jueves, 27 de octubre de 2011

Días especiales, Todos los Santos

Siempre me han gustado los crisantemos, desde niña. Estos días las floristerías están llenas de estas bellas flores, y en las pastelerías hay buñuelos y huesitos de santo de mazapán. Sí, estamos en vísperas de Todos los Santos.

Son unas fechas especiales para aquellos que han perdido a seres queridos. Son días de visitar los cementerios, de cuidar y limpiar la lápida de nuestros familiares, de poner flores nuevas en la tumbas de nuestros muertos.

Los seres que han fallecido, no están en los cementerios, ni permanecen en el lugar en que se esparcieron sus cenizas. Acuden allí, cada vez que nos acercamos a visitarles. Se reúnen ese día con nosotros casi como si se tratara de una cita.

En el otro plano, en la dimensión en la que están, pueden ir y venir en un instante de un lugar a otro. Tienen su trabajo, su ocupación; ya sea el descansar, limpiar partes de su vida recién vivida, ayudar a seres queridos y familia, ocuparse de solucionar aquello que consideran inconcluso, etc. Así que no permanecen quietos en un sólo sitio. Se mueven, actúan.

Alberto falleció lejos de casa. Había ido a hacer un master al extranjero; allí sufrió un infarto y murió. Le encantaba el mar. Su familia decidió depositar sus cenizas en una zona de la costa en la que se viera el mar.

Desde hace unos dos años o algo más, cada vez que su familia viene a verme, Alberto les pide que por favor, no vayan a verle aquel lugar porque les ve sufrir, lo pasa mal al ver su tristeza, su pena. Quiere vivir su alegría, ver sus sonrisas, y poder participar de esta animación. Les propone que cada vez que se junten para comer o cenar, saquen el acordeón y disfruten. Desea que le recuerden cantando junto a ellos, feliz, siendo uno más en la mesa.

Su familia dice que necesitan ir al lugar donde dejaron sus cenizas, porque les gustan pensar que está allí, contemplando el mar y esperando su visita. Consideran que hacen algo especial, yendo a verle. Alberto, intenta explicarles una vez más, que siempre está con ellos. En su corazón, a su alrededor, durante el día a día. Mientras sonríe dulcemente, comenta que no hay manera, no lo entienden; otro año habrá que estar allí.

Hace tres meses murió Pilar, una gran amiga mía. Solíamos hablar mucho de la vida y la muerte con mucha libertad y abiertamente. Un día, en el que hablábamos sobre cómo organizar el funeral o dónde depositar sus cenizas; le comenté que cuando se fuera, me sentaría junto al árbol que le gustaba y pensaría en ella. Me miró con sus ojos azules, y con una sonrisa, - me dijo -, sabes mejor que nadie que no estaré allí, ¿para qué irás? Le devolví la sonrisa y le dije que tenía razón.

Si vamos a la playa, allí van; si vamos de excursión allí están; si vamos al cine, nos acompañan; y si vamos al cementerio, se unirán a la visita, porque siempre están a nuestro lado, junto a nosotros. Podemos celebrar su ausencia o presencia, a diario o el día que queramos, pero no necesariamente yendo al cementerio.


La foto de la imagen es mía y la saqué a una peonía de color rosa que me acompañó durante varios días, alegrándome la vista y el olfato. 

53 comentarios:

MAJECARMU dijo...

MªEugenia,celebraremos el día de los Santos,iremos a poner flores sobre las tumbas y los recordaremos...
Te diré que al leer tu post,he sentido como un mensaje especial de mi madre,han pasado dos años y ahora comienzo a sentirla más cerca.
Mi gratitud y mi abrazo inmenso,por toda la esperanza gratificante que nos dejas.
M.Jesús

luzysolyluna dijo...

Hola muy bueno lo que has escrito.

Espero ayude a muchos a entender.

Yo no voy al cementerio ni a donde tire sus cenizas,,,,,, le pongo alguna flor en mi casa,,, y hablo con el........

Su santo su cumple, su aniversario de muerte, y este dia.... siempre le pongo algo.

Pero le pongo una flor, o le hablo cualquier dia a cuaquier hora y cuando me apetece...........

Es bueno recordarlos, con amor,,,,,,,,,,, y agradecimiento por lo que nos aportaron.. Y recordarlos siempre........

Bicos un abrazo.......

la reina del mambo dijo...

Gracias por esta entrada... Mis padres están enterrados lejos y siempre he pensado que estarían donde yo estuviera. En estas fechas pongo velas, en sus aniversarios o sin ser fechas especiales.
Un beso

AUTOCONOCIMIENTO dijo...

Comparto plenamente tu opinión, siento lo mismo, cada ser que queremos y se va del plano físico, su esencia se queda con nosotros, por eso yo no soy de celebrar un día exclusivamente, aunque reconozco que ese día es una energía especial, supongo que tantas mente concentradas en un único propósito hace que eso se sienta, pero yo celebro las ausencias todos los días porque siento que están conmigo protegiendome y acompañandome.
Un abrazo.

Amelia dijo...

Mª Eugenia agradecerte una vez más estas entradas tuyas que son tan interesantes y a la par hablas con tanta naturalidad y es sensato todo lo que dices.

Me gusta leerte, me da mucha paz y serenidad y lo entiendo sin tanto dramatismo como entendía la muerte antes. Te lo agradezco, de corazón.

Me hace mucho bien leerte y comprender otra forma, otro prisma, de ver la partida de un ser querido. Un besazo. Amelia.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Majecarmu

Me alegro que sientas a tu madre. A veces, el paso del tiempo mitiga el dolor y nuestras percepciones se abren como antenas, pudiendo sentirles con más intensidad.

Gracias a ti, por estar ahí y ser tan agradecida.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Luzy

Sí, estoy contigo. De hecho, es lo que hago. Voy por la calle y les hablo. Veo algo que se que le gustaba a alguno, y le digo, mira tal cosa.

Se siente su cariño, su energía. Si tuviéramos unas gafas especiales y pudiéramos verles, nos asombraría comprobar que están ahí mismo, pegaditos.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Reina

No lo dudes, están ahí contigo. Algunas veces se hacen notar más que otras. Donde hay amor, ahí están. El cuerpo físico no deja de ser una carcasa, es el espíritu el que vive, es eterno y viaje a donde sea necesario o quiera.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Autoconocimiento

Sí, también lo hago yo. Es más vivía sola, llegaba a casa y solía decir hola a todos los que estaban allí. Sabía que vivía sola pero no lo estaba. Su energía se palpaba y era muy clara.

Ese día, si habrá una energía especial pero no mejor que la que podamos sentir un día que queramos encender una vela o hablar con ellos.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Amelia

Muchas gracias por tus palabras. Intento explicar las cosas tal y como las vivo, las veo y las siento.

Hace mucho tiempo, me prometí que hablaría de este tema sin atrezzos, sin envolverlo en papel y aparentar lo que no es. Porque si lo hacemos más misterioso, tendremos más miedo.

A mayor luz, más claridad. Esa era un poco mi idea. Me alegra ver que voy por el buen camino.

Besotes.

atlantida dijo...

Hola Ma. eugenia, cuanto bien me hacen tus palabras, vengo y encuentro un mensaje directo a mi triste corazón de madre, en esta ocasión confirmo que mi hija sigue junto a nosotros sabes... desde hace tres años cada domingo acudimos a visitar la tumba en donde descansa su cuerpo y siempre he sentido que es una cita que ella nos espera para que le contemos las novedades de la semana, aunque siempre tengo la certeza de ya lo sabes porque todos los días charlo con ella en casa, pero es una cita a la que no faltamos.
Ma. eugenia gracias por dejar tus mensajes que alivian almas triste y perdidas en la desolación de la ausencia de un ser amado.
que dios te siga iluminando y bendiciendo.
un besito y mi abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Atlántida

No lo dudes, ella está con vosotros. Estoy segura que se alegrará cuando el hablas y le comentas cómo va transcurriendo el día.

Siento que preguntarte esto, ¿a quién beneficia más el ir al cementerio a vosotros o a ella?. Si a vosotros os hace bien, continuad yendo. :D.

Espero no haberte moelstado, no era mi intención.

Besotes.

atlantida dijo...

Ma. eugenia, por supuesto que no me molesta tu pregunta, siento que nos beneficia a nosotros porque es una manera de sentirla cerca a nosotros, quizá se deba a que todavía no pasamos esa etapa de asimilar su partida.
un besito con mi agradecimiento.

Diazul dijo...

Debe ser lindo y reconfortante sentir la presencia de ellos aún cuando ya se han ido... Cuando se pone un altar de muerto se dice que ellos estan ahí, íncluso ponen comida o bebida que a ellos gustaba, según porque ellos vienen y se dan gusto comiendo y bebiendo..pero mm...pues eso será solo en nuestra imaginación, pues cuando retiran todo, esto sigue intacto como cuando lo colocaron.. pero bueno, cada creencia se respeta.

Buen fín de semana amiga.
Besos.

Cami Sunshine.. dijo...

Muy buena entrada! un beso gracias por pasarte!

Adrián J. Messina dijo...

Como bien decís, días especiales.
Nos traen los mejores recuerdos, nos refrescan la memoria, nos indican que en la vida no existe cosa más importante, nos hace sentirnos mortales.

Un abrazo

EriKa dijo...

A mi no me gusta ir al cementerio, realmente no siento allí a mis padres, voy porque mis hermanas quieren que quedemos y así de paso limpiamos el nicho, a mi madre no le gustaba ver los nichos sucios o con las flores marchitas, así que cuando le ponemos flores y lo limpiamos creo que a ella le gusta aunque yo no la sienta allí.

Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Atlántida

Al leerte, tuve un flash y no puede evitar hacerte la pregunta. Me alegro que no te molestara.

El duelo cuesta un tiempo en superarse. Me parece estupendo que sigáis acompañándole y yendo a visitarle.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Diazul

Por supuesto, cada creencia se respeta. Y no lo dudes, ese día que se pone el altar para ellos, allí estarán. Aunque mucho me temo que no puedan comer, ni beber nada.

Están ahí porque se les ha llamado para que vayan allí. Es como una cita. Decides dónde quedar y aparecen.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Cami

Me alegro que te haya gustado.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Adrián

Días especiales en el recuerdo, en la vivencia; tal vez, dolor, pena, ausencia y alegría por saber que aunque no podamos tocarles, están junto a nosotros.

Me alegro que te haya gustado la entrada.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Erika

Es lógico que no le sientas allí. Tienes mucha sensibilidad y percepción, captas tantas cosas :D.

Seguro que tu madre se pondrá contenta al ver que su nicho está limpio. Pero al terminar vuestra visita, se marchará de allí con vosotras.

Besotes cariñosos.

ion-laos dijo...

Tengo clarísimo que están a nuestro lado. Curioso lo de los familiares de Alberto. A veces cuesta entender estas cosas, es lo que tienen los apegos.

Buen finde, besotes!

Alondra dijo...

Todo tiene su momento, en tiempos odiaba los cementerios; ahora cada vez que voy al pueblo llevo flores a mis seres queridos que ya se fueron. Sinceramente me siento bien porque mientras de alguna forma los recuerdo no se han ido del todo. Frente a sus tumbas sonrío y doy gracias por todo lo que dieron a mi vida, les pido perdón por lo que hice o dejé de hacer...
Un abrazo

Steki dijo...

Bueno, finalmente encuentro a alguien que piensa como yo.
Yo no creo en "la visita al cementerio". He ido a despedir a cada uno de mis padres y hermanos y no he vuelto jamás a depositar flor alguna. No creo en lo que allí hay. Tengo la visión de cada uno de ellos en vida y eso me reconforta. No entiendo a las personas que van a llorar a las tumbas. Pero bueno, es cuestión de cada uno.
Por estos lares se celebra el 1º de noviembre el Día de Todos los Santos y el 2 de noviembre el Día de los Muertos.
Abrazo para ti.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Ion

Pues si, me quedé con esa información porque siempre que aparecen en consulta, Alberto les repite lo mismo; pero ya ves, como dices, los apegos están ahí.

Están con nosotros allá donde vayamos, sí, es como dices. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Alondra

¡Qué bonito lo que cuentas! Es un precioso homenaje el que haces a tus seres queridos. Y sobre todo, lo mejor es lo que tú sientes al hacerlo, ya que es positivo para ti.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Steki

Aquí es al revés, el 31 de octubre, es el día de todos los difuntos y el 1 de noviembre el de Todos los Santos.

Entiendo que haya personas que vayan a los cementerios porque para ellos es importante, aunque sus familiares ya no estén ahí. Quizá el acudir a estos sitios, les ayuda a superar su dolor, a llevar el duelo y poder poder volver a hacer su vida.

Besotes.

Steki dijo...

Fijate que yo lo veo como un apego, como un no terminar de resolver. Qué loco, no? Besos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Steki

No vas desencaminada. También en parte lo veo como tú. Todo aquello que no nos deja avanzar, es un apego. Y en estos casos, apegos a los seres queridos, al dolor, a la pena, al miedo, al qué va a pasar.

Pero para otras personas, también supone una ayuda para poder pasar y hacer el duelo.

Besotes.

Steki dijo...

Tienes razón. Cada uno resuelve el duele como puede. Parecemos en chat, jaja. Besines.

Marilyn Recio dijo...

Que bello escrito. No me habia detenido a pensar en eso, de que nos acompañan a todos lado. Un tierno abraXo

atlantida dijo...

Ma. Eugenia te envie un correo con mi dirección de correo, peor no se si te llegue así que te paso a dejar aquí mi dirección.
atlantida_mar@hotmail.com
a tus ordenes para lo que necesites, slaudos un abrazo besos y mi deseo de que tengas un lindo fin de semana.

Mª Carmen dijo...

Hermoso escrito, cierto estos días nos acercan a nuestros familiares perdidos, volvemos también a sufrir por su perdida y a ver esa realidad que tarde o temprano no ha de llegar.Besitos.

M.C dijo...

Yo no he sido de ir a los cementerios, pero desde que falleció mi padre voy cada 15 días. Me reconforta ir un momento, voy limpio y siento que le hago compañía. Con el están también mis abuelos paternos y a mi padre le gustaba tener la tumba limpia, así que yo intento mantenerla como a el le gustaba.
El día 1 iré como hace ya cinco años, aunque es cierto que ese día es el que menos me gusta ir, prefiero cualquier otro día que hay más tranquilidad en el cementerio.

Saludos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Steki

Sí, ya lo veo y la verdad, me gusta. Es intercactivo :D. Además de un placer mantener una especie de conversación muy interesante contigo.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Marilyn

Supongo que es lo normal. Estamos acostumbrados a ir a los cementerios y pensamos que siguen allí. Por suerte, nos acompañan y están a nuestro lado. Nos escuchan, oyen, envían mensajes, etc.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Atlántida

Ya está, correo envíado. No, no me ha llegado tu correo, al menos a la dirección del correo de este blog.

Ya está todo solucionado :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mª Carmen

En cierta manera es así, a todos nos va a llegar y si, recordamos su ausencia. Pero podemos hacerlo desde la alegría por saber que están en un lugar bueno y mejor, y además siguen cerca nuestro.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola M.C.

Cada uno hace lo que cree que es mejor para él. Me parece muy bien que vayas si para tí es positivo el hacerlo. Además estás limpiando su tumba. Es una manera de mantener ese contacto que tenías con él, pero también puedes hablar con tu padre a diario sin tener que ir al cementerio.

Besotes.

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA EUGENIA
Comparto todo lo que comentas. En mi caso yo he sentido la presencia de mis padres en los momentos más difíciles de mi vida y eso me da tranquilidad, sé que siempre están ahí dispuestos a guiarme de alguna manera y es sólo estar atenta para descubrir esas señales.
Me encantó tu post, gracias.
Un beso.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Carmen Rosa

Qué bien que te haya gustado la entrada. Me encanta lo que has explicado sobre notar la presencia de tus padres. Es muy bonito.

Besotes.

MAR SOLANA dijo...

Hola, preciosa:

La foto de la peonía es preciosa, es una flor muy tranquilizadora; a mí me sugiere que la paz está en lo más sutil de la Naturaleza...

Me ha encantado todo lo que nos dices en esta entrada (¡me encanta leerte siempre, ya lo sabes! ;)

Es cierto, Mª Eugenia, los seres humanos necesitamos fechas que resuman nuestros ritos, hábitos y costumbres; pero la realidad es que nuestros Difuntos están allí donde vayamos y siempre acuden cuando les imploramos su Luz, Fuerza y presencia...

Un beso enorme... mira, te dejo por aquí
ESTE REGALITO...

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mar

Eres un cielo. Gracias por el regalo. :D.

Es cierto lo que comentas, necesitamos un orden, unas normas, unos días que nos sirvan para recordar eventos y muy especialmente a nuestros seres queridos.

Gracias por estar ahí. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mar

Ya tengo el regalo. Me encanta. Es todo un detalle :D.

Mil gracias por todo.

Besotes.

METAMORFOSIS dijo...

El otro día vi una medium en la tv que puso en contacto a una persona fallecida con su familia en la tierra y les pidio lo mismo, que no volvieran al sitio del accidente, que él no iba a estar allí, allí menos que en ningun sitio y que no le gustaba ver a su familia como sufrian al acercarse a ese luagar. Y su familia r que r... por que seremos tan cabezotas?? A mi no me gustan los cementerios, porque pienso eso, que alos muertos no les gusta estar en un sitio físico concreto ni en un lugar geográfico concreto.
Lo tengo clarisimo.
Un abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Metamorfosis

Sí, es algo que suelen comentar. Supongo que es porque allí sienten aún más la tristeza y el dolor de los suyos.

Pero por lo que he vivido, esto no les entra en la cabeza a algunos familiares porque piensan que si no van allí, parece que no les quieren y que les han abandonado. Otras veces, lo necesitan para pasar el duelo.

Ellos están en todos los lados y se desplazan con nosotros. :D.

Besotes.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

No soy de cementerios...
Recuerdo cada día en el corazón y los tengo presentes en la meditación.



Gracias.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Olga

Pues de eso mismo se trata. Estoy totalmente de acuerdo comtigo.

Besotes.

Viajero del Tiempo dijo...

Hola Mª Eugenia (Mandalas),

Hoy es día de Navidad, pero, a partir de tu mensaje en mi post sobre las Nanas de la Cebolla, he venido a este tu otro blog, y he leído con curiosidad e interés algunos de tus posts, incluido este.

Hace poco, unos días, alguien dijo la siguiente frase (quizá fué Santiago Segura en el programa de Ann Germain) "Lo que me llevo es que creo que las personas que se van viven para siempre en nuestro corazón, en nuestros sentimientos y en nuestro cerebro. Mientras uno los recuerde, viven".

Yo, como ya sabes y te he comentado en alguna ocasión, soy persona de mente analítica y empirista (cientifista)... En cierto modo, escepticista, como podría serlo Santo Tomás (aquello de meter el dedo en la yaga).

Sin embargo, a diferencia de S. Segura, soy creyente y practicante (cristiano católico) y... en fin, a pesar de mi formación y ser empírico, siempre he mantenido cierta dualidad con respecto al Más Allá. Más en particular, te diría que tengo en mente (y, especialmente, en mis oraciones) a mi gente querida y a la que se fué.

Y, lo cierto es que la frase de S. Segura me impactó, ya que en cierto modo pienso algo parecido, solo que desde una perspectiva diferente, como creyente: de algún modo, pienso que los seres que se van siguen ahí y, por ello, les rezamos. Y, mientras vivimos y vive gente que los conoció, son rezados e incluidos en las oraciones de alguien. Y, cuando ya no quede o queda vivo nadie de los que los conoció o que esté ligado a ellos, de alguna manera "se van" (al menos de la memoria de la genet) y nadie les reza ya.

Un abrazo.

PD1: FELICES FIESTAS: FELIZ NAVIDAD (y todo lo que ello supone) y PROSPERO AÑO NUEVO (y todo lo que ello supone).

PD2: Casi te diría yo que me gusta más este blog que el otro... Hablas sin tapujos de tu experiencia vital, desde tu particular creencia y forma de ver y sentir las cosas, la vida y la muerte. Enhorabuena, de un escéptico, pero creyente como yo. ;-)

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Viajero

Me ha encantado tu comentario. Jajajaj, me alegro que te guste este blog más que el otro. Decidí que ya había llegado el momento de independizarme ;).

Me encanta que seas escéptico. No cambies, a no ser que decidas pensar de otra manera y no seré yo quién lo haga.

Me resulta muy fácil hablar de lo que veo, siento, percibo y trabajo. Indudablemente los seres que han fallecido viven en nuestro recuerdo, en nuestro corazón y están presentes en nuestra mente.

Además de todo eso, también están a nuestro alrededor, apoyándonos, queriéndonos y sirviéndonos de luz y guía. Algunos los sentimos y lo compartimos y trabajamos en ello; otros, necesitan poder expresar aquello que quedó inconcluso y les duele.

Es bonito seamos distintos y pensemos de maneras diferentes, dando igual las creencias religiosas o filosóficas, espirituales o esenciales. Con respeto se llega a todas las partes.

Felices Fiestas y Feliz Año Nuevo. Y espero que se cumplan todos tus deseos :D.

Besotes.

Julian Castro dijo...

se pasan momentos inolvidables en fechas espepciales
mas que todo cuando se esta muy pendiente de la fecha, la felicidad y la alegria por
celebrar cada una de estas es incomparable
ya que deja muchos recuerdos buenos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Julián

Si, así es. Estoy de acuerdo contigo :D.

Besotes.