martes, 24 de abril de 2012

Unas palabras de Angie

La pérdida de un hijo nunca es fácil, pero cuando es bebé o tiene poco tiempo, parece que resulta más duro. Vemos cómo desaparece delante nuestro el futuro que hubiera podido tener nuestro niño. Sentimos que la muerte nos arrebata toda una vida llena de vivencias, experiencias, risas, anécdotas.

De repente, todo se convierte en nada. Pero ese nada es aparente, porque como en el caso de Unax y de otros muchos, descubrimos que el alma tenía un propósito que llevar a cabo y ésta se ha cumplido.

Se que no es fácil pero debemos sentirnos orgullosos de haber podido facilitar y colaborar en que esta misión se haya podido cumplir, pues nuestro papel como padres, tíos, familiares ha sido crucial para que nuestro seres queridos lo hayas conseguido.

Hablar de lo que sentimos y vivimos en estos momentos, y cómo lo afrontamos es duro y complicado. Por este motivo, vuelvo a agradecer a Angie, la ama de Unax una vez más que haya querido compartir con todos parte de sus sentimientos a través de estas palabras.

Soy Angie la ama de Unax, lo primero deciros que muchas gracias por vuestras palabras.

Fuimos muy felices cuando llevaba a Unax dentro de mí. Fue un embarazo perfecto y lo viví muy intensamente, saboreando cada patadita que me daba cada vez que comía o como se estiraba conmigo cada vez que yo me estiraba... cómo se movía cada vez que le hablaba y le mencionaba su nombre. También estuvo presente en nuestra boda, en la tripita de unos 6 meses. Fue un día pleno para toda la familia.

Lo que no sabíamos es que el destino nos jugara este mal trago de tener que abrazar la muerte cuando esperábamos abrazar vida.

Agradezco mucho la empatía que tenéis conmigo. En mi caso el saber que Unax está ahí (justo al otro lado) es como un bálsamo que alivia mi dolor. María Eugenia muchas gracias porque me has enseñado que no hay muerte sino cambio.

La vida de Unax ha dejado una huella muy profunda en mucha gente a la que no llegó a conocer directamente. He visto que a través de esta entrada, se han movido y removido sentimientos y heridas que se creían curadas.

Acabo de ver que Angie ha dejado un comentario para todos y quería que no pasara desapercibido, por este motivo, he decidido incluirlo en la entrada.

Hola a todos,
 
Gracias a todos por vuestras palabras. Estoy muy agradecida...
 

Gracias María Eugenia por lo de luz en la mirada, es verdad que me encuentro mejor, la sesión contigo me ayudó profundamente.
 

Una de las cosas que me ha enseñado mi hijo Unax es la compasión, siempre he sido una persona compasiva, pero desde la enfermedad y marcha de mi hijo veo a niños que desgraciadamente estan enfermitos como almas muy superiores y muy valientes. Se me mueve por dentro una compasión tremenda, enorme. Tengo que decir que las personas con problemas, enfermedades, dificultades son seres valiosísimos, porque sin ellos no podríamos trabajar la compasión ni desarrollarla.
 

Besos a todos.

Angie la mamá de Unax.

Unax vivió 33 días en esta vida pero su legado y su trabajo como alma, sigue presente de nuevo entre nosotros. Es un alma llena de amor, que además quiere compartir una información amorosa que puede ayudar a curar y sanar dudas, miedos, culpas, remordimientos, ausencias, angustia, pena.

No soy madre, nunca he estado embarazada, pero también a mi me ha marcado Unax con su infinito amor, pues me ha permitido ver, sentir y percibir una vez más. que la muerte sólo es una etapa en nuestro camino, y que la vida adopta diversas formas según el plano en el que estemos. Las relaciones y la comunicación entre las almas siguen estando presentes en el día a día de nuestra existencia.

Mi gracias Unax y Angie por compartir vuestras experiencias y amor con todos nosotros, sabiendo que no es fácil hablar de ello.


La imagen está sacada de internet y desconozco quién es el autor.

46 comentarios:

AUTOCONOCIMIENTO dijo...

Precioso y llena de amor la entrada, puedo empatizar con Angie por muchos motivos, pero el fundamental porque soy madre y sé lo que es amar a un hijo, la situación me ha entristecido pero a la vez me llenaba de una sensacion tranquilizadora y muy especial.
Gracias, creo que canalizar las energías pudiendo ir más allá, es un paso para cruzar la línea de lo físico.
Un beso muy fuerte.

Amelia dijo...

uffff!! que templanza, que madurez y que sabiduría la de Angie. Estará rota de dolor pero dentro de él sabe entender la situación anómala y dar sensatez a algo demasiado cruel para llegarlo a entender.
Yo Mª Eugenia he de decirte que no es fácil escribir esa carta, porque desde que se engendra a un hijo se le ama por encima de todas las cosas, por encima de tu vida y la de tu pareja, los hijos estan en otro plano muy superior a todo lo que existe hasta ese momento.

Quiero creer que es así como tú dices, porque no hay justificación a estas desgracias, porque no es natural que el bebe no pueda vivir al lado de esos padres, de una familia que lo espera.
No logro entender cual fue su misión aquí en la vida, tan solo 33 días para conseguir ... no sé me es muy dura tu entrada, noto que mis manos sienten hormigueo, me queman.
un besito. Amelia.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Autoconocimiento

Esta entrada es la segunda parte a otra anterior llamada "La huella de Unax" que te recomiendo que leas.

http://comunicacionentredosmundos.blogspot.com.es/2012/04/la-huella-de-unax.html

La mediumnidad indudablemente, cruza esa línea que comentas ;). Es un trabajo y un don muy bonitos, por lo menos a mi me lo parecen.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Amelia

Esta entrada es la segunda parte de otra anterior llamada "La huella de Unax" http://comunicacionentredosmundos.blogspot.com.es/2012/04/la-huella-de-unax.html. En ella, Unax habla de cuál es su misión y la de Angie.

Estoy contigo, tiene que ser muy difícil escribir una carta o palabras como las de Angie. Y si, es una persona muy especial, sonriente, dulce y fuerte.

Besotes.

MAR SOLANA dijo...

Toda mi gratitud para Unax, Mª Eugenia ;) y un abrazo cálido y enorme para su mami, Angie, por su valentía y haberlo compartido con tantas personas a las que se nos hizo un nudo en la garganta cuando conocimos la historia. Y por supuesto, MIL GRACIAS a ti por ponernos en contacto y traernos cosas tan bellas, aunque tengan su parte amarga...

En efecto, amiga, sólo cuando sentimos dentro de nosotros ese Amor tan profundo llegamos a comprender que la muerte es tan sólo una etapa, un paréntesis antes de iniciar el verdadero viaje, una parada para reponer "fuerzas" y aprender las cosas que necesitamos para continuar...

Las almas saben buscarse y saben encontrarse, Mª Eugenia...

Te dejo por aquí un abrazo de los grandes, muy emocionada...

Remei dijo...

Unax estará feliz de ver a su mamá así, tan serena y tan llena de su amor, no tengo la menor duda...
Gracias Angie, gracias María Eugenia.
Unax, tesoro, todos nos vamos a volver a ver y a conocer.

susana dijo...

Por eso estoy en contra del aborto. Estoy convencida de que cada niño engendrado tiene un alma propia, sea cual sea el tiempo de su vida en la tierra. un beso.

midala dijo...

Durisimo, espantoso.Voy a leer la primera parte porque...a mi esta me dejó fatal.Millll besitosss

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mar

Gracias a ti de todo corazón y ya sabes porqué ;).

Son muy bonitas tus palabras, y muy sabias.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Remei

Ya lo creo que nos veremos ;).

Gracias a ti de todo corazón, por estar ahí. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Susana

Y una misión que a lo mejor es la de estar un día o una semana o un mes o el tiempo que necesite estar.

Nunca he estado en esa situación y no se cómo habría actuado.

De todos modos, no todos los abortos son provocados.

Gracias por compartir tu opinión :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Midala

Ya lo siento. Espero que leyendo la primera sea algo más leve.

Besotes.

Gema dijo...

Unas palabras llenas de amor y ternura las de Angie describiendo lo que sintió cuando llevaba en su vientre a Unax.

Gracias por compartirlo Maria Eugenia.

Es practicamente imposible saber que puede llegar a sentir una madre ante la perdida de un hijo hasta que no te pasa, como yo digo no se ven las cosas igual desde fuera que desde dentro.

Bsitos guapa!

Mª José dijo...

Hola MªEugenia, hace ya un tiempo que visito de vez en cuando tu blog. No participo porque no tengo mucho tiempo y no me gustan demasiado estas, ya no tan nuevas, tecnologías.

Cada entrada tuya da para mucho: para dialogar, para reflexionar, para aportar un poco de luz, para poder ir un poco más allá de todo aquello que tenemos delante... y, siempre, para darte las gracias por la elegancia, el respeto y la humildad con que tratas todos los temas.

Hoy he decidido participar porque la primera frase "la pérdida de un hijo nunca es fácil" ha apelado a mis sentimientos. El jueves pasado, día 19, hizo 4 años que perdí a mi hijo Hugo, tenía 18 años y una leucemia fulminante le arrebató, en tan solo un mes, toda la vida que tenía por delante.

A los 3 o 4 días de su muerte, empezé a escribir pensamientos, sentimientos, reflexiones... que se convirtieron en un libro AMARGA LLUVIA. Un año después quise romper con el tópico de que el primer año es el peor, y escribí AROMAS DE UNA AUSENCIA. Han sido y son muy gratificantes las muestras de agradecimiento que me llegan por la ayuda que lo que en ellos está escrito, está dando a personas que han pasado por lo mismo e incluso a las que no han sufrido ninguna pérdida.

También yo quiero pensar que el alma de Hugo tenía un propósito que llevar a cabo, y ojalá se haya cumplido o se esté cumpliendo; y también quisiera sentirme orgullosa de haber podido facilitar y colaborar a que esa misión se cumpla.
Pienso realmente que la muerte es un paso más, pero es muy difícil seguir viviendo "aquí", cuando un hijo tuyo ya ha dado ese paso. Sin embargo, hay que hacerlo y ellos aunque estén "viviendo" "allá", en realidad están muy cerca y nos ayudan.

Siento mucho la extensión, ya véis que lo mío no es esto, no pararía nunca.
Muchas gracias MªEugenia, un abrazo para todos y en especial para Angie, la madre de Unax. Mª José

ion-laos dijo...

Si lo miro desde el lado terrenal y como madre, me angustio, si lo veo desde el lado espiritual, de lo no visible, me da paz y sosiego.

Gracias Angie por tu generosidad al compartir tu vivencia, gracias Unax.

Besos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Gema

Estoy de acuerdo contigo en todo. Se que las que sois madres todavía podéis entender mejor a Angie y su dolor, y a la vez, ver su transformación y cómo va saliendo adelante con fuerza y amor.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mª José

Encantada de conocerte y que estés comentando.

Al revés, tu extensión ha sido poca. Y si alguien sabe cómo se siente Angie eres tú. Unax murió a mes de nacer pero tu hijo vivió muchos más años, por lo tanto, creo que será más difícil para ti.

Qué bonito que hayas podido ayudar a otras personas, no sólo a través de los libros, si no con tus palabras ahora mismo.

Mil gracias por tu testimonio, por tu generosidad, por haber abierto tu corazón y compartir con todos nosotros tus sentimientos y vivencias.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

Si, es una dualidad complicada de armonizar. Entiendes con la cabeza pero cuesta hacerlo desde el corazón.

Lo has expresado de maravilla.

Besotes.

La Gata Coqueta dijo...




Siento que tus textos son un regalo del viento
Y su lectura la textura del acercamiento.

Siento que tus textos se visten de espuma
Y su lectura es el aliento de una dotada pluma.

Siento que hoy tengo una escusa
Para brindarte con pausa mi ternura.

Sintiendo el tacto de este abrazo
Que te estoy dando
Con la calma que de él se esta adueñando.

María del Carmen


Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Gata

Gracias por tu visita y poesía.

Besotes.

Diazul dijo...

Creo que desde cualquier punto que lo veamos, la muerte siempre será incomprensible mucho más en un niño o en un joven, quizá en las personas adultas o ancianas lo entendemos porque han cumplido su ciclo aquí en la vida, pero cuando este ciclo se ha quedado a medias resulta muy dificil entenderlo y muy doloroso, creo que debe ser muy dificil encontrar consuelo aún cuando pensamos que se han ido a cumplir otra misión... uff.. es muy duro hablar sobre estos temas.. a mi me da para abajo amiga..

Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Diazul

Entiendo lo que comentas. Desde el punto de vista espiritual, el vivir poco no significa que no se haya completado nuestra misión. Nadie se va antes de tiempo, o dicho de otra manera, todos nos vamos cuando debemos.

Besotes.

Elena dijo...

Querida María Eugenia,

Me gusta mucho tu blog. Lo sigo desde hace tiempo pero es la primera vez que comento. He perdido recientemente a un ser querido y me cuesta aún asumirlo. Lo que quería preguntarte tiene que ver con la respuesta que le has dado a Diazul. ¿Cómo puedes asegurar que todas las personas se van cuando deben? No te estoy cuestionando, simplemente me cuesta asumirlo. Me suena a determinismo para conformarnos. No es sencillo sentir eso cuando se está ante una muerte repentina de alguien que ama profundamente la vida, tiene hijos por criar y está en la plenitud de su carrera.
Muchas gracias por todas tus enseñanzas.

Elena

campoazul dijo...

Solo decirle a Angie que es muy valiente y también que si el comprender la muerte de su bebe la ayuda mejor que mejor.
Yo he de decirte que no alcanzo a comprender la muerte y menos de bebes, será porque no tengo hijos o porque me duele demasiado.

Besitos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Elena

Encantada de conocerte y lamento mucho tu pérdida.

En cuanto a tu pregunta, no es determinismo y siento que suene a eso cuando no lo es. La información que doy, es la que me dan a mí, los seres que han fallecido.

Se que cuesta mucho creer desde el plano más "terrenal" que nadie puede marcharse en el mejor momento de su vida, cuándo más planes tenía, etc. Pero desde el plano "espiritual" es así, es lo que ellos comentan.

No pretendo que lo creas, simplemente transmito lo que ellos cuentan.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Campoazul

Tampoco tengo hijos y nunca he estado embarazada. Cuesta entenderlo, es cierto, y más desde el plano más "terrenal".

Hoy he visto a Angie, y tenía una luz muy especial en su mirada. El que haya comprendido el porqué de la marcha de Unax, no significa que haya desaparecido su dolor, simplemente lo hace más llevadero.

Besotes.

Elena dijo...

Hola María Eugenia,

Gracias por tu respuesta. Si alguna vez voy a San Sebastián, iré a verte. Me gustaría poder escuchar de él lo que tu me dices que te dicen las personas que fallecieron... Ojalá pueda adquirir la luz que dices que ves en Angie. Me alegro por ella. Se que el dolor permanecerá, pero al,menos el sufrimiento se atenúa...
Tus entradas son hermosas y ayudan a gente como yo que anda con el alma estrujada por el fallecimiento repentino de un ser querido.
Un beso lleno de luz,

Elena

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Se pueden asumir muchas cosas,pero nunca la muerte de un hijo,Maria Eugenia gracias por tu luz,un abrazo.J.R.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Elena

Si vienes a San Sebastián me encantaría conocerte.

Los médiums transmitimos lo que los seres comunican. Somos de alguna manera mensajeros, intermediarios o enlaces entre los distintos planos.

Nunca se lo que van a comunicar, ni decir. Cada ser da un mensaje y no tienen porqué ser todos iguales.

Desde luego, el dolor no desaparece, pero como comentas, se atenúa.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, José Ramón

La muerte de un hijo creo que es algo que nunca se supera, se amortigua el dolor, se convive con él, pero no desaparece jamás el recuerdo de esa muerte y la ausencia que conlleva.

Besotes.

Angie Luna dijo...

Hola a todos,
Gracias a todos por vuestras palabras. Estoy muy agradecida...
Gracias María Eugenia por lo de luz en la mirada, es verdad que me encuentro mejor, la sesión contigo me ayudó profundamente.
Una de las cosas que me ha enseñado mi hijo Unax es la compasión, siempre he sido una persona compasiva, pero desde la enfermedad y marcha de mi hijo veo a niños que desgraciadamente estan enfermitos como almas muy superiores y muy valientes. Se me mueve por dentro una compasión tremenda, enorme. Tengo que decir que las personas con problemas, enfermedades, dificultades son seres valiosísimos, porque sin ellos no podríamos trabajar la compasión ni desarrollarla.
Besos a todos.
Angie la mamá de Unax.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Angie

Espero que no te parezca mal lo que he hecho. He visto tu comentario y he decido ponerlo en la entrada para que se vea mejor y así lo puedan leer todos.

Mil gracias a ti por todo lo que nos estás enseñando.

Besotes.

atlantida dijo...

Ma. Eugenia amiga, es tan hermoso tu trabajo esta tarea que dios te ha dado y la llevas a cabo maravillosamente.
sabes que el nudo en mi garganta me hace nubla mis ojos y no se que decir a Angie, me gustaría tener la paz que ella trasmite la serenidad con que acepto la ausencia en su vida de ese hermoso hijo que tanto ama.
se que lo lograre algún día, asi como lo hace Angie.
mie terna gratitud a ti a Angie y Unax. bendiciones.
deberías escribir un libro .

Mª Jose dijo...

Hola Mª Eugenia,

Gracias por tu respuesta, el dolor no desaparece, dices bien, aprendemos sencillamente a vivir con él. Y yo me pregunto, ¿ellos sufren con nuestro dolor?.

Tus entradas ayudan, en efecto, como dice Elena a mucha gente.

Muchas gracias de nuevo y un abrazo,

Mª José

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Atlántida

Mil gracias por tus palabras. Creo que ya le has dicho lo que querías decirle a Angie. Has hablado con el corazón y eso siempre llega.

Todas las personas tenemos un ritmo diferente de vivir y aceptar las situaciones de la vida; y la muerte de un hijo, creo que es lo más difícil de superar.

¿Un libro? ¿Sobre qué tema?

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mª José

No, no sufren tal y como nosotros concebimos el dolor. Al morir, todo cambia. Somos capaces de ver lo que antes no podíamos, comprender, aceptar y olvidar lo que antes no podíamos.

Realmente quiénes sufren, son los que nos quedamos aquí. Ellos se preocupan por nuestro bienestar y uno de los mensajes que suele repetirse, es que disfrutemos y estemos alegres. Para quiénes lo reciben suele ser duro pero es que ellos están bien y son amor.

No se si he respondido a tu pregunta.

Gracias por tus palabras.

Besotes.

Mª José dijo...

Querida Mª Eugenia,

Gracias por tus palabras. Aunque al morir seamos capaces de ver lo que antes no podíamos, quisiera pensar que también seguimos siendo capaces de ser conscientes de lo que sufren los que aquí se quedan.

No sé si es cierto que nuestro dolor mal llevado no les permite evolucionar. Yo me esfuerzo por llevar el dolor por la muerte de mi hijo Hugo con dignidad, e intento aprender de ello, porque sé que de aquí debo extraer un aprendizaje pero, ¡es que yo sigo siendo humana! No quiero perjudicar la evolución de mi hijo y el esfuerzo por compaginar mi vida terrenal con la espiritual es titánico. Quizá es esto lo que debo aprender, la poca distancia que hay entre un mundo y otro. No sé Mª Eugenia, mi mente no ha parado desde el 19 de Abril de 2008.
Gracias por leerme y un beso.

Mª José

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mª José

Al morir nuestros sentimientos son distintos que los que tenemos mientras vivimos.

Sí, claro que ven que sufrimos por eso mismo quieren que dejemos de hacerlo, porque ellos están bien, no sufren.

Es cierto que a veces, sin querer, nos aferramos tanto a su ausencia que nos olvidamos de nosotros y de vivir. Ellos quieren que seamos felices y vivamon plenamente. Para ellos es más fácil avanzar si estamos bien.

Se sufre mucho más en la tierra que en otros planos. Pero cada persona tiene su tiempo para vivir el duelo, la ausencia, y desde luego, nunca nos olvidaremos de ellos.

No tienes que hacer ningún esfuerzo. Sólo tienes que vivir, que ya es bastante y el resto llega rodado.

Ninguna situación va a cambiar si de repente vives el día a día. Tu hijo seguirá a tu lado, en tu corazón mientras tú sigues viviendo y quién sabe. Tal vez en el momento en que encuentres esa paz y equilibrio en tí, puedas ayudar a personas que están pasando por lo mismo que tú.

Perdona si he sido muy bruta. No era mi intención.

Besotes.

Mª José dijo...

Hola Mª Eugenia,

Yo me he aferrado fuertemente a la ausencia de mi hijo y a su recuerdo, pero al mismo tiempo, también lo he hecho igual de fuerte a mí, a mi vida y a los que me r odean.

Desde el primer momento he seguido viviendo el día a día y, efectivamente, ninguna situación ha cambiado, es más, creo que ha sido lo que más me ha ayudado.

Creo que la paz y el equilibrio de los que hablas, los he encontrado, pero es inevitable ante el brutal impacto de la muerte de un hijo, hacerse preguntas sin cesar.

No has sido tú muy bruta Mª Eugenia, la brutalidad está ya implícita en la terrible pérdida.

Gracias por tus palabras, cuando vaya a San Sebastián iré a verte.

Un abrazo,

Mª José

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mª José

No dudo que surgan miles y miles de preguntas, pero me temo que muchas de ellas puede que no tengan respuesta o sea la que te guste escuchar.

Perder un hijo, es durísimo y afrontar la vida con esperanza o normalidad, tiene que ser complicado. Porque implica una superación casi olímpica, de transformación brutal.

Me alegro que lo hayas hecho. Enhorabuena.

Por aquí seguiré, es fácil localizarme. Si vienes a San Sebastián me encantará conocerte.

Besotes.

MEN dijo...

Lo mas horrible del mundo es eso, perder a un hijo. Tiene que ser un dolor brutal.
Pero tu nos has contado, como siempre, algo nuevo que nos da esperanza y nos reconforta. Sois dos valientes y servirá de consuelo a muchas mujeres. Un bessito a las dos

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Men

En este caso, he querido que fuera Angie la que hablara y expresara lo que sentía. Tampoco para ella ha sido fácil hacerlo.

Tiene que ser durísimo perder a un hijo, quizá sea lo peor de todo, bueno, sin quizá. Lo peor.

Espero que estés mejor :D.

Besotes.

luzysolyluna dijo...

Hola, me alegra esa madre haya hallado consuelo, es una experiencia dolorosa, pero que le aportara mucho.
Deseo de todo corazón pronto tengan otro bebe que les llene de alegría.

Un abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Luzy

Ojalá lo consigan y que además vaya todo bien. Hay cierto riesgo de que nazca con la misma enfermedad que Unax, esperemos y deseemos que nazca sano.

Besotes.

MomY dijo...

Ma. Eugenia
Los sueños siempre jugaron un papel importante en mi vida (hablo en pasado por que mi capacidad casi se ha perdido) siempre fueron premunisorios desde algo tan simple como que se acercaba mi periodo hasta sucesos y muerte.
Con mi primer embarazo fue igual; soñé la fecha en la que sucedería y tuve la osadía y arrogancia de confirmar que así sería. Soñé entonces algunas veces con médicos que me aconsejaban no encariñarme por que moriría una vez naciera. Nunca sentí sus movimientos dentro de mi; por pena (siendo madre soltera) le hablé poco. A las pocas horas de nacer murió. Siempre me sentí culpable, inmerecedora de felicidad; enojada con la vida con Dios con todo. Siempre fui sana, sin adicciones, ni siquiera al picante, la sal o azúcar ¿como pudo sucederme a mi? Tantas mujeres fumando en su embarazo, adictas, etc con niños sanos. Me ha costado tanto superarlo; perdonarme por no oponerme a mi "premonición" a mis sueños.
En mi segundo embarazo; debí haber muerto antes de ello según mi sueño. Morí en un accidente de auto; como cliché llegué a un lugar sin dimensiones completamente blanco dónde me preguntaron di sabía el significado de estar ahí. ¿Que tienes que decir; que quieres? Me preguntaron.
Mi respuesta fue: Quiero volver; solo quiero hacer de Cuba (el nombre que elegimos Glendon y yo para el bebe que tendríamos en el futuro) una persona de bien; solo quiero guiarle y saber que sucedera, entonces volveré sin objeción.
Me sonrió aquel hombre vestido de blanco y me dijo: regresa entonces, hoy estará Cuba en tu vientre. Y así fue.
Cuba es una hermosa niña, inteligente, humana, empatica, sensible, amorosa, buena.
Y yo tengo miedo de irme pronto, no verla. Y aun que es mucho lo que llena en mi vida; siempre hay tiempo para llorarle a mi primer bebe; de sentirme responsable y culpable.
Aún que me digo que su alma cumplió rápido su objetivo y así he logrado perdonarme un poco; aún me siento responsable por no atacar los pensamientos negativos con positivos.
Me gustaría recibir de ti unas palabras.
Gracias!!!

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Momy

En cuanto a tu aborto, el ser que estuvo contigo, vivió el tiempo necesario que debía para realizar su misión. Y tú le diste la oportunidad para lograrlo. No deberías sentirte culpable. Todo lo contrario.

Has tenido una experiencia muy especial. Pocas personas pueden vivir y recordar lo que te ha sucedido, ir a otro plano y regresar para poder llevar a cabo la misión que has elegido realizar. Disfruta de ella y de tu niña.


Besotes.