domingo, 22 de julio de 2012

La muerte, desde nuestra perspectiva, la de los vivos

Después de leer los comentarios de la entrada anterior, algunos de ellos preciosos y muy emotivos, he decido hablar un poco sobre nosotros, los que quedamos aquí, mientras nuestros seres queridos se marchan.

La muerte nunca llega en buen momento a no ser en casos muy especiales, en el que nuestros seres queridos sufren mucho y sentimos que una vez que partan podrán descansar en paz y deseamos que  disfruten de ella, ya que dejarán de sufrir.

El resto de las muertes, ya sean repentinas, inesperadas, trágicas, incomprensibles o esperadas, dejan una huella muy profunda, que se convierte en una larga cicatriz en el corazón y a veces en el alma. La ausencia del ser amado, es dolor, angustia, necesidad de saber, comprender qué ocurrió y su porqué. Y aunque con suerte, tengamos las respuestas, el dolor no cesará, seguirá acompañándonos hasta que logremos convivir con él.

Las muertes de niños, jóvenes e inesperadas suelen ser todavía más dramáticas puesto que nos resultan difíciles de aceptar y por supuesto, de comprender. El dolor suele ser más intenso y hay quienes se consideran responsables y culpables por no haber podido evitar su muerte. Lamentablemente nadie se va antes de su hora, aunque la muerte sea accidental. Vivir la culpa puede ser una parte de nuestro duelo y deberíamos analizarlo en la medida que podamos para así salir de ese agujero negro y angustioso, que es la culpa.

Aunque sepamos y aceptemos que la muerte forma parte de la vida, y lo vivamos como tal, también la marcha de quién amamos deja un vacío importante. Por un lado, sabemos que nuestros seres queridos están bien en el lugar en el que están, y nos alegramos por ello. Por otra parte, les echamos en falta pues la ausencia es física y casi palpable. Sin embargo, a la hora de vivir el duelo por ellos, se hace más fácil si lo sentimos y vivimos desde la comprensión y el entendimiento de que la vida y la muerte, es un juego y una ilusión, que dentro de un tiempo volveremos a estar con ellos y el reencuentro será estupendo y lleno de amor.

A lo largo del tiempo, por mi trabajo y don, me he encontrado con muchas personas que viven la muerte de sus seres queridos de manera distinta. Están quiénes tardan en aceptarlo, porque niegan la realidad; otros, se aferran a su recuerdo, desde el apego, y se sienten traicionados, abandonados, desde una perspectiva egoísta, pues desean que sus seres queridos se queden con ellos, y no quieren saber que sus allegados deben continuar su evolución y camino.

Otros, lo viven desde la irrealidad, la aceptación, el abandono; los hay que son conscientes de lo que es la muerte y su deseo es que sus seres queridos estén bien y que su preocupación es su bienestar y que encuentren la luz....

Realmente quién sufre dolor y angustia somos nosotros, no ellos. El dolor y las emociones se viven de manera distinta en el plano espiritual y el nuestro. Tendemos a pensar que allí es todo como aquí, y no es cierto. Es más fácil para los que se van, porque el entendimiento de lo que sucede es mayor que el nuestro.  

Nadie dice que debemos olvidar a quiénes amamos, a quiénes se han marchado antes que nosotros. Recordarles es honrarles, amarles y al hacerlo, también nos estamos amando. Pero no debemos caer en la trampa de retener o vivir del recuerdo. Porque entonces, los que realmente estamos muertos, parados y estancados somos nosotros.

Existen psicólogos, terapeutas, especialistas en duelo, grupos de apoyo, etc. Personas que están formadas o se han unido porque han experimentado el dolor de la pérdida y quieren ayudar a los demás. Si vemos que el dolor que sentimos no se va, cada vez en más profundo, sería bueno acudir a un especialista para que nos ayude a vivir y superar estos momentos duros y complicados. No estamos solos, y aunque no sintamos las presencia de nuestros seres queridos tras su muerte, ellos sólo desean nuestro bienestar, amor y felicidad.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

39 comentarios:

Mabel dijo...

Hola María Eugenia, me consta todo lo que dices, joven he perdido a mi padre tan solo con 16 años, a mi esposo con 44 años y me quedé con mi madre y mis dos hijos y a los seis meses de fallecer mi esposo, fallece mi madre, quedando sola con mis dos hijos por ser hija única.Es muy difícil aceptar la muerte, siempre nos parecerá inoportuna e injusta, pero a pesar de esto lo acepté en los tres convenciéndome a mi misma que eran ellos los que tenían que estar bien porque eran los que sufrían y que partiendo era lo justo.Si bien hice lo que hacemos todos, agotar todas las posibilidades de salvarlos, siempre fui conciente de que las cartas estaban hechadas, mi esperanza no era de que vivieran sino de que partieran en paz. El duelo fue distinto en los tres y muy difícil teniendo a mis hijos adolescentes pero tres etapas a mi entender debí superar, la aceptación, la tristeza y los miedos y con el tiempo aprender a convivir con la pena. Se logra y se puede, solo difiere en el tiempo que cada uno necesita para ésto.
Hermosa entrada, es un placer leerte.
Besos

Remei dijo...

Pensaré en lo que dices, tienes razón, y no quiero ser egoísta...
La muerte forma parte de la vida, hay que entenderlo pero lo veo tan duro...
Abrazos amiga.

ion-laos dijo...

He vivido la muerte de mis abuelos, afortunadamente tengo a mis padres, que no son demasiado mayores y tienen pocas goteras, pero en el caso de mis abuelos, me quedé tal cual. Con mi abuela, como un impacto momentaneo y unas lagrimillas, con mi abuelo nada. Durante un tiempo me sentí mal por esta reacción, después se me pasó, y ya con lo que aprendo contigo, estoy tranquila. No sé cuando llegue el momento de mis padres, pero como ya te dije, espero estar a la altura de las circunstancias con lo que tú nos enseñas.

Yo también creo que ellos cuando están casi más allá que aquí, son conscientes del amor que les espera y se van sin sufrimiento ninguno.

Besotes.

mj dijo...

El dolor por la ausencia, el dolor por la perdida. Creo que todo tiene un tiempo, y abrazar el dolor para que se transforme gradualmente no es mala opción si somos consciente de él.
Tus consejos son un bálsamo...
Un abrazo

Merche dijo...

Mil gracias, Maria Eugenia, una vez más... Estoy de acuerdo con MJ: eres un bálsamo.

Ciértamente, la muerte es algo confuso para los que nos quedamos aquí. E igual de confusos son nuestros sentimientos. Cada cual vive el duelo a su manera y nadie tiene la "receta" ideal. Y de nada sirve que unos te digan "ya se te pasará" o "lo olvidarás"... si tú no quieres borrar su recuerdo. Ni "mira el lado bueno, estás mejor ahora, ¡sé feliz!"... si tú (antes, con el ser que se ha ido)eras feliz. Cierto, no hay que vivir de los recuerdos, pero tampoco apartarlos. No hay que lamentar (eternamente)la pérdida, pero tampoco negarla. No hay que pensar que nunca más seremos capaces de amar, ni tampoco rechazar el amor vivido. Hay que aprender a emprender una nueva etapa de nuestra vida, sin ese ser querido (sin su presencia física), pero sin renegar de todo lo que nos aportó. No es fáci... y a veces hay que pedir ayuda (no pasa nada). Pero tus explicaciones y respuestas a tantas preguntas que nos asaltan tambtién nos ayudan. ¡No sabes cuanto...!

Es todo un placer leerte.

Un abrazo muy grande.
Merche

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mabel

Ha sido muy dura tu experiencia y lo lamento mucho, pero a la vez, te felicito por la claridad con la que has contado y vivido todas las muertes cercanas, duras y difíciles.

Es verdad que el duelo es distinto en todos los casos, aunque hayamos pasado por él con anterioridad.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Remei

La muerte en si no es dura, lo que es duro es la ausencia, el dolor, el no poder ver, oir, tocar a la persona que se ha marchado.

No digo que todos seamos egoistas, pero a veces, sin querer, resulta más fácil para superar la muerte agarrarnos a lo que consideremos una injusticia y no un proceso natural de vida.

Es difícil y deja huella.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

La muerte de los seres queridos nos afecta más por la rlación en si que teníamos que por lazos de sangre.

Es posible que sin darte cuenta, vivieras el duelo mientras ellos vivían y al morir, el dolor ya no estaba.

Todos aprendemos todos los días, y es estupendo :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, MJ

El dolor forma parte de las emociones que sentimos ante la muerte de un ser querido. Esconderlo no es bueno, debemos afrontarlo, convivir con él y llegará un día en que desaparezca. No hay prisa, cada uno tiene su ritmo.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Merche

Olvidar los recuerdos vividos con la persona amada, me parece un horror. No hay que desprenderse de nada, y menos de lo que ha sido felicidad.

Cada uno vivimos del duelo como podemos y nadie sabe cómo afrontar el dolor, puesto que es intransferible. Se puede ayudar, escuchar, acompañar, pero vivir el dolor por otra persona, no.

Ojalá pudiera dar respuesta a todas las preguntas que tengáis. Intentaré hacer lo que pueda. ;).

Muchas gracias por tus palabras :D.

Besotes.

A Borbotones dijo...

Hace unos días se celebró el aniversario de la muerte de una amiga. Un por lado, me parecía que había pasado un siglo de su muerte, cuando sólo era un año.

Sus amigas nos reunimos de vez en cuando, y hablamos de que gracias a ella nos conocemos o hemos aprendido a ver la vida con alegría.

Estoy contigo, hay más dolor con las muertes de seres más cercanos.

Saludos.

Elena dijo...

Hola María Eugenia!!

Eres el duendecito, o mejor el hada necesaria para acunar las almas doloridas por la ausencia de la gente que amamos...

Muchas gracias por esta entrada.... Coincido que eres un bálsamo..

Elena

susana dijo...

Gracias por el consejo. Realmente cuesta mucho hacerse a la idea de no volver a ver a alguien. Al menos, es bueno saber que ellos lo viven de otra manera. Un beso.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Borbotones

Es una bonita manera de recordar a tu amiga, el de juntaros y hablar de ella, recordándole.

Seguro que ella estará con vosotros cuando os reunís.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Elena

Mil gracias por tus palabras, pero insisto, no hago nada especial. Sólo cuento lo que vivo y se por mi don y trabajo. Me parece necesario compartirlo. ;).

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Susana

Si, ellos lo viven mucho más relajadamente, con menos presión, ni angustia. Somos nosotros quienes creemos que ellos tiene que estar viviendo las mismas o parecidas emociones que nosotros. Es una manera de sentirnos más cerca de ellos, pero no es real.

Besotes.

Merche dijo...

Hola a borbotones:

Yo también, tras la muerte repentina (en apenas 1 año) de dos seres (muy) queridos, he recuperado/consolidado antiguas amistades... y he hecho otras (sinceras y fuertes). Gracias a ellos que, al partir, han hecho reflorecer o brotar esos lazos de amor entre nosotros (sus allegados y amigos).¡No podemos (ni queremos) desaprovechar semejante regalo! Y les estamos muy agradecidos... a pesar de las circunstancias. Ahora, nos apoyamos/ayudamos mutuamente y, juntos, seguimos adelante. Hemos aprendido que nadie vive eternamente, pero que tampoco nos quedamos solos... cuando nuestros seres queridos se van. Porque aquí quedan otros seres, que también nos quieren y a los que querer.

Un abrazo.
Merche

Elena dijo...

Hola!!

María Eugenia, yo creo que no es necesario hacer nada especial cuando uno lo es.... y a mi me parece que tu lo eres... Compartes tu don especial y eres muy útil para la gente que tiene el profundo dolor que deja la ausencia de los que amamos... A eso me refería con que eres el duendecito que trae cobijo a las almas doloridas... y por ende un bálsamo...

GRACIAS TOTALES, un beso lleno de vida y alegría,

Elena

midala dijo...

María Eugenia...tú sabes el miedo que me daba tú pagina porque siempre te lo dije...solo leerlo yo me ponía a temblar. Este fin de semana murió mi amigo de toda la vida,mi amigo de la infancia y pasé sus últimos momentos con él. Gracias a lo que había leido en tús comentarios, pude afrontar esta situación, darle besos y mimos y hablarle hasta el último segundo con mucho cariño y amor para que pudiera irse tranquilo. Te doy las gracias porque de verdad,supe enfrentarme a ello y creo que mi miedo desaparecio porque vi su sufrimiento y su dolor y el mio pasó a segundo plano.Ahora él ya no sufre y sufrimos los de su alrededor.Gracias de todo corazón

MARYCARMEN dijo...

HOLA MA. EUGENIA: POCO A POCO UNO VA SUPERANDO LA TRISTEZA DE LA FALTA DE PRESENCIA DE NUESTROS SERES QUERIDOS, LO REMPLAZAMOS CON BELLOS RECUERDOS Y ANECTOTAS QUE VIVIMOS JUNTOS, PERO HAY QUE SEGUIR ADELANTE CON NUESTRA VIDA, CON LA BELLA ESPERANZA DE VOLVERNOS A REUNIR, SALUDOS. Y YO TAMBIEN COINCIDO QUE ERES UN BALSAMO PARA NUESTRAS PENAS , GRACIAS , UN BESO!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Merche

Le pasaremos el turno a Borbotones para que te conteste ;).

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Elena

Mil gracias por tus palabras. Las acepto de todo corazón. No te creas que es falta de autoestima o poca valoración, porque no lo es; pero tengo la sensación de que no hago tanto como todo lo que recibo, que es muchísimo.

Te doy de nuevo las gracias por todo :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Midala

Lamento mucho la muerte de tu amigo y siento tu dolor. A la vez, tengo que darte la enhorabuena porque supiste darle a tu amigo lo que necesitaba, amor y cariño. Estoy segura que si no hubieras leído el blog, hubieras hecho lo mismo, porque actuaste con el corazón y eso no se aprender. Se tiene.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mary Carmen

Les recordamos, a veces con alegría, otras con pena; y a otras veces, les incorporamos a lo nuevo que estamos viviendo, haciéndoles partícipes de nuestra nueva vida.

Seguimos adelante, superando barreras y etapas. Por supuesto que cuesta, pero nuestro camino es seguir andando y al final, sabemos que volveremos a verles :D.

Mil gracias por tus palabras de todo corazón.

Besotes.

A Borbotones dijo...

Para Merche

Hola,

Entonces nos entendemos muy bien. Nosotras, las amigas, ya nos conocíamos en vida de la amiga que murió. Nos turnábamos para verle, estar con ella y velarle en los últimos momentos. Fue bonito y duro. Ahora solemos quedar de vez en cuando y siempre nos acordamos de la amiga que nos juntó.

La vida sigue para todos los que nos quedamos aquí y sonreímos a pesar de la pena.

Besos, Kene.

campoazul dijo...

Pues yo he de reconocer que nunca tuve claro lo de la muerte, sé que la gente se muere y no vuelve en persona, (sé por experiencia que en sueños sí que alguna viene de vez en cuando y en forma de presencia también), sé que yo me voy a morir... pero todo eso y mas no me dejan sentir que ya no están, para mi siguen estando aquí. No sé si consigo explicarme bien, de todos modos lo llevo bien y no estoy confusa ni tengo traumas (creo...) a lo mejor me pilla un psiquiatra y me encierra... ¡¡a saber!!

Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Campoazul

Creo entenderte. Dudo que algún psiquiatra te quisiera encerrar, más bien disfrutaría de tu conversación y buena compañía.

Besotes.

isabel dijo...

Efectivamente la muerte es dolorosa y bastante dificil de sobrellevar ( en mi caso) pero espero seguir avanzando en este proceso. yo tengo tres muertes q han marcado mi vida, y las he vivido de manera muy diferente, las mas dolorosa y dificil que he vivido desde el egoismo (como bien describes) es la perdida de mis hijas, pero desde q te lei por primera vez, me cubriste el alma con un poco de consuelo, Maria Eugenia eres mi guia.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Isabel

Lamento mucho tus pérdidas. La muerte de un hijo creo que es la más dura de aceptar y vivir.

Me alegro que hayas encontrado un poco de consuelo leyendo el blog. Sólo intento compartir lo que se y vivo.

Besotes.

atlantida dijo...

Maria Eugenia amiga;
que manera tan sencilla de entender nos dejas en esta frase...
(La muerte en si no es dura, lo que es duro es la ausencia, el dolor, el no poder ver, oir, tocar a la persona que se ha marchado.)
y es muy acertado, como duele la ausencia del ser amado que ya no se puede ver ni sentir, pero de pasito se va asimilando o aceptando, sigo en ese proceso se que lo estoy logrando.
recientemente me a tocado vivir una triste experiencia, mi maestra de aerobics, toda energía y excelente actitud, su salud se quebró la diabetes le acabo sus riñones,me duele caminar con ella en estos angustiantes y dolorosos momentos por los que esta pasando,me duele percibir su despedida,su temor por los que deja me aterra ser tan sensible y percibir todo esto.
pero Dios me puso su camino y si esta en mi darle apoyo y animo ahí estaré hasta el ultimo momento.
un beso y mi gratitud por todo lo que nos das. tkm

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Atlántida

Realmente es duro lo que cuentas y lamento mucho que tu profesora esté viviendo este proceso.

Si me lo permites, le daría la vuelta a tu pensamiento. Diría que suerte tener la sensibilidad que tengo, porque puedo entender su dolor, y estar a su lado y no tener que decirle nada, compartiendo con ella lo que ella desee.

Personas que como tú, habéis pasado por pérdidas tan dolorosas, creo que podéis ayudar mucho.

Besotes.

Rayén dijo...

Cada vez creo más en que la muerte es un paso hacia otro plano pero aún así es doloroso separarse de nuestro seres queridos.Somos muy apegados a esta realidad.
Muy interesante tus temas porque puedes aportar más gracias a tus experiencias.

Te dejo muchos abrazos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Rayén

Ya perdornarás, pero no he entendido lo que querías decir con "aportar más gracias a tus experiencias".

El resto, si lo he entendido y lo comparto. :D.

Besotes.

atlantida dijo...

Ma. Eugenia mi hermosa amiga;
cuan bien me hacen tus palabras y siempre tan acertadas.
un beso enorme y mi cariño para ti.
con mi gratitud eterna.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Atlántida

Eres un cielo. Me alegro que mis palabras te ayuden. :D.

Besotes.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Gracias necesitaba leer tu entrada, me ha hecho mucho bien,un abrazo.J.R.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, José Ramón

Me alegra haber podido ayudar yque hayas encontrado lo que necesitabas.

Besotes.

Unknown dijo...

María Eugenia, gracias por el blog, y las palabras de cada uno de los que escriben.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Unknown

Muchas gracias a ti de todo corazón. :D.

Besotes.