domingo, 27 de octubre de 2013

El poder del amor

Vivir la vida significa saborear cada instante, haciendo que sea especial. A veces estos momentos están llenos de dolor, de angustia, melancolía, alegría, risa, indiferencia, cansancio, vitalidad, sueños... Todos ellos forman el presente, el momento, el ahora, y a la vez, son la vida.

El dolor, la tristeza, la rabia, la ira, son estados emocionales que debemos aprender a gestionar para que no puedan con nosotros. Debemos transformar su presencia, haciendo que sean acompañantes en nuestro día y no la voz que mueve nuestros quehaceres. Trataremos, a medida que podamos, de exteriorizar, de sacar afuera lo que sentimos interiormente. Sabemos hacerlo, pues lo hacemos de manera automática y otras consciente, cuando estamos alegres y felices.

Aprovechemos el poder que tenemos, el poder de la transformación y transmutación. Podemos convertir el dolor en un viejo acompañante, en un apoyo para conocernos mejor y a la vez, en fuerza para seguir adelante. No se trata de sacar definitivamente de nuestra vida al dolor, porque en determinadas situaciones resultaría imposible. Hagamos que el dolor sea un aliado, en un espejo donde poder mirarnos y decir, ese dolor soy yo y no quiero que me queme por dentro, que me destruya. Podemos lograrlo.

Podemos conseguirlo a través de una técnica sencilla, querernos. Simplemente, tenemos que abrazar todo lo que somos. Si hay alegría, respirarla; si hay dolor, amarlo; si hay tristeza, quererla. Cada vez que luchamos contra el sufrimiento, sin entenderlo, luchamos contra un titán, se convierte en un gigante y el esfuerzo es muy grande.

Si decimos, "te amo tristeza, te amo dolor" lo que estamos haciendo, es integrarlo, reconociendo que en ese instante somos tristeza, somos dolor. Nos aceptamos, integramos, no luchamos. El esfuerzo se diluye y es menor, lo que posibilita que sentimientos dolorosos que vivimos se vayan disolviendo poco a poco.

Decirnos, "me amo", a pesar de lo que sintamos, aceptarnos en todas las circunstancias, es saber que siempre nos tendremos, es amarnos sin limitaciones, de manera incondicional. El amor, sana, cura las heridas, da fuerza, reconforta, es nuestro aliado más fiel. Cuando nos amamos, somos, estamos llenos, vivimos instantes de felicidad, de paz y calma, de bienestar. Estamos ayudando a que todo lo doloroso quede en otro plano, permite que respiremos y cargarnos de fuerza para afrontrar todas las situaciones que nos rodean.

Amarnos, significa no cerrar los ojos ante lo que duele. Podemos aprovechar esta situación como un proceso, una prueba en el aprendizaje del alma, de la vida, de nosotros mismos.

Amarnos a pesar de los pesares, en las épocas difíciles, en los momentos más complicados, en las pérdidas, en la marcha de los seres queridos, en las rupturas que nos muestra la vida, es seguir viviendo, es aceptar que podemos vivir en un mismo instante el dolor y el amor. El amor sólo se apaga si le damos permiso para ello.

Está en nuestras manos cómo queremos vivir. No vamos a poder impedir que el dolor desaparezca, pero podemos conseguir que sea un acompañante, conversar con él, aprender junto a él; y una vez integrado, ser aún más completos, pues el amor, nunca es vacío, siempre llena. Nunca se acaba. El amor es un poder regenerador, sanador, curativo; el amor es compasión, compromiso; el amor, es avance, es mirar hacia adelante, el amor no limita, pues es expansivo. 

Vivir la vida, es vivir el amor. Amarnos es amar lo bueno y lo malo desde la aceptación y cuando lo consigamos, nos liberaremos volviendo de nuevo a sentir que somos seres completos, amorosos.


La imagen está sacada de internet y desconozco quién es su autor.

26 comentarios:

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA EUGENIA
Qué hermoso temas has escogido.
Es como dices, tenemos que amar todo y aceptar el dolor, la tristeza, los sentimientos negativos, para poder transformarlos, de lo contrario sería imposible hacerlo.
El amor es la mejor medicina, todo lo sana, es algo mágico que transforma nuestra vida, y a quien tenemos que amar en primer lugar es a nosotros mismos con amor incondicional.
Finalmente me quedo con esta frase tuya "Está en nuestras manos cómo queremos vivir".
Un beso y feliz semana.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Carmen Rosa

Si, así es. Si cerramos los ojos a la verdad, no es real lo que vivimos.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, el amor incondicional es la mejor medicina que tenemos. Y por supuesto, debemos comenzar por amarnos a nosostros mismos :D.

Besotes.

ion-laos dijo...

Es una buena técnica para liberar emociones negativas. La base de todo es amarnos, que se nos olvida o se nos hace difícil hacerlo por la falta de costumbre o ignorancia. Muchas gracias María Eugenia, que en estos tiempos viene muy bien recordar todo esto.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

Ya lo creo que viene bien. A mi me funciona cuando lo pongo en práctica :D.

Besotes.

ion-laos dijo...

Si solo es andar, no hay agujetas, otra cosa es que vayas subiendo escaleras que forman las montañas de manera natural. Ves con calzado adecuado para senderismo, en las grandes superficies que se dedican a esto, hay botas muy buenas de su misma marca, y un forro polar que te mantiene calentita todo el rato. Menudas setas hay ya! Parecen paelleras de lo enormes que son.

Estoy feliz sí, y además me han puesto en mi camino a un alma pura, él no sabe la fortaleza que tiene, ni que es mi maestro. Asombrada estoy!

Buena recogida, besotes.

MAJECARMU dijo...

Mi querida amiga, el amor es nuestra esencia. Somos reflejo de Dios y él mismo habita en nuestro interior...Tenemos el poder y la fuerza suprema para seguir adelante creando y recreando nuestro mundo para bien de todos...Claro, contundente, profundo y sencillos,amiga.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por ser como eres y dejarnos tus buenos posts.
Feliz semana, M.Eugenia.
M.Jesús

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ion

De momento me prestan unas botas. Sólo es un día. Supongo que si me gusta ya pensaré en comprar más cosas.

Esperemos que haya buena recogida. Lleva mucho tiempo sin llover y ayer lo hizo :D.

Ya te contaré cómo me ha ido.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María Jesús

Sí, Dios también es amor y por supuesto, la máxima expresión del amor.

También podemos ponernos en sus manos y dejar que su energía nos llene y sane. :D.

Besotes.

Mª del Mar, la mamá de Ángela dijo...

Ay María Eugenia, que razón llevas en todo lo que dices. Yo trato de levnatarme cada día con la intención de poder vivir la vida a pesar de todo el dolor, de toda la tristeza, la rabía, el no entender. Trato de que no me pueda, de que realmente, como dices, forme parte de mi vida, como un complemento más, pero no como un todo. La mayoría de veces lo consigo, pero hay momentos en que reconozco que aún me puede y entonces, en esos momentos, me olvido de todo lo aprendido, de todo lo conseguido y me dejo llevar por la desesperación y la amargura. Luego, van pasando los días, y vuelvo a sacar fuerzas de donde no sé y vuelvo a querer seguir aprendiendo a vivir, con lo bueno, pero también con lo malo. Sólo eso, aprender a vivir. Procuro que cada cosa me sirva como aprendizaje para sacarle más partido a la vida, para buscar lo bueno, para sentirme reconfortada con momentos buenos y que esos instantes me sirvan como recuerdos que me ayuden a darme energía positiva. Trato de quedarme con lo bueno de la gente y trato de ser mejor persona para que el dolor y la rabia no me puedan.
Un fuerte abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Parece que estás haciendo un gran trabajo. Todo requiere un tiempo, y la paciencia y el amor, son los ingredientes principales.

Quizá lo primero sería trabajar la rabia, y así una vez liberada o integrada, podrías seguir avanzando sin tanto lastre, permitiéndote ser más feliz.

Pero debes hacer lo que tú sientas. Eso siempre. Quiérete. Amáte, y acepta que somos estupendas a pesar de que el mundo sea injusto o no nos guste. :D.

Besotes.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Si, el amor, siempre el amor, el sagrado amor....

Paz

Isaac

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Isaac

Si, él mismo, el estupendo y maravillo amor que todo lo puede, que todo es.

Besotes.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Gracias.
Cuando las aguas de la montaña bajan libres y limpias hacia los ríos y los mares, rejuvenecemos.



Un abrazo,.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola a los dos

Qué bonito.

Besotes.

AMBAR dijo...

Así es, María Eugenia.
El amor cubre un sin fin de faltas y errores, entrega sin trgua, tiempo o espacio, extenderse por el TODO, como una enredadera, que hermosamente florece, y cuando algo duele porque es ineblitable, sentir dolor muchas veces y de diferentes maneras, más cantidad de mor se necesita.
Preciosas, interesantes y profundas tus letras, gracias,
Un abrazo.
Ambar

Adriana Alba dijo...

Que bello texto M. Eugenia!
Es un balsamo bienhechor para alma y cuerpo.
Gracias, abrazos y buen comienzo de semana.

Mario Bardi dijo...

Hola Maria Eugenia
Espero que estes bien.
En el caso de una perdida muy grande , el amor por la persona que ya desencarno te ayuda a sobrellevar la tristeza, el amor de tus hijos, que juegan como si nada hubiera sucedido, el amor incondicional de tu BB que ya tiene 2 años y me impulsa a superar lo de mi esposa.
El Saber que ella esta en algun lugar junto a nosotros viendonos, ayudandonos aunque uno no tenga la certeza de que es asi, lo imagina, lo desea y lo supone y es una compania y el amor por uno mismo es fundamental para sobrellevar la vida...sin eso lo demas no existe....
Te mando un beso grande

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Ambar

Me alegro que te haya gustado. Veo que vamos por la misma línea :D.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Adriana

Mil gracias por tus palabras. Son muy bonitas.

Besotes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Mario

Me alegro de verte y sentir que estás bien. Me han gustado mucho tus palabras. Estoy contigo.

Besotes.

Mercè Castro Puig dijo...

Hola preciosa,

Me encanta tu entrada, la suscribo íntegramente. Es imposible apartar el dolor de la vida, porque a veces la vida duele, es así. Estos días estoy leyendo un libro fantástico, "Cómo meditar" de Pema Chödrön y habla precisamente de eo, de integrar, de unir, de no recharzar lo que sentimos.

Gracias María Eugenia, tesoro

J.Eugenia Mares dijo...

Cierto debemos aprender a marnos para poder, amar lo que nos va dando la vida, sea amor,door,tristeza,ausencias.

Es dificl aprender a amarnos, pero en si e sun aprendizaje en esta vida.

Sabes que me encanta todo lo que nos compartes, te admiro,respeto y quiero muchisimo.

mi abrazo con inmensa gratitud a ti y pido a dios te inunde de bendiciones.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, preciosa

No conozco el libro que comentas. Habrá que echarle un vistazo ;).

Si, el dolor forma parte de la vida y es mejor integrarlo o si no nos atrapará con más intensidad.

Besotes enormes.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Eugenia

Ojalá pudiéramos aprender sin sufrir. En teoría, se puede; pero en la práctica, no nos libramos del él con tanta facilidad.

Mil gracias por tus palabras y deseos.

Besotes.

Sofi dijo...

He descubierto este blog esta mañana y llevo un buen rato leyendo me parece interesantísimo y espero aprender mucho en él. Te he compartido en mi blog. Saludos

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Sofi

Mil gracias por tus palabras. :D.

Estupendo. Me alegro que te guste el blog.

Besotes.