de 2011

Lo aprendido tras una muerte especial y cercana

Mi amiga Pilar falleció hace casi tres meses. Era además de mi maestra de Reiki, una gran amiga. Algunos de vosotros ya sabéis de quién hablo, pues escribí en mi otro blog, Mandalas Espacio Abierto, un par de entradas sobre ella y la muerte.

Antes de que ella enfermara solíamos hablar de la vida, la muerte, de cómo queríamos vivirlas y cómo enfrentarnos a ellas de la manera más positiva posible. La verdad, hablábamos de todo y aprendí mucho a su lado, tanto estando en vida y como en su muerte.

Prometí escribir una entrada en la que iba a contar lo que había supuesto para mi su muerte. Y aquí estoy. En tres meses no ha cambiado mi manera de pensar, ni de sentir sobre lo que ha representado su muerte; pero es cierto que tiempo transcurrido, da cierta perspectiva.

Cuando murió Pilar, sentí que no había hecho todo lo que podía por ella. Mi cabeza me decía que siempre se puede hacer más, una nueva visita, una sonrisa más, un momento más largo junto a ella... Pero se que hice todo lo que estaba en mis manos. Tuve la oportunidad de despedirme de ella varias veces, cerrando todos los círculos, enseñándome el camino del desapego.

Estando ya ingresada, estaba muy malita, tuvimos la ocasión de hablar varias veces sobre su estado. Me miraba y me preguntaba: qué opinas, cómo estoy, qué crees que va a pasar. Resultaba duro, pero le contaba la verdad y al final, le sonreía y le decía, ya sabes, la esperanza es lo último que se pierde.

Esta muerte, me ha enseñado a que no hay que tener miedo de hablar de lo que está sucediendo, de lo que le está pasando al enfermo, que sigue vivo, tiene sentimientos a pesar de estar agonizando. Y si están en condiciones, ellos eligen cómo quieren vivir esos momentos que les queda. Ellos y no nosotros, son los protagonistas de su vida y de su muerte

Es duro decir a un amigo, a un ser querido, que no le queda mucho tiempo, que se está terminando su vida, pero a la vez estás respondiendo a sus preguntas, quiere saber la verdad y no tenemos derecho a mentirles. Estas respuestas pueden darles tiempo a poner en orden su vida e iniciar así el tránsito o paso la muerte.

Pilar siempre estuvo rodeada de buena gente, su familia vivía fuera y no podían venir todo lo que querían y las amistades estuvimos junto a ella más tiempo. De entre todas las amistades, que se siempre le atendieron con mucho cariño y afecto, recuerdo a una en especial, que pese a los malos días que tuvo Pilar al final, ella nunca perdía la sonrisa, le miraba con ternura y con dulzura. Gracias a ellas dos, aprendí a que el amor cuando es sincero, no pide explicaciones y es entrega, no pide nada a cambio. Gracias Inma por enseñarme tanto y al resto por estar ahí y ser como son, estupendas.

Aprendí a que el respeto a los demás y a una misma, es sagrado, y que la tolerancia y el amor van unidos de la mano

Aprendí a que cuando la muerte es cercana, o la situación es grave, sale a relucir nuestra personalidad, con todo lo bueno y lo malo. A veces resulta incómodo decirle no a quién se está muriendo, pero se nos olvida que sigue vivo, que siente, que sufre, que ama, que piensa, que tiene miedo, etc.

Aprendí que no quiero sufrir sin necesidad, ni sentir dolor. Ni quiero ser una carga para nadie.

Aprendí que se echa mucho de menos cuando quieres y no puedes hablar con la persona que se marchado, coges el teléfono y ves su número, al que por mucho que marques no va a coger nadie. Duele la ausencia, la marcha y se nota su vacío.

Aprendí a seguir conviviendo con Pilar. Mientras camino por la calle o en cualquier momento del día, le hablo a Pilar como si estuviera a mi lado, le digo mira esas flores tan bonitas, están preciosas o estoy pasando por tu parque favorito; o le comento lo que he hecho y cómo me siento, etc. Estaba y está presente a mi vida. Le hago partícipe de mis cosas, tal y como hacía cuando estaba viva.

Quizá en mi caso, porque fui amiga, y acompañante durante su proceso de muerte, pude vivir el duelo estando ella viva y me permitió adaptarme mejor a la situación. Lo viví de dos maneras distintas que al final convergen en una, entender que la vida y la muerte sólo son una etapa más dentro de una vida eterna. Cuando murió, sentí un cúmulo de sensaciones pero sabía que ella estaba en un lugar mejor, que había hecho un tránsito o muerte buena y estaba en la luz. Reconozco que eso ayuda mucho.

Con esta muerte he aprendido que la vida es maravillosa. Durante los años que estamos aquí, tenemos la posibilidad de aprender, de crecer y avanzar como seres que somos, y está en nuestras manos, el saber despedirnos de ella, con dignidad, con amor y agradecimiento.

En resumen, la muerte de Pilar ha sido un aprendizaje intensivo y sobre todo, una manera de conocerme mejor a mi misma, me ha ayudado a ordenar mis prioridades, y de reafirmarme en algunos de mis pensamientos y sentimientos. Es decir, cómo quiero vivir y morir. Entiendo que no puedo elegir el modo concreto de morir, pero puedo prepararme para cuando llegue ese momento

Mañana es el santo de Pilar y qué mejor momento para escribir esta entrada.


La imagen de la foto es de un mandala personalizado que hice para Pilar y se lo regalé por un cumpleaños..

35 comentarios:

Balovega dijo...

Buenas noches

Siempre seremos amigos para contar alegrías y tristezas, una a una y así tendremos como testigos
al sol, al viento, a la noche, o a la luna.

Un abrazo de feliz día de la Hispanidad

MAJECARMU dijo...

Felicidades para tu amiga Pilar y para ti por tu grandeza interior.
Mi gratitud y mi abrazo siempre.
M.Jesús

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Balovega

Es muy bonito lo que has escrito. Gracias por tus palabras.

Feliz día de fiesta también para ti.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Majecarmu

Gracias a ti. Ella era persona muy especial y los que fuimos sus amigos aprendimos mucho junto a ella.

Besotes.

ion-laos dijo...

Bonito homenaje le haces con esta entrada. Eres muy afortunada con tu don y esto es lo que te hace especial y vivir la vida y sentir la muerte de una manera diferente. Gracias por compartirlo con nosotros, y qué te voy a decir que tú no sepas ya. Que Pilar está contigo, no hay duda ninguna.

Feliz día de la Hispanidad, besotes!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Ion

Gracias, guapa. Te lo agradezco mucho. Hoy nos hemos reunido una cuantas amigas y le hemos recordado. Ha sido muy bonito.

Espero que también hayas podido disfrutar mucho de este día.

Besotes.

Diazul dijo...

Que bonita forma de recordar a Pilar, recordando sobre su vida y su muerte..sabes estoy de acuerdo don Ion..esto que tu sabes hacer te hace ver la vida y la muerte de una manera diferente..creeme que no todos podemos hablarlo con tanta naturalidad como lo haces tu, yo en lo personal creo que nùnca se esta completamente preparado para ese momento de la muerte..tal vez me falta aprender mucho sobre este tema..y bueno, la verdad es que somos muchos los que sacamos la vuelta a este tema, pero yo como te he dicho antes, es un tema que me gusta a pesar del temor que pueda sentir.

Besos.

Gabriela Maiorano dijo...

Hola maría Eugenia!! Cuanto amor tienen tus palabras, es conmovedor. Sin haber vivido esos momentos difíciles me has enseñado mucho con tus palabras. Yo también hablo con mi padre que amo y ya no está aquí y me hace bien. Gracias por compartir tus tus palabras amiga.
Un beso enorme

susana dijo...

Gracias por compartir ese punto de vista tan importante. Un beso.

Morgana dijo...

Bonita entrada, muy emotiva. Lo único bueno de que una persona enferme y muera, es que te da la oportunidad de cerrar círculos y despedirte. Es duro, pero es la mejor forma de llevar su ausencia.
Un abrazo

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Diazul

Reconozco que no es un tema fácil de hablar pero por mucho que lo evitemos, al final la muerte nos llegará a todos.

El que podamos prepararnos para ella, quizá supone poder perder algo de miedo o vivir plenamente a el día a día disfrutando de él.

Supongo que si es posible que la vea de manera diferente pero también tengo mis crisis, jaajajajaa.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Gabriela

Faltaría más, Gaby. Estamos para compartir y si mis palabras te han ayudado, me alegro muchísimo.

Desde luego, le hablo no sólo a Pilar sino a todos los que se han marchado y con los tenía relación, y a los que siento que están conmigo aunque no les conozca. Me sale natural.

Me alegro que le hables a tu padre. Se alegrará de sentirte cerca.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Susana

Gracias a ti por leerlo. Me alegro que te haya gustado.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Morgana

Además de lo que comentas, es estupendo cerrar círculos e irse sin que quede nade pendiente, también es un aprendizaje para el que se va y el que se queda.

Ninguna muerte es igual a la otra, como tampoco dos vidas son iguales. Estoy acostumbrada por mi don y mi trabajo a la muerte o a lo que queda después de ella y siempre aprendes algo nuevo.

La ausencia se lleva o la llevo bien porque les noto a mi lado. Quizá la ausencia puede ser más física pero no emocional. Además se que están bien y eso ayuda mucho.

Besotes.

Amelia dijo...

Vaya entrada más instructiva MªEugenia, me ha encantado, ayer no pude parar de leer cada una de las entradas que tenías y solo comenté la última, aunque hice un resumen de lo que me parecía tu blog, una maravilla.
Centrándome en esta entrada, decirte que espero conseguir yo algún día tu templanza y la forma de ver la muerte porque sinceramente te envidio. Has conseguido algo muy importante y dificil de alcanzar, un equilibrio frente la muerte. Sé que lo consideras una etapa más, un pasar a otro estado, pero para las personas que no poseen tanta información como tú la tienes, es un momento de un desgarro total.

Un besazo y seguiré leyendo, me hace mucho bien leerte ,quiero que lo sepas. Cuidate, buen fin de semana. Amelia.

atlantida dijo...

Hola una amiga muy linda me invito a visitarte, pensando ella que pudiese encontrar una respuesta a mi dolor por la ausencia de mi hija... ella falleció recién hace 3 años.
venia para ver otro post que me sugirio MAJECARMU, PERO ME ENCONTRE DE ENTRADA CON TU SENTIDO TEXTO.
permiteme decirte que exactamente todo lo que te ha sucedido lo he pasaod yo tambien, suelo charlar con mi hija cuano voy caminando cuando visito lugares a los que soliamos visitar juntas, le platico las novedades,le hago preguntas pidiendo su opinión como lo hacia antes etc... siento que nadie esta preparado para la ausencia de un hijo y en nuestro caso los médicos no nos prepararon en ningún momento nos comentaron que venia un desenlace tan triste, pensamos que su hospitalización iba ser como otras que había tenido en algunas recaídas, mi hija lucho con garra con fuerza con valor y nosotros tomando su mano estuvimos a su lado hasta el ultimo momento que no esperábamos, no logro asimilarlo no lo digerimos mi esposo,mi hija lily la mayor y yo.
no se como puedo seguir viviendo, no se como he podido reintegrarme poco a poco a la vida cotidiana,pues me siento hueca veo mi rostro en el espejo y siento que lo cubro por una mascara dibujando una sonrisa,porque tras la mascara hay una mueca de intenso dolor y tristeza, pero tengo que sonreir y charlar hacer ejercicio porque enferme de diabetes después de la perdida de mi hija, tengo que luchar como lo hizo ella fue la enseñanza de vida que me dejo, tengo que hacerlo por mi esposo y mi hija Lily,porque no merecen pasar por otro duelo si yo puedo evitarles esa pena hasta que dios me llame.
¿como poder superar este dolor?
es muy cierto que lo que no nos mata nos hace fuertes... yo me he refugiado en la escritura, desde antes escribia ya, quien me iba a decir que sería mi compañía en la soledad en que refugia por dos años, tengo 1 año que empece a salir y hacer actividades,lo único que no pude ni deseo hacer es volver a trabajar.
Agradezco tu texto que ha sido para mi de muchisima ayuda, ya que yo me decía que estaba perdiendo la razon al charlar con mi hija
que dios te bendiga te dejo un cálido abrazo.
p.d yo también me llamo Eugenia

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Amelia

Bueno, quizá en mi caso parto con ventaja porque desde que era niña he visto a seres a mi lado.

Por mi trabajo y mi don, veo, siento y doy mensajes de los seres que han fallecido a sus familiares y aprendo mucho con ellos. He intendo compartir la información que recibo.

Me alegro que te guste el blog. Agradazco mucho tus palabras.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Atlantida

Nadie está preparado para la muerte de un hijo. No soy madre, pero he atendido en consulta a varias personas que como tú habían perdido a algún hijo.

El vacío, la ausencia no desaparece pero se atenúa, se suaviza con el tiempo.

Las fuerzas las sacas de tu hija que está ahí contigo. No quiere veros mal, ella fue una luchadora nata, que como dices, os dejó una enseñanza preciosa.

Me parece fantástico que hables con ella, y no me parece que te estés volviendo loca, más bien al contrario. Cada uno intenta llevar el duelo de la mejor manera posible.

El retomar tu vida es bueno. El que tu hija ya no esté, no significa que debes dejar de vivir. Ella no lo quiere y debes seguir adelante, poco a poco.

Muchísimas gracias por compartir tu historia, es muy dura y llena de amor y ternura.

Tenemos un nombre muy bonito, jaajajaa.

Recuerda que no estás sola, y cuando tengas algún bajón o te apetezca, pídele ayuda a tu hija. :D.

Te mando un abrazo cálido y fuerte.

Besotes.

MAR SOLANA dijo...

Uf, qué decirte, amiga... estoy sin palabras... Eres tan clara, directa, franca y afectiva que te cuelas en todos los intersticios del sentimiento :) Me he emocionado (hasta las lágrimas) leyendo esta entrada, Mª Eugenia; por varias razones. La fundamental porque ya conocía la muerte de Pilar, sucedió muy cercana a la de una mascota muy, muy amada para mí y recuerdo que entré de puntillas en "Mandalas" y te dejé mi pésame... Sentí tu dolor como si fuera el mío, tus letras me decían que estabas en un momento crítico hasta que resolvieras ciertas dudas y temores...

La otra razón es tu empatía y como conecto contigo cuando te leo... ¡es como si dieras vida a mis propios sentimientos!

Hay momentos de mucho dolor, dudas y culpa cuando alguien amado ha cruzado el umbral; sin embargo, llevarlos ya siempre con nosotros, sin aferrarnos, permitiendo que sigan su viaje, es el mayor consuelo que podamos encontrar...

Un beso enOOOrme ;)

PSD: El mandala es precioso, me habla de Pilar...

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mar

Recuerdo aquellos días, preciosa. Fueron duros para ambas, pero el paso del tiempo ayuda a ver las cosas con otra perspectiva, más objetiva y distante.

Nuestros seres, incluyo por supuesto a las mascotas, permanecen junto a nosotros. Su amor no se desvence y cuando más necesitamos de ellos, aumenta su fuerza. Nos rodean amorosamente. Confíemos en ellos, en su energía de amor, de cariño, de afecto y sintámonos afortunadas por saber que nos rodean.

Me has dejado sin palabras y eso no es tan fácil ;). Muchísimas gracias por todo lo que has dicho sobre mi, no soy consciente de todo lo que comentas pero lo acepto agradecida.

Besotes.

Salva dijo...

Hola Maria Eugenia, me ha encantado tu entrada.
Muy emotivo el homenaje que dedicas a tu amiga. Creo que donde se encuentre ella, estará muy orgullosa de tener una amiga como tú.
Que Dios te bendiga por tratar de aliviar el sufrimiento de las personas que han perdido algún ser querido.
Un foerte abrazo.

MAR SOLANA dijo...

Querida Mª Eugenia:

Te digo lo que siento en lo más profundo de mi corazón...

Recuerdo el día que por "causalidad" me encontré con tu blog: "Mandalas, espacio abierto", como los Mandalas fueron sanadores en una parte de mi vida que caminaba yo "ahogada" (es literal, tuve asma...), enseguida te enlacé, me dio muy buena onda y no quise perderte el rastro...

Cada vez que iba a visitarte, después de leer tus entradas, siempre me quedaba un buen regusto en las comisuras del corazón; entendí que eras otra sanadora de palabra, obra y corazón; y en internet, ahora mismo, Mª Eugenia, la palabra es pura sanación y tiene mucho poder para muchas personas...

Supongo que conocerás la diferencia entre CURAR Y SANAR. Curar está más ligado al cuerpo, las aspirinas, las vendas y las tiritas :) Sanar se relaciona sobre todo con nuestra alma, el amor y las sonrisas. Nos curamos una úlcera con antiácidos y dieta sana, pero... ¿cómo la sanamos de verdad para que no haya recidivas? Con un viaje a nuestro interior más profundo, revisando aquellas cosas que tanto nos perturbaron; si llevamos a la consciencia aquello que "no digerimos" y le quitamos el yugo de la rigidez, nos toleramos, nos perdonamos... quizás sea el primer paso para SANAR...

Pero yo creo que esto tú ya lo sabías, ¿verdad?, ¿y para qué te meto yo este rollo :)? Para decirte que tus palabras y todo lo que contienen están precisamente EN EL CAMINO DE LA SANACIÓN, ayudas a muchas personas a transitarlo; te lo digo con toda la empatía y sinceridad del mundo, y te lo diría también si te tuviera delante, bueno, eso y además te daría un super abrazo de mamá osa :=)

No se si seré alguien especial, alguna vez me lo han dicho; lo que sí se es que algunas personas somos especiales porque conectamos de una forma muy especial...

Por cierto, me alegro mucho de ver a Mª Jesús (MAJECARMU) por aquí, es una gran poeta (también SANADORA) y mejor amiga... Y como es de las sanadoras también ha llegado hasta aquí :)

Un fuerte y cálido abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Salva

Gracias por tus amables y cariñosas palabras.

Creo que todas las personas que le conocimos, le seguimos recordando con mucho cariño, porque aprendimos mucho junto a ella. Ya en vida, le comenté que hablaría de ella y me dió su permiso. Así que, tras su muerte, qué mínimo agradecer lo que ha supuesto para mi todo ello.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mar

Se que hablas de todo corazón, se nota y llega, no lo dudes.

Por supuesto que eres especial, tienes una sensibilidad muy grande, eres delicada, tierna, dulce, fuerte, luchadora, no te rindes con facilidad, aunque a veces te sientas frágil. ¿Y quién no tiene bajones?

La fuerza se mide a través de la capacidad de poderse levantar tras cada caída. Nunca te he visto dejar de sonreír, pues también sanas con tus palabras y son un bálsamo para el alma. Transmites paz, calma, serenidad, alegría. Y eso, sólo lo pueden transmitir quiénes lo tienen a pesar de los vaivenes de la vida.

Es una suerte para mi y soy muy afortunada por encontrar personas como tú en mi vida, que hacen que aprenda a conocerme mejor y más, que me ayudan a reflexionar y a pensar, y a compartir.

Gracias por estar ahí, por ser cómo eres y por todo. También te hablo desde y con el corazón.

Tenemos uno o varios abrazos pendientes ;).

Besotes, preciosa.

Mª Carmen dijo...

Me ha gustado tu entrada, fruto de una gran amistad y sincera, cosa que escasea cada vez más.Abrazos.

oscar dijo...

Duro muy duro. Animo

Julio dijo...

¡Hola! La verdad es que es muy bonito lo que cuentas y muy intenso. A mí me hubiera costado escribir todo eso y supongo que a ti también. Un abrazo grande, eres una gran amiga. ;)

Canoso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Canoso dijo...

Aunque suene chocante lo que mas nos acerca a la vida es, en ocasiones, la cercanía de la muerte.. somos así.

Besos

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mª Carmen

Gracias por tus palabras. La amistad al igual que el resto de las cosas, hay que trabajarla, no creo que escasee, quizá nos comprometemos menos con los demás. No lo sé.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Oscar

Gracias por tus ánimos. Todo cambio, y tránsito es duro, pero lo llevo bien, al menos de momento :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Julio

La verdad, no me ha costado escribirlo, Me senté y las palabras salieron solas. Quizá el hablar con el corazón ayuda a que las palabras salgan con rapidez. Algunas veces me suele pasar y otras en cambio, tengo el síndrome de la página en blanco.

Estoy segura que a ti te hubiera pasado lo mismo. y de hecho te pasará que al escribir con sinceridad y desde el corazón todo parece más fácil.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Canoso

Para mi están muy ligadas la vida y la muerte, pues cada una de ellas da sentido a la otra.

Depende de nosotros vivir la vida plenamente, para después esperar la muerte sabiendo que hemos disfrutado al máximo de nuestra vitalidad.

Besotes.

Balovega dijo...

Buenas noches...

Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños.

Un saludote de bella semana

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Balovega

Totalmente de acuerdo contigo, sonreír siempre a la vida, es sano además de divertido.

Feliz semana también para ti.

Besotes.