jueves, 27 de junio de 2013

Grazziana y su madre, amor más allá de la muerte

Hace un par de semanas me comunicaron la muerte de una amiga. La noticia me sorprendió, no la esperaba pero conocía su deseo de morir. Ella estaba muy cansada de la vida. Se le hacía muy cuesta arriba y dura.

Su madre había fallecido hace casi cuatro años en Italia. Mi amiga, Grazziana, no había llegado a tiempo para despedirse de ella en persona.

En cambio, pudo hacerlo a través una canalización. Su madre estaba muy enferma y en coma-  Un día mientras charlábamos, su madre quiso darle un mensaje. Se despedía de ella, entendía que no podía viajar y quería tener la oportunidad de decirle lo mucho que le quería. 

Al mes de aquella conversación, recibí una llamada de Grazziana, contándome que aunque había viajado a Italia, no había llegado a tiempo para decirle adiós y hacerle la despedida que quería para su madre: vestirle de blanco, peinarle, pintarle los labios de rojo y echarles unas gotitas de su perfume favorito, uno que había usado siempre, aún en tiempos de la gran guerra como ella llamaba a la segunda guerra mundial.

Recuerdo que entre lloros, me daba las gracias por haber podido despedirse de ella, aunque fuera a través mio Y repetía, cómo sabía ella que no podría llegar, mira qué lo sabía. 

Desde ese momento, Grazziana, no fue la misma. Le faltaba su vida. Nunca había tenido una salud fuerte, aunque su carácter y personalidad si lo eran. Cayó en una gran depresión. En Italia, vivían su hermana y sus sobrinos, pero la relación no era especialmente cordial. Cada día era un duro obstáculo para ella.

Solíamos charlar y ella siempre decía que quería morir, irse con su mamma, estar con ella, cuidarla. No encontraba el sentido a esta vida sin ella. El trabajo cada vez era más escaso tanto aquí como en su país, se sentía sola. Tenía amistades, pero le seguía faltando su madre, su amparo y cobijo.

Cada vez que hablábamos aparecía su madre con un mensaje: ponte rouge en los labios, tienes que estar guapa. Y Grazziana decía que no, no tenía sentido arreglarse. Su madre solía insistir en que estaba buscándole una pareja porque no quería verle sola y triste. 

Era divertido ver una escena entre madre e hija. Una madre enérgica, mandona y con mucho carácter, dando ánimos y cuidando a su hija triste. Aunque muerta, seguía diciéndole qué debía hacer y riñéndole por su actitud. Y la hija, sonreía pero decía, no cambiaba su manera de pensar y sentir, deseando estar con ella.
 
Viví muy de cerca todo ello y es de las pocas veces que recuerdo hasta los mínimos detalles. 

Se que Grazziana está dónde quería estar, con su madre. Está en la luz, radiante y brillante. Le veo sonriente y feliz.

Te echaré de menos, sobre todo, este verano que esperaba saludarte y darte un abrazo muy fuerte. Escucharte hablar en un español italiano o italiano español que a veces costaba entender. Echaré de menos, que me digas, con una voz muy dulce, te llamas como mi nona, Eugenia. Y me cuentes historias del trabajo, de la familia, que me pongas al día con tu vida.

El día que me enteré de su muerte, decidí hacerle un homenaje. Recordé que cuando venía a San Sebastián le encantaba ir de pinchos y comer un pastel que se llama ponche. Así que, acompañada de ella, en el recuerdo, corazón y presencia, fui a tomar unos pinchos a la Parte Vieja y a comer un ponche de Izar. Se que le gustó que lo hiciera y por supuesto, tampoco faltó un paseo por La Concha.

Grazziana, estás muy cerca, y aunque te has ido, se que estás ahí, a mi lado; y, que cuando necesite hablar contigo, vendrás, como lo has estado haciendo hasta ahora, con una sonrisa, feliz, radiante y luminosa. Ciao, cara.
 

La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor. Es el puente Vecchio de Florencia.

42 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Uffffff...Maria Eugenia, me has emocionado. Has contado la historia con el corazón y me ha llegado directamente...Espero que tu amiga sea feliz con su madre y tú la tengas siempre en el recuerdo y puedas hablar con ella de vez en cuando.
Me ha encantado tu post...¡¡Precioso!!
Mi gratitud y mi abrazo inmenso, compañera y amiga.
M.Jesús

atlantida dijo...

Ma. Eugenia amiga hermosa;

Que bendición el maravilloso don que posees, que te ayuda a poder comunicarte con los seres que amas, y poder ayudar a comunicarse a otras personas de igual manera.

Que dios te siga bendiciendo,me estrujo el corazón la historia pero al mismo tiempo me llena de paz saber que tu amiga ahora misma sonríe a lado de su madre.

Besoss amiga.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María Jesús

Me alegro que te haya gustado, y emocionado. No era mi intención.

Me gusta escribir y vivir desde el corazón; a veces se nota más que otras, ajajaja. Una no es perfecta.

Se que Grazziana es y está feliz al lado de su madre que es dónde ella quería estar. y se que además, le encantará que escuchemos y leamos su historia.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Atlántida

Bueno, ellos me eligen a mi, más que yo a ellos, ajajajajaj. Y si es una suerte, al menos así lo vivo yo. Es muy gratificante.

Está dónde ella quería. Lo deseaba y siempre me decía lo mismo, "quiero estar con mi mama". Se que está con ella y es feliz. Y yo me siento muy contenta por ello.

Besotes.

ion-laos dijo...

Es una historia triste y feliz al mismo tiempo. A nadie nos gusta que un ser querido nuestro se nos vaya, pero si sabes que ella está feliz y tú estas bien, aunque la eches de menos, pues todo estupendo, no?

Besotes.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Me ha emocionado la historia, estoy pasando por momentos delicados por la salud de mi madre...y despedirse siempre calma nuestro corazón,gracias,un abrazo.J.R.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

No estoy triste, ni ahora, ni cuando me enteré de su muerte. Le echo de menos.

Quizá el saber que ella quería morir y está feliz, ayuda mucho. Le veo sonreír y ya está.

Además tuve claro al enterarme de su muerte, que celebraría su marcha como a ella le gustaba vivir, tomando pinchos. Y sonreía, le sentía a ella a mi lado, disfrutando del momento. No había tristeza, sino alegría.

Y cuando le echo de menos, le hablo y le mando un beso.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, José Ramón

Lo siento. Si, son momentos duros. Despedirse ayuda a cerrar ciclos, a expresar lo que sentimos y pensamos. Aunque se nos olvida que una vez que mueren, escuchan nuestro corazón y leen nuestro pensamiento.

Besotes.

Julia G.P dijo...

Que historia me quedé sin palabras. Yo siento lo mismo respecto mi yayo no puedo estar sin el, el vínculo era y es muy fuerte.

Pero gracias a ti María Eugenia pude comunicarme con el, pienso mucho en los consejos que me dio, cuando su ausencia se me hace muy cuesta arriba.

un abrazo a todos y todas

azulmar dijo...

Muy bonita la historia, muy grande el amor de esa hija por su madre y el amor de esa madre por su hija.
Lo que me dio pena es que tu amiga no quisiera ya seguir más, la madre quería que fuese feliz.
Ahora tu amiga debe estar bien y llena de amor, saludos

Adriana Alba dijo...

Como siempre éstas historias emocionan mucho y nos hacen reflexionar.
Gracias querida M. Eugenia por compartir tus experiencias con tanto amor.
abrazos muchos y buen fin de semana.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Julia

Me alegro que escuches y sientas a tu yayo. Grazziana escuchaba, le llegaba pero a pesar de todo, para ella su sitio estaba al lado de su madre.

También sigo los consejos de tu abuelo, "adelante". Ahí voy. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Azulmar

Si, entiendo lo que dices. Grazziana lo tenía claro, nada tenía sentido. Lo que antes le motivaba, ahora era un lastre. Su depresión era muy grande y su deseo de marcharse aún mayor.

Se que está feliz y me alegro mucho por ellas, por su madre y por Grazziana.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Adriana

Contar la historia de Grazzina, creo que era algo que le debía. Ella siempre me animó a que siguiera mi camino con fuerza y contaba a todo el mundo los mensajes que recibía de su madre.

Se que esta entrada le ha gustado :D.

Besotes.

May dijo...



Ay menudo temita...

Cuantísimo entiendo lo que sentía tu amiga y cuanto celebro que puedan estar juntas, yo sueño con ese momento en que podamos reunirnos de nuevo en el mismo plano y vuelva a sentirme "completa"

Gracias Mª Eugenia por contarlo de forma tan cercana, poniendo todo tu corazón, nos ha emocionado a todos sentirlo en cada línea. Bonito modo de afrontarlo y homenajearla, no podría ser de otra manera.

Un beso muy grande a la chica con la sonrisa más bonita de San Sebastián, o sea, tú ;)

Mayla

Claudia y Nestor dijo...

Hola Ma. Eugenia, perdón pero no se escribir muy bien. Pero que bonita historia.,, y yo sueño y añoro estar con mi gran Amor el ya cumplió el 22/06/13, 7 meses apenas y lo extraño tanto. Que desesperante es estar contando los segundos y no saber hasta cuando nos reuniremos otra vez. Creeme la mayoría de veces me siento tan pero tan triste y lo peor no poder ni soñarlo ni saber cómo está. Toda mi vida sentirme sola hasta que él llegó y me lleno de dicha y amor y de repente Dios me castiga así. Cómo pedirle a Dios que me perdone y me deje ir con él. Perdón, al leerla siento un poco de alivio, pero de repente me vuelvo a caer y no dejo de pensar en pedirle que venga por mi.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mayla

Si, se que lo entiendes porque lo vives en primera persona.

La gran diferencia que hay entre Grazziana y tú, es que ella decidió abandonar y tú, no. Nada es bueno, no malo. Todo es correcto.

No lo dudes, estarás con ella. Lo prometiste y lo prometió. Y las promesas se cumplen, y más en estas ocasiones.

Eres un cielo :D. No lo olvides, sobre todo, en los momentos malos ;).

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Claudia y Nestor

Dios no te ha castigado, ni a ti, ni a nadie. Todos tenemos un tiempo de estancia en la tierra, que no recordarmos, y que acordamos vivir y compartir con otros seres.

Se que es muy duro y complicado, pero ir contando los segundos aún lo tiene que hacer más duro. Date tiempo. Ten paciencia y el día que menos esperes, es posible que veas alguna de sus señales.

Besotes.

José Ramón dijo...

Maria Eugenia Interesante Post feliz domindo Saludos

Mi nuevo blog:
http://comprenderysaber.blogspot.com.es/

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Josaé Ramón

Gracias e igualmente :D.

Besotes.

Claudia y Nestor dijo...

Te doy las gracias Maru, puedo llamarte así? Pero creeme que sólo estoy aquí por mi hijo. El cual acaba de cumplir 17 años y todo esto ha sido súper dificil y sé que estoy mal pero nadamas espero que el esté bien para poderme ir y sé que va a estar mejor con su hermana de 24 años ya que nunca hemos tenido una buena relación y ahora está peor. Deberas que mi único apoyo y fortaleza siempre fue mi moreno. El era el que me guiaba o mejor dicho nos guiabamos mutuamente y nos dabamos animo, cuando él se caía yo lo trataba de levantar y así mutuamente y recuerdo que una semana antes de su deseso el me pregunto (¿que crees que pase despues de que morimos ?) Y también me decía (no te preocupes flaquita esto ya se va a acabar )por tantos problemas que habían deberás que todo esto es muy dificil y no sé cuánto pueda aguantar.

Claudia y Nestor dijo...

Y una duda más cuando incineramos a nuestros seres queridos es cierto que ellos ya no pueden comunicarse con nosotros?

Mercè Castro Puig dijo...

Un abrazo para Grazziana y otro enorme para ti, preciosa.

Tu amiga decidió irse y yo, desde ahora, le doy un lugar en mi corazón

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Claudia y Néstor

Mi nombre es María Eugenia y preferiría que me llamaras así. Maru para mi no tienen ningún significado, es más, no sé qué relación tiene con mi nombre :D.

Las decisiones, siempre son nuestras, son nuestros los errores y los éxistos, es nuestro el aprendizaje. Dicho esto, somos libres de tomar las decisiones que creamos ser las mejores para nosotros sin hacer daño a los demás.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola de nuevo, Claudia y Néstor

Me has dejado helada. ¿Quién dice semejante barbaridad? No, no es cierto. No tiene nada que ver la manera de morir o de ser enterrado con la comunicación.

Otra cosa son las creencias personales o religiosas a la hora de ser enterrado o incinerado.

La comunicación es de alma a alma. Y no de cuerpo a cuerpo. :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, preciosa

Mil gracias, Mercè.

Te hubiera gustado Grazziana. Era géminis divertida, con mucha sabiduría. Interpretaba las cartas, o cualquier suceso, desde la numerología y la astrología.

Gracias por el abrazo y por hacerle sitio en tu corazón. :D.

Un abrazo enorme para ti.

Besotes.

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA EUGENIA
Siempre se extraña a una persona querida que parte hacia otro plano, pero teniendo la certeza que allí estará feliz, nos cambia la percepción de las cosas.
Sin duda Grazziana ahora es libre y que bueno que te haya dejado tan lindos recuerdos.
Un beso

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Carmen Rosa

Si, compartimos muchos veranos de trabajo, y son muchos los recuerdos.

Si, se echa de menos, por supuesto, pero cómo se que está bien y que es el lugar en el que quería estar; sólo puedo alegrarme por ella.

Besotes.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Que la Luz ilimitada la acompañe en ese viaje de Gloria.



Un abrazo.

Gracias.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola a los dos

En ella está. :D.

Besotes.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Gracias María Eugenia, por tu compañia, un abrazo.J.R.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, José Ramón

Gracias a ti e igualmente :D.

Besotes.

luisa pripe dijo...

Hola maria Eugenia ayudame mi mamita q era todo xa mi murio hace un mes largo tras 7 dias en UCI x una neumonia aguda grave, estando cedada x lo de la entubacion xa respirador artificial, ella movia muchisimo su rostro al escucharme ella y yo teniamos una relacion muy bella eramos amigas, confidentes eramos la una xa la otra, incluso movia su boca cosa q es rara x su gran estado de cedacion en ese momento; durante los dias q mi mama estubo cedada yo sentia una luz sobre mi muy blanca, la veia arribando mis ojos nada mas, mi mama antes de ser cedada estaba trankila y me dijo q iva a luchar x mi hermanito y x mi ayudame por favor q queria decirme mi mama la he soñado mucho pero en sii no me dice mucho, solo sonrie o en ocasiones la he notado enojada diciendo q no esta muerta q no guarde sus cosas ayudame no sabs lo duro q es cargar con sto :'(

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Luisa

Para poder contestarte con exactitud tendría que canalizar y eso lo hago en consulta.

De todos modos, parte de tus preguntas creo que podrías resolverlas leyendo alguna de las entradas del blog, como por ejemplo, entre otras "Como distinguir un sueño de un encuentro astral con los seres queridos ya fallecidos".

Besotes.

AMBAR dijo...

Hola María Eugenia.
He pasado y leido tu emocionante historia, es un regalo precioso el que posees, y de gran ayuda ese puente que tiendes de un lado al otro.
Triste el estado de tu amiga de caer en una depresión tan profunda que ni los consejos de su madre lograrían renovar su alegría de vivir.
Pero como dices, ahora es feliz.
Me gusta tu espacio, con tu permiso me quedo.
Un abrazo
Ambar

AZAHARA dijo...

Guapa... siento muchísimo la pérdida de tu amiga, pero como bien dices, seguro que ahora es feliz al lado de su mamma.

Realmente, las personas que no quieren vivir, por el motivo que sea, se van apagando poco a poco, es increíble lo que hacemos con nuestra voluntad. Espero que consiga la felicidad que no ha conseguido en esta vida.

Un abrazo enorme

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ambar

Se bienvenida.

Si, la vida de Grazzina cambió el día que su madre murió y ella decidió que no quería seguir más tiempo aquí. Se le hizo largo, muy largo, cuatro años tras fallecer su madre. Pero está contenta y feliz y me alegro mucho por ella.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Azahara

Si, está feliz y sonriente. Ha vuelto a casa con su madre, a ser una niña grande.

La voluntad, la mente, el deseo y la intención que ponemos en lo que deseamos logra que consigamos nuestros objetivos, sean los que sean.

Gracias por todo, guapa.

Besotes.

P.D. Mañana me toca bailar, ya te contaré. ;)

Kasioles dijo...

Y hubo un tiempo, en que yo también me he sentido así como tu amiga, pero aún me quedaban motivos para no tirar la toalla, he resistido.
Gracias a vuestro apoyo, a mi blog (que ha sido una puerta de escape a mis sentimientos) y al cariño de los que aquí aún tengo, Kasioles sigue adelante y también cuenta con la ayuda de las misivas que va recibiendo, son parte de mi sustento, sé que no me dejan sola.
Gracias, amiga mía, muchas gracias, por avisarme que voy progresando y así me siento.
Cariños.
Kasioles

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Kasioles

Me alegro mucho de que exista ese progreso, se debe a tu trabajo, a tus ganas y deseos de seguir adelante. La manera de conseguirlo es sólo tuya :D. Los demás te acompañamos en el proceso encantados de la vida.

Besotes.

MAR SOLANA dijo...

Hola, guapísima:)

Paso a saludarte. No me olvido de ti ;), quiero que lo sepas. El otro día, en un lugar precioso, le hablé de ti a mi marido y le conté la encomiable ayuda que me brindaste para cerrar la herida que tú y yo sabemos. Le dije que, alguna vez, me gustaría ir a SanSe a darte un fuerte abrazo; comernos unos pinchitos y un pedacito de ese rico pastel llamado ponche :))

Me ha emocionado la historia de tu amiga Grazziana, seguro que ya disfruta de una platea de lujo, en el cielo, junto a su mamma.

Un montón de besos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mar

Tampoco yo me olvido de ti. :D.

Grazziana está feliz y contenta, rodeada de luz y junto a su madre, que es lo que quería ella.

Aquí estaré, si os apetece acercaros. En principio, no he pensado salir a ningún lado, aunque nunca se sabe. ;).

Besotes.