viernes, 22 de febrero de 2013

La negatividad y la evolución del alma

Sois varias las personas que habéis pedido que hablara de la negatividad y del aprendizaje evolutivo del alma. Intentaré ser lo más clara que pueda.

Por supuesto, sigo abierta a comentar todo tipo de sugerencias, dudas o preguntas que tengáis con respecto a los temas que se hablan en el blog. Así que os animo a que lo hagáis.

Evolucionar es un aprendizaje totalmente personal e intransferible. Podemos compartir la experiencia pero nadie puede vivirla por nosotros. El alma elige las experiencias que va a vivir antes de encarnar, aunque luego se olvide de todo ello por completo. Muchas veces, tenemos la sensación de ir caminando en la oscuridad. Sin embargo, tenemos un as en la manga, nosotros, nuestro yo.

Resulta más fácil aprender cuando las situaciones son cómodas y agradables; en las que todo es más fluido; y sobre todo, cuando nos sentimos felices y contentos rodeados de personas y energías que nos complementan. Pero qué ocurre cuando en la vida, aparece una situación dura, difícil, complicada y que hace daño; o, cuando nos rodean personas que piensan en negativo o sufrimos.

Nada es lo que parece. Lo que para unos es una situación complicada y dolorosa, y puede acabar en una depresión; para otros, es el comienzo de un reto, de un autoconocimiento. Somos libres de vivirlo como mejor sepamos, podamos y elijamos. Todo es correcto y válido desde el punto de vista del aprendizaje del alma.

Una persona o situación que es dañina, no deja de ser una gran prueba y un modelo a "no seguir", o un gran maestro. Enseña lo que no debemos hacer, lo que no queremos ser o convertirnos. Es un espejo en el que vernos reflejados. Y somos libres de vivirlo como mejor consideremos. Como por ejemplo,

Desde el victimismo, y quedarnos ahí para siempre. Es válido. No digo que no seamos víctimas, pero una vez superada la primera impresión, podemos decidir que la vida es más cómoda siendo mártires. Y para ello necesitamos en la vida, un verdugo. Uno no puede existir sin el otro.

Pasando de puntillas, sin querer darnos cuenta de lo que ocurre. No se cómo actuar. Tengo miedo a tomar decisiones y sentir. Me hago invisible. A la larga, tendremos que tomar decisiones, pero a veces necesitamos un tiempo para pensar, situarnos o tomar distancia de la relación que nos une con la persona que nos hace daño que por ser tan cercana que no sabemos cómo actuar. Es válido.

Desde las emociones destructivas, la ira, la rabia, la impotencia, el abandono, etc. Creo que es una de las maneras más difíciles y duras de vivir. Sólo sufre la persona que lo revive constantemente. No quien ofende. El dolor es nuestro, se enquista. La rabia y la ira, nos ciegan y las emociones se cierran en un círculo vicioso en el que sólo sufrimos nosotros. La mente se encarga de ello, recordándonos constantemente qué herida tenemos. Es correcto si es lo que necesitamos vivir, ya que forma parte del camino que necesitamos para aprender y evolucionar.

Vivirlo como un reto, una superación, una ayuda para conocernos a nosotros mismos. Pasaríamos del dolor inicial, a la acción práctica. Conozco el dolor y el sufrimiento y no quiero quedarme en él. Lo supero. Para ello, tomo la situación o persona, como una prueba de vida, una aventura en la que descubro cuáles son mis límites. El punto de partida es esencial, me amo y no quiero sufrir más de lo necesario. Poner límites a lo que me hace daño es válido, y no significa ser generoso o no amar a los demás. Es válido.

Nadie, jamás de los jamases, excepto una, puede hacernos daño. Y esa persona es cada uno de nosotros. Somos libres. Se nos olvida el poder que tenemos y que nuestra base, es el amor, el querernos y amarnos a nosotros mismos. Cuanto más nos queramos, más nos respetemos, más seguros y confianza tengamos, menos daño permitiremos que nos hagan y más rápido sanaremos las heridas. Si cada uno de nosotros está centrado, equilibrado y en armonía consigo mismo, será más fácil poner los límites a quienes intentan aprovecharse de nosotros, por su egoísmo, manipulación, control, etc.

Somos los que decidimos cómo queremos vivir, cómo queremos que nos traten y amen. Si vivimos una situación que no nos gusta, actuemos desde el corazón, desde el amor y el respeto hacia uno mismo. Decir que no en algunos casos o situaciones es tan importante como decir que sí. Sólo puede hacernos daño aquello a lo que damos paso.

Si me están maltratando y lo permito, entro en el mismo juego que ellos, pero desde el otro lado. Somos víctimas y verdugos. Si me hacen daño y me enfrento a ello, estoy mirando por mi misma, aunque luego esté callada. Soy consciente de dónde estoy, de quién soy. Es un punto de inflexión. Puede que aparentemente no cambie nada, y sigan queriendo maltratarme, pero algo ha cambiado. Me tomado mi poder, me quiero y he dicho basta. Luego mi actitud será distinta. Posiblemente necesite un tiempo para integrarlo todo, para encontrar las soluciones adecuadas, para recuperarme y ser de nuevo fuerte. Ya hay un cambio interno, me quiero.

Qué tenemos que hacer cuando nos encontramos con personas o situaciones negativas. Vivirlo de la manera más llevadera posible, en donde el dolor o el sufrimiento sea mínimo. Lo ideal sería alejarnos de ellos, frenarles desde el respeto, poner nuestros límites. Tenemos que ser fuertes y confiar en nosotros, actuando desde el amor. Desde luego, intentando no repetir lo vivido, no ser vengativos, ni rencorosos, pues seguiríamos el mismo juego. Procuremos dejar de pensar en ello, porque haciéndolo estamos dando poder al hecho o a la persona. Pensemos en qué nos hace felices, qué nos equilibra, qué nos hace sentirnos bien. Demos importancia a lo esencial, a nosotros y nuestra armonía.

Personalmente cuando me encuentro viviendo una situación complicada o aparece una persona negativa, doy las gracias porque me permite conocerme, saber cuáles son mis límites, crecer y avanzar. Es un regalo aunque a veces no venga envuelto en un lazo rojo. A mayor dureza o complicación, mayor oportunidad de aprendizaje y evolución.

Lo negativo, también forma parte del aprendizaje. Es una prueba en el camino evolutivo y dependerá de cada uno de nosotros cómo afrontarlo y vivirlo, sabiendo que todo es válido y correcto, desde el punto de vista del alma.


La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

47 comentarios:

Rayén dijo...

Hermosa reflexión; donde todo es válido desde el punto de vista del crecimiento y del alma, centrado en la armonía con uno mismo.
Me encanta el enfoque espiritual que le das a todo.
Ah!!, M. Eugenia, quiero compartir contigo el Premio Literatura que se encuentra en mi blog de recuerdos.
Que tengas una lindo fin de semana.
Abrazos.

Gema dijo...

Uff! la negatividad la enfermedad del siglo XXI, o al menos asi la tengo catalogada yo jeje!

Yo me considero una persona que suele verle siempre el lado bueno a las cosas aunque a veces titubee y tenga mis dudas pero siempre con positividad.

A lo largo de mi vida y hasta el dia de hoy he conocido todo tipo de personas, pero una gran mayoria de ellas han sido personas pesimistas, y muy negativas.

Dentro de las negativas yo al menos, puedo comentar dos clases:

* las que son dañinas (para mi las peores)

* las que se hacen daño a si mismas, por la ideologia de vida que tienen y que por supuesto inculcan a sus propios hijos mediante miedos e inseguridades

Yo siempre he sido una persona que me he movido mucho por vibraciones y cuando charlo con un tipo de personas asi me cargo muchisimo, e incluso acabo con dolores de cabeza.

En definitiva está claro que en la viña del señor hay de todo. Y que por supuesto todos no pensamos ni somos iguales y eso yo al menos lo respeto.

Pero aunque en mi caso el haber conocido a personas asi me ha servido mucho en mi andadura por la vida (sobre todo el primer grupo, las dañinas) ya que he evolucionado muchisimo como persona en los ultimos meses, lo agradezco, pues estoy conociendome interiormente muchisimo y eso me gusta, he crecido mucho espiritualmente.

Un besito wapisima!

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA EUGENIA
Que buen análisis el que haces. Lo que entiendo es que el alma elige las experiencias que va a vivir, pero no la forma de afrontarlas y en eso consiste el libre albedrío. Es así?
Pero cuando dices que vivir desde las emociones destructivas puede ser lo que necesitamos vivir para evolucionar, no lo entiendo tanto, porque experimentar esas emociones destructivas no están deteniendo nuestra evolución?
La evolución no sería mas bien llegar a transmutar esas emociones destructivas hasta que se conviertan en positivas como la compasión, la gratitud y en ultimo grado y más difícil, el amor? La verdad es un tema un tanto complicado.
En lo personal, mis aprendizajes han sido mayores cuando he pasado por situaciones muy complicadas con otras personas, cuando más dolor me han causado finalmente he crecido más en fuerza espiritual, en sabiduría, en comprensión, en todo. Claro que me costó entenderlo y sólo me di cuenta de eso con el pasar del tiempo. Es que cuesta mucho verse como espejo de aquel que consideramos nuestro enemigo. No sé cuanto me tocará pasar aun, ni cuanto aprendizaje me queda por hacer, pero deseo pasar de grado y no repetir las materias que vine aprender. Ojalá sea así.
Gracias por todo este conocimiento que compartes que estoy segura está ayudando a muchas personas, entre las que me incluyo.
Besitos

campoazul dijo...

Está claro que solo nos hacen daño si se lo permitimos, pero hay situaciones que por ser muy fuertes cuesta superar y se tarda un tiempo en poner fin al sufrimiento… sí que se aprende, y mucho, pero queda el corazón tan marcado que las heridas son difíciles de olvidar aunque es lo que se debiera hacer cuanto antes.
Es una entrada muy completa y ayuda a entender muchas cosas.

Besitos.

MAJECARMU dijo...

M.Eugenia,gracias por tu profundo y sabio post...Realmente hay situaciones y personas,que nos prueban,nos toman el pulso de la paciencia,la empatía y el aguante...Cuando el alma está en paz aguantamos...Todo nos sirve para aprender y posiblemente,como dices,ya hemos elegido antes de nacer la experiencia de la vida...
Mi gratitud y mi abrazo inmenso,compañera.
Feliz fin de semana,M.Eugenia.
M.Jesús

Mª del Mar, la mamá de Ángela dijo...

Me ha gustado mucho como lo has enfocado. Quiero contestarte con más calma, profundizando más, pero ahora mismo no puedo, asi que volveré a entrar de nuevo para dejarte un nuevo comentario con más serenidad y calma. Pero te repito que me ha gustado mucho.
Ahora tengo que dejarte.
Un besito, (entro prontito).

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Rayén

Sí, es como comentas. Todo es válido desde el punto del vista del alma.

Gracias por acordarte de mi y del regalo. Pasaré a recogerlo.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Gema

Enhorabuena por todo tu aprendizaje y crecimiento. Es estupendo. Me alegro mucho. A seguir por el mismo camino :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Carmen Rosa

Sí, el alma elige qué quiere vivir y cómo hacerlo. Después, el libre albedrío decide si ir por un camino u otro para conseguirlo.

Para el alma todo es válido y correcto, desde el mayor de los dolores a la máxima alegría.

Hay almas que necesitan experimentar el dolor y el sufrimiento, y vivir las emociones más duras para su aprendizaje. Y es válido para ellas, no para quienes ya han superado ese nivel. cuando lo hagan, no volverán o no querrán volver a pasar por ello.

Nadie sabe en qué nivel está y cuánto le queda por aprender. Por eso es mejor disfrutar del camino, de la vida.

Me alegro que te haya gustado la entrada. No las tenía todas conmigo. Es un tema que tiene tantos matices....

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Campoazul

Nadie ha dicho que fuera fácil. El aprendizaje está es saber superar y afrontar lo que nos duele con el menor de los sufrimientos, porque vivir lo fácil es cómodo.

Como dices no siempre podemos afrontar con calma, ni con paz lo que vivimos. Pero a pesar de ello, si podemos seguir siendo nosotros mismos, buscando nuestro equilibrio y armonía. Ahí está el aprendizaje. ;).

Además cada uno tiene su ritmo y todo es perfecto :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María Jesús

Sí, todos nos ponen a prueba y nosotros también ponemos a prueba. El aprendizaje es recíproco y la oportunidad de avanzar y crecer está ahí para todos. Nadie nos escapamos de ello ;).

Feliz fin de semana también para ti.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Jjaja, tranquila. No paso lista ;).

Pasa cuando quieras y cuánto quieras. Estás en tu casa.

Besotes.

AZAHARA dijo...

Ostras, precisamente hoy le contestaba a una bloguera en mi blog algo parecido. Le decía que ante algo malo debemos afrontarlo preguntándonos ¿qué puedo aprender yo de esto? y no desde le odio o el dolor, sentimientos que nos hacen añicos por dentro al sentirlos.

Eres una gran maestra Maria Eugenia, arendo un montón contigo. Mil gracias!

ion-laos dijo...

Te ha quedado bordada! Mi aprendizaje debe de ser de tortuga en este caso, aunque voy poquito a poco, y ya me gustaría ir más ràpido, que mi dinero me ha costado el dentista y tengo la lengua hecha polvo de mordermela y para esto no hay ná, como no me ponga la funda del móvil...Torear en el trabajo todos los días con personas negativas es muy complicado y dificil, y mira que no es lo peor que he pasado.

Gracias María Eugenia, eres un solete!

Besos!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Azahara

Jjaajajajaj, si es que la casualidad no existe ;).

Estoy totalmente de acuerdo con la actitud que comentas. Tendemos siempre a mirar a los demás como el origen de nuestros problemas, pero se nos olvida que está en nosotros la solución a ello.

Me encanta la pregunta que te haces. También me la suelo hacer yo.

Todos aprendemos de todos. Eso es lo mejor. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

Sortear las dificultades nunca es fácil, ni agradable. Pero dependiendo de qué fuerza le demos, que actitud tomemos es más o menos llevadera.

Cada uno tiene su ritmo de aprendizaje y nadie sabe en qué nivel está. Lo mejor es no preocuparse por ello e intentar ser lo más feliz posible.

Esto viene a ser como lo de las discusiones, "dos no discuten si uno no quiere", pero a lo grande.

Piensa en ti, y vive lo más feliz que puedas dentro de lo que puedas y te dejen. Al final, coges callo y todo resulta más fácil, que no digo que tenga que ser rápido.

Besotes.

carmen dijo...

Que fácil lo haces todo! Vivir contigo no tiene que ser nada complicado, ya entiendo porque me decías que me complico la vida sin necesidad, todo es más fácil de lo que parece, todo depende de nosotros de cómo veamos las cosas, de cómo busquemos las soluciones, de cómo enfrentemos el problema, ja,ja,ja yo siempre me he basado en el dicho “¿el problema tiene solución? Si, entonces ya no es un problema ¿el problema tiene solución? No, entonces hay que apechugarlo y llevarlo de la mejor manera, la vida tiene muchas complicaciones, pero además nosotros las complicamos más, tenemos que aprender a mirar la vida como tu nos la presentas y seremos más felices. Muchas gracias eres un tesoro.
Un abrazo muy fuerte

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Carmen

Jjajaajaj, no se si es tan fácil vivir conmigo. Tendré que hacer una encuesta ajajajajajaj.

Se nos olvida que nosotros tampoco somos perfectos y que sin querer seguro que damos más problemas de los que nos gustaría.

Tendemos a dar más importancia a lo que "nos hacen" que a "cómo afrontarlo y vivirlo".

Es muy importante la actitud con la que decidamos vivir, no digo que sea fácil pero a base de práctica se va consiguiendo.

No digo que tengas que hacer lo que yo hago. Descubre lo que necesitas, lo que te hace sentirte bien, lo que te armoniza. Es básico para afrontar cualquier situación, ya sea positiva como negativa.

Y el resto, poco a poco. Que la teoría es fácil pero la práctica cuesta más. :D.

Besotes.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Mª Eugenia:

Te vas a reír cuando te cuente lo que me ha pasado. Resulta que no encontraba la cajita esta de los comentarios, me he acostumbrado a la ventanita emergente y no hacía más que ir para abajo y no veía dónde escribir, arrrrgggg, jajajaja... Luego, cuando por fin consigo dejarte un comentario, ¡se me queda la página totalmente en blanco y lo pierdo, arrrrgggg!! Los ciber-duendes se ponen a veces muy pesaditos ;)

¡Por fin, otra vez aquí! A ver si ahora puedo dejarte el comentario sin más problemas y además me acuerdo de todo lo que te he dicho en el anterior ;))

Bueno, primero saludarte y decirte que te sigo, aunque no siempre tengo tiempo de pasar a tomarme un cafelito contigo ;)

Me ha gustado mucho como enfocas este tema, no es fácil aprender de los aspectos negativos de la experiencia, no; sin embargo, es vitalmente necesario. Con el sufrimiento labramos en nuestra alma aquellos rincones en los que sembraremos nuestro aprendizaje. Es verdad que también aprendemos de las cosas bonitas y sencillas de la vida, pero no atesoramos las mismas huellas. Yo siempre he dicho que el dolor es la semilla de la sabiduría, o como decía Amaral: "En las cenizas del fracaso reposan las alas de la sabiduría..."

También me gusta mucho la empatía que observas para analizar el tema desde todas las perspectivas: no sólo nosotros aprendemos de las actitudes negativas de los demás, también los demás aprenden de nuestra negatividad :)

Un besote, guapa.

Amelia dijo...

El ser humanó posee mecanismos de protección, somos muy fuertes y yo estoy contigo que puedes optar a ser víctima o a ver el significado que puede aportar en tu vida tal situación negativa. Siempre se ha dicho que las personas curtidas poseen gran sabiduría puesto que dieron sentido y entendieron todo lo que les sucedió o vivieron con ello con dignidad.

Pienso que cada uno es libre de vivir como le nazca vivirlo, hay desgracias que piensas que no van a ser superadas y aunque jamás se olvidan pero si que se sale adelante. en fin es una buena entrada que nos haces reflexionar. Un beso y buen fin de semana. Amelia.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mar

Me temo que me ha tocado vivir más de una vez lo que te ha pasado a ti. Y da una rabia.... Me alegro que hayas podido volver a escribir lo que querías decir.

Bueno, no he hecho más que escribir basándome en mi experiencia. Creo que he pasado por todas las fases, ajajajajaja. Y la experiencia es un grado ;).

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Amelia

Estoy de acuerdo contigo. Desgracias, situaciones complicadas y difíciles vivimos todos, pero no las afrontamos de la misma manera.

Todo ayuda a aprender, cada uno a su ritmo. :D.

Besotes.

Kasioles dijo...

Querida amiga: Estoy contenta por poder visitarte y volver a leer tus entradas, de momento, mi ordenador se está portando bien, atrás ha quedado el largo tiempo que me ha tenido incomunicada.
Hoy me recibes con una entrada que me viene fenomenal, me hará reflexionar y me ayudará a afrontar mejor las adversidades que es necesario superar en la vida.
Aprenderé a quererme más, de siempre me he olvidado de mí y he sido feliz al dedicarme a los demás.
Ahora necesito fuerzas y tú me has proporcionado un buen camino ¡cuánto te lo agradezco!
Cariños.
Kasioles

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Kasioles

Me alegro que el ordenador te deje navegar y tus nietos ya estén bien.

A todos nos viene bien querernos más y mejor. Qué bien que te haya gustado la entrada.

Besotes.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Sí elegimos sí, con ayuda de seres de Luz, lo que ocurre es que una vez aqí en la tierra somos contradictorios y nos revelamos...
Seamos conscientes de quienes en realidad somos.



Un abrazo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Sí elegimos sí, con ayuda de seres de Luz, lo que ocurre es que una vez aqí en la tierra somos contradictorios y nos revelamos...
Seamos conscientes de quienes en realidad somos.



Un abrazo.

Diazul dijo...

Ojalá pudiésemos encontrar el equilibrio perfecto para evolucionar sin negatividad y sin sufrimiento por supuesto.

Estoy de de vuelta amiga, mi blog anterior lo perdí :) pero igual ya estoy aquí.

Un gusto volver a estar en tu espacio.
Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola a los dos,

Bueno no todo depende de los seres de luz. También estamos nosotros para tomar decisiones y menos mal. Si no no habría oportunidad de fallar, ni de crecer, ni de avanzar.

Los Seres de Luz, los guias, la energía en sí, nos ayudan constantemente, pero somos nosotros quiénes tomamos las decisiones :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Diazul

Me alegre muchísimo de verte. Si, un día estabas y al siguiente todo desapareció. Qué bien que esté todo resulto :D.

Por poder se puede conseguir el equilibrio y la armonia. Es cuestión de ir trabajando en ello, con paciencia, humildad, ánimo, esperanza, y mucho amor hacia una misma. Y eso sí, todos los días de todos los años, porque nunca dejamos de aprender. ;).

Besotes.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Muy interesante,hay situaciones muy crueles...donde te preguntas como puede haber tanto sufrimiento,Maria Eugenia gracias por compartir ,un abrazo tu amigo.J.R.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, José Ramón

Si, si que hay situaciones muy crueles y duras que ayudan a sacar lo mejor y lo peor que tenemos dentro. Dependerá sólo de cada uno de nosotros, cómo afrontarlo y vivirlo.

El sufrimiento al igual que la felicidad son dos caras de la misma moneda, aprendizaje y evolución. Todo ello desde el punto de vista del alma. ;).

Besotes.

Adriana Alba dijo...

Excelente entrada!
Ser positivo no es sufrir de "positivitis" siempre estarà en nuestras manos buscar el lado bueno de las situaciones y nuestros pensamientos influyen mucho a la hora de actuar.
Es una tarea diaria, un aprendizaje contìnuo,pero vela la pena intentarlo.
Gracias querida M. Eugenia.
Te dejo un abrazo inmenso.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Adriana

Si, jajajaa, es cierto lo que comentas. Ser positivo no es tener "positivitis", si no saber buscar la solución más positiva a todo lo que nos ocurre, ya sea desde lo más duro a lo más sencillo de vivir.

Si, es una tarea diaria y constante. Además se notan con mucha rapidez todos sus beneficios.

Me alegro que te haya gustado la entrada. :D.

Besotes.

E. Pamplona dijo...

Hola Maria Eugenia:
Me ha encantado esta entrada, a veces nos centramos más en recrearnos en nuestra propia desgracia(o situación negativa) que en buscar soluciones,cuando en realidad es intentar "sacar de lo negativo lo positivo", seguramente seríamos mucho más felices...y mira que precisamente no soy yo la mejor para dar este tipo de consejo que luego yo no llevo a cabo...pero en fin, a mi desde luego me ha ayudado a recordar que cuando alguna situación me bloquea o quiero romper con ella, debo mirarla desde fuera y desde una actitud positiva, intentar buscar el mejor camino.
Gracias de corazon, besos.

Remei dijo...

Me he quedado con una reflexión tuya...

"Nadie, jamás de los jamases, excepto una, puede hacernos daño. Y esa persona es cada uno de nosotros. Somos libres. Se nos olvida el poder que tenemos y que nuestra base, es el amor, el querernos y amarnos a nosotros mismos. Cuanto más nos queramos, más nos respetemos, más seguros y confianza tengamos, menos daño permitiremos que nos hagan y más rápido sanaremos las heridas. Si cada uno de nosotros está centrado, equilibrado y en armonía consigo mismo, será más fácil poner los límites a quienes intentan aprovecharse de nosotros, por su egoísmo, manipulación, control, etc.
Somos los que decidimos cómo queremos vivir, cómo queremos que nos traten y amen. Si vivimos una situación que no nos gusta, actuemos desde el corazón, desde el amor y el respeto hacia uno mismo. Decir que no en algunos casos o situaciones es tan importante como decir que sí. Sólo puede hacernos daño aquello a lo que damos paso."

Vivir desde esta enseñanza que tu nos brindas es el mejor regalo que nos podemos hacer...es difícil pero no imposible.
Conocerse a uno mismo lleva su trabajo, si lo tomo como un bienestar para mi alma se convierte en un placer, el placer de vivir.

Un beso amiga, me inspiras!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, E. Pamplona

Siempre resulta más fácil la teoría que la práctica ;). Sobre todo, cuando estamos sufriendo y la mente va a mil por hora. Si nos damos cuenta de ello, podemos darle la vuelta, buscar herramientas o técnicas que nos ayuden a superar la situación adversa.

Y lo más importante, recordar que siempre podemos mejorar y que está en nosotros el hacerlo, no en los demás.

Me alegro que te haya gustado la entrada. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Remei

Es así, por lo menos lo vivo de esta manera. A veces, cuando estoy de bajón, tengo que recordármelo para darme el impulso necesario para darle la vuelta y ver la situación en perspectiva.

El esfuerzo, merece la pena. La recompensa es muy buena.

Y sí, es un trabajo diario, cansado y que a veces, conlleva tomar decisiones que no siempre nos gustan o nos hacen sentir mal.

Es un reto, hay días mejores que otros, y situaciones más llevaderas que otras. Pero seguro que avanzaremos más y sufriremos menos, cuanto más nos queremos.

Jjajaaja, eres un cielo. Tu trabajo, su obra si que es una inspiración de las que conectas con el alma en un segundo.

Besotes.

Mª del Mar, la mamá de Ángela dijo...

Hola María Eugenía, por fin puedo sacar un ratito para comentar con tranquilidad esta entrada que tanto nos puede servir a todos.

Pues verás, desde mi experiencia te diré, que he sufrido mucho, mucho, mucho. Que he pasado por momentos en los que quería morirme, momentos en los que todo me daba igual, momentos en los que la rabía y el odio envolvían mi alma y momentos en los que nada ni nadie podía sacarme de mi agujero. Pero sabes, al final, esa sensación de volverse loca por tanto dolor, va pasando y con la cabeza más serena he podido ir viendo que en todo este tiempo, no todo ha sido negativo, porque me he ido dando cuenta que he aprendido a ser más fuerte, más valiente. He aprendido a valorar más las pequeñas cosas y a quedarme con lo bueno de las personas. He aprendido a ser más generosa, a no juzgar con demasiado rigor los fallos de los demás, porque todos tenemos, a no querer compartir mi vida con las personas que no merecen la pena, por ser negativas, por no aportar nada, por no valorar lo bueno de los demás, por quedarse sólo con lo malo y no disfrutar de la vida, por ser falsos y egoistas.
He aprendido a saber disfrutar más de cada momento y de vivir, a pesar del dolor por la ausencia y por la impotencia.
Sigo teniendo mucha rabia dentro, aunque no me lleva a querer venganza, sólo justicia, porque es lo único que nos queda para poder llevar ese sentimiento tan grande de impotencia por la muerte de nuestra hija.
Y sí. Es cierto que ante determinadas situaciones iguales, cada persona reacciona de una forma y decide vivirla de modos diferentes, pero creo que todas son válidas, porque cada uno somos diferentes y no hay ni mejor ni peor manera de afrontarlas. Lo importante es que nos sea válidas a los que las vivimos.
Lo que sí es cierto, que las personas que después de haber vivido una situación dificil, dolorosa, traumática o injusta o han tenido algún caso cercano, y no saben disfrutar y valorar más lo realmente importante, a mi, me dan pena.
Creo que lo importante es saber rodearnos de momentos y personas que nos aporten alegría, paz, buenas sensaciones, para poder tener reservas de energía positiva, en los días malos o negativos.
En fin, a pesar de todo, los momentos malos no nos lo quita nada y las personas negativas, me siguen sorprendiendo y defraudando. Por eso, hay que buscar los momentos buenos, con las personas que son importantes en tu vida, porque los momentos malos, llegan solos.

Un besito.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Estoy de acuerdo contigo. Normalmente tras pasaar situación muy extremas o duras, es cuando con el paso del tiempo vemos todo lo que hemos aprendido.

Sólo queda mirar atrás y comparar cómo hubiéramos actuado y cómo lo hacemos ante un mismo hecho.

Si soy sincera, no todas las personas que son negativas me dan pena. Todos podemos elegir el camino que queremos de una manera más consciente o menos. Es posible que piense si vivieras de otra manera te sería más fácil todo, pero al momento me doy cuenta, que s su opción de vida, y por lo tanto válida.

Somos imanes que atraemos tanto lo bueno como lo malo. A mayor positividad y alegría, las personas de nuestro entorno también lo serán más. Es bonito saber que cuentas con personas que te entienden y apoyan en todos lo menos de la vida. Eso es amor.

Enhorabuena por tu aprendizaje y evolución. Y mil gracias por compartirlo con todos.

Besotes.

carmen dijo...

Hola Mª Eugenia, he leído que en las reencarnaciones tendemos a reencarnarnos cerca de las personas que han sido nuestro núcleo familiar, a veces como esposa/o, madre/padre, hija/o, amigo/a o maestro/a de una misma alma, en distintas vidas se introducen almas nuevas o en diferentes reencarnaciones no siempre nos encontramos con las mismas o con todas las almas que componen nuestro circulo y se llega a esta conclusión porque con las personas que tenemos alrededor es con las que tenemos que aprender algo, si hemos sido egoísta con alguien, en la siguiente vida sufriremos ese daño que hicimos (aunque a veces no hace falta reencarnarse para que todo se vuelva contra el que ha hecho el mal) y lo que vivimos en esta vida también es consecuencia de lo que vivimos en vidas anteriores ¿Qué nos puedes tu aportar sobre esto? Y también he leído que todos tenemos nuestra alma gemela y almas que se han querido mucho también vuelven a encontrarse en otras vidas. Háblanos sobre esto, cuando tu puedas ¿vale?.
Un abrazo

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Carmen

¿Has leído las entradas dedicadas a la reencarnación? Creo, estoy hablando de memoría y puede fallarme, que alguna de las cuestiones que haces ya están contestadas.

Aunque a lo mejor lo que recuerdo es la intención de escribir sobre ello, tampoco digo que no.

Tomo nota de tus estupendas propuestas. Mil gracias por ellas.

Besotes.

EriKa dijo...

Fantástico!, me ha encantado.

Eres una máquina María Eugenia, que bien lo explicas y cuanto ayudas.

Si yo pedí pasar por todas las cosas que he pasado, debo ser un poco masoquista, sí que la vida me ha enseñado mucho y me ha dado mucho pero también me ha quitado mucho y todo en una época que yo era muy joven, creo que aun arrastro cosas que no se han curado.
Intento mejorar cada día e intento ser más fuerte, disfrutar de todo lo que la vida me ofrece y sobre todo vivir el presente por que todo va muy deprisa.
Creo que necesito amarme, todavía, mucho más.

Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Erika

Jjaajajaja, qué cielo eres. Te aseguro que la experiencia es un grado y conozco casi todas las fases de las que hablo, jajaajajaj.

Todos somos masoquistas ;). Y también estamos aprendiendo día a día. A veces lo llevamos mejor que otras.

Lo que comentas, es lo que deberíamos hacer todos, vivir el presente. Y siiiii, va todo muy muy rápido. El tiempo ya no cunde como antes y no tiene nada que ver con la edad. ;).

Besotes.

Mercè Castro Puig dijo...

Hola preciosa,

Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices. Nada está bien ni mal, aunque en principio muchas situaciones nos parezcan horrorosas. En realidad son grandes oportunidades de conocernos mejor, de experimentarnos, de amarnos...
María Eugenia,cariño, leyéndote te presiento en un momento bueno, muy creativa y me alegra muchísimo. Como la "negatividad" de la que hablas, los tiempos que corren parecen duros y lo son para muchísimas personas, pero son tiempos que permiten sacar el polvo de nuestras alas y emprender el vuelo y a ti te estamos viendo volando alto.

Te quiero preciosa

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, preciosa

Si, como dice el refrán, "todo depender del color con que se mira las cosas". ;).

Si, todo son oportunidades de crecer y avanzar, duras, difíciles; a veces parecen inalcanzables y otras, son más fáciles.

Y si, son tiempos complicados, que están llenos de trampolines de crecimiento :D.

Me has dejado... sin palabras. Y con lo que yo hablo....

No soy consciente de lo que comentas. Te lo aseguro. Sólo escribo sobre lo que se.

Mil gracias por todo. De todo corazón.

Besotes enormes.

Juan Antonio Fandiño Marquez dijo...

Hola Maria Eugenia!
Por cada entrada tuya que leo, mas impresionado me quedo de la habilidad que tienes para transmitir...Que te voy a decir que no te hayan dicho ya....Es verdad todo lo que dices. Somos nosotros mismos, la mayoría de las veces, nuestros propios verdugos. Los que con nuestras decisiones o "no" decisiones escogemos estancarnos o seguir adelante....Ojala la Teoría fuera más fácil de llevar a la practica, jejeje!!nos ahorraría unos cuantos disgustos, creo yo :)
Muchos Besosss!!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Juan Antonio

Pues si, te doy la razón. La teoría es mucho más sencilla que la práctica. Pero por algo estamos aquí, para aprender a hacerlo y a disfrutar de la vida lo mejor posible.

Besotes.