viernes, 9 de diciembre de 2011

Dos ejemplos de vivir el duelo en mi vida

En la entrada anterior hablamos del duelo y muchos de vosotros hablasteis de vuestras experiencias. No hablé de las mías, y he decidido hacerla en ésta.

La primera muerte que me marcó fue la de mi abuelo. Ocurrió hace casi veinticinco años. Mi padre, nos comentó a mi hermana y a mi, que mi abuelo, es decir, su padre, tenía un enfisema pulmonar y era terminal. El impacto fue muy fuerte. La primera reacción fue de sorpresa, de incredulidad. No quieres creértelo, pero la cara de mi padre, lo decía todo.

Recuerdo que aquellas noches, a lo largo de varias semanas, lloré muchísimo. Iba a perder a mi abuelo y de además, de manera inmediata. Quería estar a la altura, pero sentía dolor y pena. Poco a poco, fui aceptando la situación. La integré y decidí que si no podía hacer nada, al menos, podía aprovechar y hacer que los ratos que pudiera estar con él fueran especiales.

Mi abuelo falleció en julio. Había vivido más de lo que pensaban, y eso era genial, porque había habido vivido más momentos junto a él y a la vez, me había ido preparando para su marcha.  

Su muerte supuso dolor, pero sobre todo, paz. Sabía que mi abuelo no estaba sufriendo, que estaba sereno y tranquilo. Eso me dio mucha felicidad que pudo a mi dolor. Si notaba su ausencia pero sabía que estaba en la luz y era reconfortante.

Me sorprendió ver que las personas que me rodeaban no se comportaban del mismo modo. Sentían dolor, pena, rabia y algunos no asimilaban su partida. Me di cuenta que había hecho el duelo en vida. Me había preparado para su marcha y cuando se fue, le acompañé en su tránsito, enviándole luz y amor. Sentía que estaba bien y lo comentaba a los que estaban sufriendo por su muerte. No me entendían, al verme entera y bien, pensaban que era una pasota, que mi corazón era muy duro. Mientras tanto seguía hablándole a mi abuelo. Le decía que cuidara de los que se habían quedado aquí. 

Pasado un tiempo soñaba con él, le veía, me hablaba. Otras veces, sentía su presencia junto a mi; en otros casos, olía su colonia en los lugares más insospechados y extraños, dándome a entender que seguía a mi lado.

La otra muerte que me afectó mucho, es reciente y ocurrió este julio. Se trata la de mi amiga Pilar. Tenía cáncer en el pulmón y metástasis en el cerebro. Y como a mi abuelo le dieron poco tiempo de vida. Su muerte la viví desde dos aspectos; como amiga y médium.

Charlábamos sobre su muerte, su preparación, cómo afrontarla, intentando solucionar los temas que le preocupaban. Fue una vivencia muy dura en algunos momentos y sobre todo, muy enriquecedora a todos los niveles. Y una vez más, hice el duelo en vida. Como médium era fácil darle mensajes y sobre todo, vivir esos momentos desde la paz. Y como amiga, sentía que iba a perder a una gran persona con la que tenía una relación muy buena. Ante el dolor y la pena, se antepuso la certeza de la médium, de las pruebas que tenía que iba a estar mejor en el otro plano.

También tuve la gran suerte de poder hablar con ella de la muerte, de su marcha, de aclarar dudas, de poder despedirme y de que no quedara nada pendiente sin decir, ni hacer.

Días más tarde de su muerte, al esparcir sus cenizas, las amigas le hicimos un pequeño homenaje y transmitió unos mensajes para varias de las personas que estábamos allí. De nuevo, pude vivir esta experiencia desde los dos lados, como médium y amiga.

También he soñado varias veces con ella, le he visto contenta y llena de paz. Es muy reconfortante saberlo.

El resto de las muertes y sus duelos han sido más suaves y no han dejado tanta huella como estas muertes de las que he hablado. No sé cómo serán los siguientes duelos que me toque vivir. Cada uno será distinto y me aportará un aprendizaje diferente. Sólo espero saber vivirlo desde la tranquilidad, la calma y la alegría al saber que están bien en el plano en el que se encuentren.


La foto es de mis abuelos paternos conmigo en brazos.

39 comentarios:

AUTOCONOCIMIENTO dijo...

Con tu entrada llena de sentimiento me has hecho retroceder y evocar dos muertes que me han marcado, la de mi abuelo que yo era una niña, nueve años que la vivi al margen ya que me alejaron los mayores para evitar sufrimiento, estaba muy unida a él, y eso me marcó y la de mi abuela que para mí era como mi madre pero yo ya era mayor, la viví a su lado y despidiendome, con la seguridad de que iba a estar bien porque aunque yo sin llegar a ser medium siempre he tenido un sexto sentido muy desarrollado y aún sin soñarlo lo siento, ellos estan bien y felices protegiendonos y cuidandonos.
Un besazo.

ion-laos dijo...

Como ya te dije, a mi abuela la vi en sueños y cuatro días después fallecía. Estuve unos días un poco para allá, pero lo llevé bien y afortunadamente, no me falta nadie.

Tu eres muy afortunada y siempre te pondrás en el papel de medium para pasarlo un poco mejor.

Buen finde, besotes!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Autoconocimiento

Como bien dices, no hace falta ser médium para sentirlos, ni para soñar con ellos. Sólo hace falta estar atenta a sus señales, tener sensibilidad y dejarse llevar.

Una pena que no pudieras despedirte de tu abuelo. A veces a los adultos se nos olvida que los niños también tiene necesidad de decir adiós a sus seres queridos.

Me alegro que pudieras acompañar y despedirte de tu abuela. Y saber que ambos están bien.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Ion

Si es una ventaja el ser médium, lo vives mejor. Pero en aquella época, en la de mi abuelo, sólo era un bicho raro y un poco extraterrestre para los demás, ajajajaja.

Sí, recuerdo lo que contaste. Me alegro que tu duelo fuera normal y no doloroso y complicado.

Es estupendo que no falte nadie en tu vida, y que siga así mucho tiempo. :D.

Besotes.

campoazul dijo...

Yo es algo que llevo muy mal. No asimilo bien la muerte de seres queridos, y si por algún motivo no les he visto muertos para mi continúan vivos, para mí es grave, parezco extraterrestre. Solo me siento bien cuando sueño y me hablan y les veo bien.

Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Campoazul

Es que cuando se presentan en sueños y nos hablan, transmiten lo que están viviendo que es amor, paz y bienestar.

No, no eres extraterrestre. Les pasa a bastantes personas lo mismo que a ti. Pero no por negar su muerte, dejan de estar muertos. Es ley de vida, aunque duela.

Lo mejor es que puedes comunicarte con ellos como lo haces. Eso es estupendo y por supuesto, que siguen vivos no sólo en nuestro recuerdo sino en otro plano.

Besotes.

Kasioles dijo...

Eres muy valiente, amiga mía, tengo que imitarte, siempre nos dejas buenos ejemplos para afrontar la vida y sus adversidades.
Yo sigo subiendo mi cuesta, tengo días que parece retrocedo, pero otros, sigo avanzando en el camino y tengo esperanza de encontrar mi paz interior.
Te dejo un fuerte abrazo en el corazón.
Kasioles

Susana dijo...

Siempre es un placer leerte.
El duelo más difícil que he tenido que llevar fue la muerte de mi madre tras una larga enfermedad. Lo peor es que no estuve junto a ella cuando falleció y eso es algo que siempre llevaré dentro. Hace ya muchos años que pasó, pero pienso en ella cada día y no puedo evitar pensar que desde donde este, tal vez estará enfadada conmigo por no haber estado a su lado.
Gracias por acercarnos a este otro mundo maravilloso.

Un abrazo enorme

atlantida dijo...

Debió ser algo muy impactante para ti, ver las actitudes de tus familiares y tu actuar con la tranquilidad que te daba el tener la certeza de que tu abuelito estaba ahora mejor, impactante porque imagino que aun no sabias que eras poseedora de este maravilloso don de luz.
un abrazo grande grande con mucha gratitud y bendiciones para ti.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Kasioles

Que va, no soy valiente. Soy más una superviviente que he ido adaptándome lo mejor que he podido a las circunstancias que me ha tocado vivir. No hay mérito en ello.

Cada persona tiene su ritmo, a veces es más rápido y otras más lento, pero es el nuestro. Y al final, llegamos a dónde queremos ir, a conseguir nuestros deseos. Ya verás cómo lo logras. :D. A veces las situaciones se arreglan cuando no pensamos en ellas.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Susana

Entiendo que estés preocupada por no haberte despedido de ella, pero te aseguro que ella no está enfadada por no haberlo hecho en persona.

Te escucha y siente cada vez que le hablas, que piensas y te diriges a ella. Le llega tu amor, tus penas y tus alegrías. Y sobre todo, sabe todo el amor que sientes por ella. :D. Y además, desde el plano en el que está, todo se ve de manera diferente a la nuestra.

Besotes.

Simplementeyo dijo...

Hola guapísima, como ves entro poco por esta casa tuya, pero como te dije una vez creo que no estoy preparada para ello, hoy me sentí con ganas y aquí estoy. La muerte que mas me ha marcado es la de mi madre, pero
sigo teniéndola cerca, todos los días antes de dormir la recuerdo con una sonrisa, aunque yo sabía que se iba no pude hablar con ella de nada, ya que no sabía lo que tenía, no pude despedirme, siempre que estuve a su lado estaba con una coraza de que todo iba bien y me hubiese gustado decirla tantas cosas...

Ves esto no se lo he contado jamás a nadie, gracias por escucharme.

Besitos y sonrisas escuchadas:-)

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Atlántida

Sí, me sorprendió porque pensé que si yo había tenido tiempo para asimilar y entender lo que iba a pasar, ellos también y no lo habían hecho. Que me miraran como un bicho raro, era algo habitual en determinadas ocasiones jaajajajajjaa y tampoco me afectaba.

Por aquella época, no sabía que en mi entorno, era la única que tenía el don. Pensaba que todo el mundo veía lo mismo que yo. Ni me planteaba que fuera de otra manera.

Siempre se aprende y en aquella ocasión también lo hice y mucho.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Simplementeyo

Esta casa es la tuya y como tal, puedes entrar cuando lo creas conveniente.

Ya siento que no pudieras decirlte todo aquello que deseabas. Ella está a tu lado, y sabe todo aquello que quisiste decirle. Te escucha siempre y desde donde está cuida y vela por ti.

Durante el día y a la noche, vive contigo las incidencias del día, cada vez que le hablas te escucha e intenta ayudarte en todo lo que puede.

Gracias por haber compartido tanto y tan íntimo con todos nosotros.

Besotes.

EriKa dijo...

Maria Eugenia he intentado entrar en tu otro blog pero no lo encuentro, leí tu entrada desde el facebook.

He leido unas cuantas entradas antiguas tuyas que no había leído de este blog, a cual mejor.

Por desgracia he vivido unas cuantas pérdidas,la de mis padres y un sobrino con 29 años.
La de mi madre era esperada pero muy dolorosa, la de mi padre y mi sobrino inesperada, las dos muy impactantes, a veces parece que se han ido de viaje, no que se hayan muerto.

Recuerdo el duelo como si se rompiera algo dentro.

Me encantaría poder saber lo que hay en el otro lado, como se encuentran y si están bien.
A veces he soñado con ellos y siempre los veo bien.
Esa foto es muy entrañable, tus abuelos te debían querer mucho porque se ven muy felices cogiéndote en brazos.Tú estás muy bonita con ese gorrito, toda de blanco.

Creo que le regalaste una despedida única y especial a tu amiga Pilar, debió marchar con mucha paz teniendote a ti a su lado, sabiendo que no estaba sola, ya no está aquí pero seguro que está contigo.

Sigo pensando que debíamos vivir más cerca, creo que no dejaría de escucharte hablar de las cosas tan interesantes que nos explicas.

Un día nos tomaremos un suizo juntas.

Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Erika

El otro blog es el de Mandalas. Espacio Abierto. ¿Habrá habido algún problema con blogger y por eso no podías entrar? Luego iré a cotillear si me entero de algo. ;).

Tienes toda la razón del mundo, nos tomaríamos el suizo con el chocolate con nata ;). Sería genial que estuviéramos más cerca, también me encanta escucharte y leerte. Aprendo mucho a tu lado y además me rio con las cosas que cuentas y escribes. Es un auténtico placer que estés ahí, aunque sea al otro lado de la pantalla.

El duelo de una persona que ves que se está yendo es más fácil de vivir que el de una muerte repentina. Te quedas en shock, cuesta asimilar la marcha y hasta a veces, crees que les ves por la calle.

Aunque la marcha sea por accidente e inesperada, los seres suelen estar en la luz y en el amor.

Sabiendo cómo eres, no tengo dudas que tus seres estarán felices y contentos observándote, queriendo que te encuentres bien y velando por ti y los tuyos.

Besotes llenos de cariño y suizos con chocolate.

MAJECARMU dijo...

M.Eugenia,gracias por tu presencia en mi blog,que me dá fuerza y confianza,amiga.
Te agradezco que nos cuentes tus duelos,de alguna forma la experiencia de la muerte adquiere naturalidad y comprensión,nos ayudas a verla desde el plano espirital o paso a la otra vida, y deja de tener su connotación de silencio,de frialdad y quietud
UNA GOZADA LEERTE COMO SIEMPRE,AMIGA.
M.Jesús

MAJECARMU dijo...

Mi abrazo siempre,amiga.
M.Jesús

Mari Carmen dijo...

Hola Maria Eugenia. Me ha encantado la foto.
Es cierto que cada muerte es distinta.
Cuando falleció mi abuela durante todo ese día no lloré, me sentía rara, parecía que aquello no iba conmigo.Fue el día del sepelio cuando vi lo vacio de su casa cuando rompí a llorar y era imposible parar.
En las semanas siguientes iba a arreglarme para ir a ver a mi abuela y cuando estaba casi para irme me paraba, dónde iba.
Con el fallecimiento de mi padre fue distinto. Aunque el día que falleció sentí paz, se acabaron sus dolores y su sufrimiento pensé, la sensación de vacío es tan distinta.
Besos.

Diazul dijo...

Amigaa...ayyy estos temas me dan para abajo ufff.lo malo es que tarde o temprano esos momentos tan dolorosos van a llegar ;( ... me gustó verte de bebita...tus ojitos son los mismos..no cambias nadita amiga..y ese gorrito muuuy coqueto ehh..jajaa

Buen inicio de semana
Besos.

luzysolyluna dijo...

Hola Maria Eugenia,. perdona que no te visite a menudo pero el tempo no da para mas.
Interesante tema, se podria decir muchas cosas.
Es bueno contar las experiencias todos aprendemos de las nuestras y de la los demas, pero la gente huye de hablar de ste tema, menos mal que tu vas aportando algo.
Se lo que quiere decir al decir que te sentias de diferente, cuando no actuas como los demas, la gente no entiende critica.
NO ENTIENDE QUE CADA UNO TIENE SU FORMA Y MANERA, DE VIVIR EL DUELO, EL DOLOR Y LO QUE LE OCURRE.
Dos experiencia tristes, duras, pero muy enriquecedoras. Me alegro lo hayas podido vivir asi.
Un abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola María Jesús

Gracias a ti por tus cariñosas palabras. Eres un encanto.

Mi idea es esa, la de acercar e intentar vivir la muerte como lo que es, una parte de la vida, y hacerlo desde la naturalidad.

Me alegra saber que voy por el camino correcto. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Mari Carmen

Jjaja, si estoy muy favorecida con el gorrito, ajajajajaa.

Sí, no hay dos muertes iguales, y desde luego, no las vivimos de la misma manera. Nos afectan los vínculos que teníamos con ellos, su cercanía, la manera de morir, la edad, el sufrimiento o dolor que pudieran tener.

Y el vacío se suele notar más de lo que nos gustaría sentir. Por eso es bueno saber vivir el duelo.

Muchas gracias por compartir una vez más tus vivencias. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Diazul

Si, eso suele decir mi hermana, que siempre he tenido la misma cara, ajajajajajaa. Que se me reconoce en todas las fotos. Es que era invierno y hacía frío, jajaajjaa. Ahora, soy yo la que se pone el sombrero.

Es cierto, antes o después pasaremos por estos temas, y se que es duro tocarlos, pero si nos tapamos los ojos para no querer ver una situación, ésta va a seguir existiendo. Así que, mejor vivirla de la manera más provechosa.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Luzy

Ya sabes que siempre ha hablado de este tema, tanto en el otro blog como en este que está dedicado a ello.

Es normal que no me entendieran, veía cosas que ellos no podían y es lógico pensar que era un bicho raro que quería llamar la atención. No es algo que me haya preocupado. He vivido así desde pequeña :D.

Seamos o no médiums, entendamos o no lo que significa la muerte, a todos nos toca de cerca. Y saber que podemos vivir un duelo de una manera llevadera, creo que es beneficioso, aunque el dolor siga estando presente.

Cada uno viene cuando le apetece, quiere y puede. Aquí no se pasa lista ;). Me alegro de verte :D. Pasa cuando lo sientas.

Besotes.

Carmen Rosa dijo...

Hola MARIA EUGENIA
Que bonita foto con tus abuelos, un gran recuerdo.
Que bueno que hayas logrado superar esas experiencias gracias a tu nivel de comprensión también. Eso ayuda a que el dolor inicial sea mitigado con mayor rapidez.
Para mi las muertes que más me marcaron fueron las de mi padre y años después la de mi madre a pesar de saber que estaban bien, extrañaba su presencia. Aun ahora a veces me gustaría que estuvieran acá, pero sé que aunque no los vea, siempre están conmigo, he tenido varias pruebas de ello y más cuando lo he necesitado y sin pedírselo siquiera. Es más cuando mi madre falleció hubo varios meses que la soñaba a diario. Ahora también sueño con los dos, pero ya es más espaciado.
Te comento que a veces mi mamá me llama la atención en sueños cuando cometo algún error jajaja así que tengo que portarme bien.
Un beso

Estrella Altair dijo...

Ummm que tema tan complejo.. y con tantas variables que están colindantes...

la muerte.. no estamos preparados para ella, pues en esta cultura no interesa...

no sé por que....

y no se integra con la realidad y cuando se produce duele.

yo he tenido buenas experiencias en esa línea o franja con mis seres queridos...

he podido ayudarles..y he notado como cambiaban de dimensión..y como yo.. aun sintiendo eso.. me quedaba huerfana...pues mi cerebro necesitaba tiempo..

tiempo es mucha clave.. de todo..

un beso

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Carmen Rosa

Gracias, jaajaja, es que es la única foto que tenía de ellos en el ordenador, ajajajaj.

Jjaajaja, me ha encantado que tu madre te llame la atención. Eso es una señora madre. Supongo que nunca se deja de serlo a pesar de estar en otro plano.

Es estupendo sentirle de esa manera, tan presente en tu vida. Enhorabuena.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Altair

Es bonito poder acompañar en el tránsito. Es duro pero gratificante. A pesar de que sabemos que están en la luz y se encuentran bien, la ausencia duele.

Dicen que el tiempo lo cura todo, pero en estos cosas, a veces también hace falta querer, integrar, asimilar y comprender.

En esta sociedad la muerte no interesa porque la base sobre la que se sustenta todo, es la juventud, y la muerte, por asociación, es "el final".

Si integráramos la muerte de manera natural en nuestras vidas, cuando llegue la partida de nuestro seres queridos, sería más fácil de asimilar y comprender.

Besotes.

lisebe dijo...

Hola Maria Eugenia, sabes hace nada que descubrí tus blogs a través de Senovilla como sabes, pero he leido detenidamente cada post , este en especial me afecta de lleno, hace nada todavía ni seis meses que perdí a mi esposo por un infarto fulminante con tan solo 40 años y me es todavía difícil hablar y todavía estoy en la etapa de la rabia contenida, del inmenso dolor, claramente aunque me afectó la muerte de mi padre hace cuatro años por supuesto, la que más me ha marcado para el resto de mi vida es la de mi querido amor, mi compañero de vida, aún hay sitios por donde no puedo ni acercarme sin llorar.

Gracias por pasar por mis blogs de vez en cuando te lo agradezco.

Un beso

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Lisebe

Sí, nos conocimos gracias a la iniciativa de Senovilla.

Lamento mucho tus pérdidas y en especial, la de tu marido. Tiene que ser realmente duro y difícil.

El duelo tiene varias etapas y lleva su tiempo el ir integando, asimilando y aceptando desde el corazón lo que ha sucedido, porque desde la mente, es más fácil.

Tómate tu tiempo, vive tus necesidades, nadie aunque hayamos tenido pérdidas parecidas, sabemos la intensidad de tu dolor. Y aunque te diga que él está a tu lado, se que en estos momentos no te servirá de mucho.

Te mando un fuerte abrazo. Y mil gracias por compartir tu dolor con todos. Se que no resulta fácil hacerlo y por ello de nuevo, mil gracias.

Besotes.

atlantida dijo...

Amiga linda, cuando tengas tiempo pasa por mi blog ¿si?
te he dejado un pequeño regalo,sabes que no es nada comparado con lo que tu le dado a mi vida.
un besito y muchas bendiciones para ti.
te quiero mucho.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Atlántida

Gracias por acordarte de mi :D.

Paso ahora mismo por tu blog. Eres un encanto. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Atlántida

Estoy sin palabras. Mil gracias y realmente no se qué he hecho para merecer tanto. Eres muy especial.

Besotes.

Liliana G. dijo...

De joven leí (no recuerdo de quién) lo siguiente: "ante la fatalidad, lo más sensato que puede hacer el ser humano es aceptarla".
Tenía yo 18 años y me marcó el camino. Hasta hace poco tiempo no me había codeado con la muerte. Mis abuelos paternos murieron antes de que yo naciera, los maternos, vivían muy lejos y el impacto no fue tan grande. Pero luego, vinieron las muertes mucho más cercanas, todas juntas, tanto que era difícil distinguir por quién estaba de duelo. Pero ese duelo estuvo siempre precedido por la nostalgia y la dulzura. Yo era consciente de que no podía devolverles la vida, pero sabía que podía honrarlos con el recuerdo.

Estupendo post, María Eugenia.

Un beso grande ;)

Liliana G. dijo...

P.D.: La foto con tus abuelos es entrañable. Cuánta ternura!!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Liliana

Me alegro que te haya gustado la foto.

Me ha gustado mucho la frase que has dicho, "no podía devolverles la vida, pero podía honrales con su recuerdo". Es preciosa.

Besotes.

Anónimo dijo...

Yo Arturo nuevamente.Me olvidé decirte que escribí un Texto de más de 40 páginas desde la partida de mi esposa y al final le digo:Yo sé que te das cuenta de lo infinitamente agradecido que estoy por la inmena ayuda que me has brindado, y llegué a la feliz conclusión que a través de tus manifestaciones y sueños me demuestras que sigues existiendo, imaginándome que eres como un presioso Ánegel pero que sigues siendo tu misma manteniedo toda tu hermosura, tus virtudes, que nos sigues acompañando, que me sigues amando.....................
SI DESEAS LEERLO INDICAME A QUE CORREO Y ENCANTADO TE LO HARÉ LLEGAR

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Arturo

Qué bonito el escribirle a ella todo explicándole todo el amor lo que sentías. Y además con palabras tan bonitas.

El correo del blog está visible en la columna de la derecha, donde pone consultas profesionales.

Besotes.