martes, 6 de septiembre de 2011

Comunicación entre los seres que han muerto y nosotros


La comunicación a la que hace referencia el título del blog, es la que se establece entre los seres que ya han partido tras su muerte y los que estamos vivos.

Tras la muerte, muchos de los seres que parten, deciden comunicar a su familia cómo se encuentran, si están bien, cómo es su situación; otras veces, quieren que les recuerden de una manera especial o que lleven a cabo sus deseos; o simplemente, desean decirles que para avanzar necesitan liberarse de la pena y el dolor de sus familias.

Los que quedamos aquí deseamos sentirles. En algunos casos, el dolor y la pena pueden obstaculizar este proceso. Otras veces, puede deberse a que no sabemos interpretar las señales que nos envían. No es fácil fluir en medio de la pena y cuando percibimos "algo", enseguida entra la mente en acción y nos dice que no podemos captar su presencia, que estamos locos.

No, la mayor parte de las veces sentimos realmente su presencia. No digo con esto, que no haya casos en los que el deseo es superior a la realidad y entonces vivimos una fantasía. Es realmente importante, tener los pies bien firmes sobre el suelo o dicho de otro modo, plantearnos lo que está ocurriendo. 

Si tenemos dudas, vamos por buen camino. Podemos sentir una sombra, ver una figura moverse, respirar durante segundos su colonia, su fragancia, y nos decimos, es imposible. Éstas son algunas de las señales que podemos percibir, hay otras muchas, tantas como personas somos. 

Imaginad por un momento qué tipo de relación y comunicación teníais con el ser que ha fallecido. Por ejemplo, le gustaba cantar una canción determinada, os gustaba una película especial, una comida, etc. y de repente, sin pensar en ello, estás tatareando esa canción, pones la tele sin saber porqué y aparece esa película; son señales. Nos están diciendo que están ahí, junto a nosotros. No tenemos que asustarnos, podemos hablar con ellos y ya sea en voz alta o baja, decirles cuánto les echamos de menos, que les queremos, o que deseamos que estén bien.

Otras veces, aparecerán en nuestros sueños y tendremos la oportunidad de charlar con ellos. Hace unos días una persona me comentaba en consulta, que había visto a su marido fallecido en sueños. Le había visto tan bien, estaba tan contenta de verle que no le había dicho nada. Se sentía mal por ello. Estaba triste, sentía que había perdido el tiempo porque en ese momento se sentía tan feliz que no se había acordado de decirle que le quería. 

Pudimos establecer contacto con él. Ella le dijo que le quería, le pidió perdón por no haber estado atenta y él, le dijo que no había nada que perdonar; aunque no había habido palabras, el corazón si había hablado y le había llegado todo el amor de ella. Fueron unos momentos muy bonitos. No puedo comentaros qué más dijo porque normalmente no me suelo acordar. Lo que recuerdo fue que la mujer rompió a llorar y a reír a la vez. Se sintió reconfortada y llena de vida. Ella misma no lo entendía. Decía que su pena había desaparecido durante un rato y se había sentido de nuevo amada y llena de fuerza y energía. 

Este es un ejemplo de muchos que he vivido y os iré contando poco a poco.


La foto está sacada de internet, si alguien considera que no debe aparecer, que lo diga y la quitaré.  

22 comentarios:

ion-laos dijo...

No he tenido ninguna experiencia de este tipo, pero lo de la señora esta qué fuerte!

Besos.

Maria Eugenia dijo...

Hola Ion

La verdad que suelen darse situaciones muy curiosas, que mucha veces no sabes muy bien como explicarlas.

Besotes.

Ana dijo...

Cuando era pequeña, mi madre decía que yo veía a su padre en mi habitación. El único recuerdo qu tengo, es de mi madre ahumando la casa y rezando. Esa casa siempre me dió miedo, y aún hoy cuando regreso tengo que dormir con la luz encendida.

Poco a poco te contaré mis experiencias.

Besitos

Kasioles dijo...

Acabo de inaugurar tu nuevo blog.
Interesante e inquietante a la vez todo lo que cuentas.
Pienso que, todos nosotros, somos energía y, cuando morimos, una parte queda ahí, no sé dónde, quizá en otra dimensión, puede ser que una parte de esa energía llegue hasta nosotros.
De todas formas, mientras permanezcan en nuestro recuerdo, seguirán a nuestro lado.
Hay lazos tan fuertes, que ni la misma muerte es capaz de romper.
Abrazos en el corazón.
Kasioles

Mari.C dijo...

Hola! Hace 12 años que mi abuela falleció. Y mis sueños con ella eran continuos, teníamos una relación muy especial, ella siempre decía que yo tenia que ser hija suya, y claro siempre le decía que si yo era hija de su hijo, de alguna manera era de ella.
Su muerte fue un golpe muy duro. Hace mucho que soñé con ella, que la abrazaba y le dabas besos. Yo le decía. "Abuela como te puedo tocar si estás muerta". Su respuesta fue: "Estoy muerta y no. Es complicado de explicar. El hecho de que no me puedas ver todos los días como antes, es porque estoy muerta, pero yo siempre estoy y estaré contigo y tu hermano, velando por vosotros. Siempre estoy cerca de vosotros". Ahora voy a irme y estarás un tiempo que no soñarás conmigo, pero eso no quiere decir que no esté a tu lado". Ese día cuando me levanté era el ser más feliz del mundo, y la paz sentía me hacia sentirme flotanto.

Cuando mi padre falleció los sueños que he tenido con el, siempre han sido de su último mes de vida, siempre sueño con sus dolores, y eso sí, necesito ir por lo menos dos veces al mes al cementerio, eso hace que me sienta bien, estar un ratito con el.
Su marcha aún no la he superado y ya hace cinco años.

Saludos.

Diazul dijo...

Gracias a dios no he perdido a nadie que sea muy cercano a mi...pero este tema entre la vida y la muerte, es un tema que aunque da un poquito de miedo apasiona.

Besos.

Maria Eugenia dijo...

Hola Ana

Estaré encantada de escucharte. Un placer.

Cuando somos niños, estamos más abiertos a todo y somos capaces de ver con más facilidad aquello que de adultos no podemos.

Seguramente tu abuelo estaba allí para guiarte, protegerte; y tu madre como adulta, tuvo miedo. Tal vez, el miedo de tu madre haya permanecido en ti.

Tampoco conozco más que lo que cuentas, pero te cuento la sensación que me ha llegado al leerte.

Besotes.

Maria Eugenia dijo...

Hola Kasioles

Si, estoy de acuerdo contigo, somos energía y como tal se transforma. No desaparemos, vamos a otro plano, a otras dimensiones. Y desde allí, se pueden producir encuentros entre ellos y nosotros.

Y por supuesto, siempre que les recordemos, siempre que nos acordemos de ellos, estarán vivos en nosotros.

Besotes.

Maria Eugenia dijo...

Hola Mari C.

Son dos historias distintas y muy profundas.

La de tu abuela es preciosa. Suelen dar el tipo de mensajes que comentas, nos muestran cómo están y si quieren decirnos algo, lo hacen. Al despertarte la sensación es como si hubieras estado realmente con ella, el abrazo es real y no soñado.

Estos encuentros se suelen producir en astral, un lugar al que vamos todos con nuestra consciencia, alma y espíritu, aunque no seamos conscientes de ello.

La historia de tu padre, como dices, no parece que esté aún superada. Posiblemente pesa mucho en tí, el recuerdo de su dolor, de su angustia y es el que te ha quedado, pero eso no significa que él ahora esté sufriendo.

Poco a poco irás encontrándote mejor. No te pongas metas de tiempo, cuando esté superado que no olvidado,lo sabrás.

Besotes.

la reina del mambo dijo...

Encantada de leer estas experiencias. Supongo que cuando interviene la razón dejamos de tener esa experiencia...
Un beso

Maria Eugenia dijo...

Hola Diazul

No es necesario perder a alguien para poder prepararnos para cuando llegue nuestro momento.

Comprendo que de miedo, asusta lo desconocido, pero cuanto más tranquilos estemos, mejor haremos el tránsito, o paso a un estado a otro.

Besotes.

Maria Eugenia dijo...

Hola Reina

La mente intenta explicar o analizar todo lo que puede, es para lo que está diseñada. Pero hay veces que la experiencia es tan profunda, tan intensa, que por mucho que proteste la mente, el corazón sabe lo que ha ocurrido.

Indudablemente la mente obstaculiza pero no siempre. Te lo dice que una que se muy mental. ¿A qué no lo parezco?

La mente y la lógica son fundamentales para no perder el equilibrio. Lo ideal sería fluir y utilizar la mente lo necesario para no desubicarnos.

Besotes.

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Maravillosas experiencias las tuyas trayendo los mensajes de almas que han partido. Son momentos de emoción.

Gracias por crear este blog. Puede ayudarnos a todos

Maria Eugenia dijo...

Hola María Jesús

Gracias a ti por tus palabras. Intentaré aportar mi granito de arena y si ayuda a alguien, será estupendo.

Besotes.

Estrella Altair dijo...

Hola Mandalas, enhorabuena por este blog tan interesante de límites y umbrales diferentes que todos de alguna manera y en mayo o menor medida hemos percibido.

Un abrazo

Maria Eugenia dijo...

Hola Altair

Gracias por tus palabras, son muy bonitas. Espero no decepcionar a nadie.

Besotes.

MEN dijo...

Muy interesante lo que nos cuentas, menudas experiencias las tuyas. Gracias a dios no tengo nadie en el otro lado… de momento. Pero como tu dices si me ayuda a mi sería estupendo. Te sigo. Un besito guapa

Maria Eugenia dijo...

Hola Men

Me alegro de que sea como dices, y por mucho tiempo :D.

La idea del blog, no es sólo para conectar con ellos, sino también hablar de la muerte y si es posible, quitarnos el yuyu que llevamos encima.

Ya veremos al final que sale ;).

Besotes.

Aurora Díaz dijo...

Que Hermoso lo que compartes en este blog. Yo suelo usar el tarot para comunicarme. También recibo señales. Hay que estar atentos, las señales pueden ser muy sutiles.

Maria Eugenia dijo...

Hola Aurora

Gracias por tus palabras. El tarot es una herramienta maravillosa y transmite mucha información, pero no e slo mismo que la mediumnidad. Trabajo con ambas, pero la mediumniad llega más lejos que el tarot para esta comunicación.

Besotes.

METAMORFOSIS dijo...

yo no he tenido experiencias de este tipo pero para las personas que tengan a alguien en la otra dimensión debe de ser gratificante poder sentir que están bien.
Besos bonita.

Maria Eugenia dijo...

Hola Metamorfosis

Sí, si que lo suele ser. Aunque no todos los que tenemos a familiares o seres queridos en otro plano, tenemos noticias suyas. Mucho me temo que eso depende de los que se han marchado. Por decirlo de alguna manera, ellos mandan.

Pero aunque no tengamos a ningún ser querido que haya muerto, también podemos tener señales o noticias de nuestros guías.

Besotes.